La pesca empujó el crecimiento de la economía en julio. (Foto: Andina)
La pesca empujó el crecimiento de la economía en julio. (Foto: Andina)
Redacción EC

El creció 3,3% en julio, su tasa de expansión mensual más alta desde marzo, según el . Según el reporte del Departamento de Estudios Económicos de , el crecimiento económico en agosto sería mayor.

"Los indicadores adelantados de actividad económica para agosto nos llevan a estimar un ritmo de expansión del PBI ligeramente superior al de julio", señaló el documento. 


Al igual que en los últimos dos meses, se registraría una recuperación de los sectores primarios aunque, a diferencia de julio cuando fue liderada por la pesca, en agosto se vería beneficiada por la mayor oferta de hidrocarburos (+37,9%).

Esto ocurriría por un efecto base, pues en agosto de 2018 cayó la producción de gas natural por el mantenimiento de la planta de Camisea, lo que aportaría 0,5 puntos porcentuales al crecimiento del PBI en este mes.

En el caso de los sectores no primarios, el banco proyecta una evolución similar a la de julio. "Prevemos que continúe el dinamismo de los sectores vinculados al consumo privado -la variable de mayor resiliencia de la economía- como servicios y comercio", apuntó.

También estiman una aceleración de la construcción, pues el consumo interno de cemento habría continuado con un crecimiento cercano al doble dígito y la inversión pública habría registrado un comportamiento estable.

"Finalmente, estimamos que la manufactura no primaria haya continuado con la recuperación iniciada en julio", puntualizó Scotiabank.

RESULTADO DE JULIO
El resultado del INEI para julio estuvo ligeramente por encima del estimado de 3% del Scotiabank. Con este dato, el PBI acumuló un crecimiento de 2% durante los primeros siete meses del año.

Según el banco, la aceleración que muestra la economía desde junio se debe principalmente a dos razones: i) la recuperación de los sectores primarios, y ii) un efecto base estadístico positivo debido a las bajas tasas de crecimiento registradas entre junio y setiembre del 2018.

La recuperación de los sectores primarios fue liderada por la pesca (+52,3%). Si bien la cuota de captura de anchoveta para la primera campaña (entre abril y julio) en la región centro-norte fue menor en 37% a la de 2018, el retraso en el inicio de la temporada posibilitó que en julio haya un remanente de cuota de 200.000 toneladas, frente a las 60.000 de 2018.

Estos datos, junto con el impacto indirecto sobre la manufactura primaria (+14,4%), a través de la mayor producción de harina de pescado, permitió que la anchoveta contribuya, de forma directa e indirecta, con 0,5 puntos porcentuales al crecimiento del PBI en julio.

Los sectores no primarios mantuvieron un ritmo de expansión similar al registrado en junio. La evolución positiva fue encabezada por Servicios (+3,9%). Resaltaron los rubros servicios financieros (+5,2%), gracias al dinamismo de los créditos de consumo e hipotecarios; alojamiento y restaurantes (+4,7%), beneficiado por los Juegos Panamericanos Lima 2019; y telecomunicaciones (+3,9%), por la mayor demanda de servicio de internet.

De otro lado la manufactura no primaria (+3,8%) se recuperó, luego de tres meses de caída, impulsada por la mayor producción de bienes de consumo y de bienes de capital.

Por último, el sector construcción (+0,8%) se vio afectado por la caída de la inversión pública en infraestructura aunque se mantuvo el dinamismo en el consumo interno de cemento.