El crédito a empresas se desaceleró a julio de este año. (Foto: GEC)
El crédito a empresas se desaceleró a julio de este año. (Foto: GEC)
Redacción EC

Tras una expansión del crédito bancario cercana al 9% en 2018, el dinamismo de la actividad crediticia continuará en un rango de entre 6% y 8% durante el 2019, proyectó el Scotiabank en su último reporte económico semanal.

Añadió que los créditos a personas mantendrían su dinamismo (por encima de 11%), y los créditos a empresas crecerían entre 4% y 6%.

A julio de 2018, la actividad crediticia registró un crecimiento anual de 7%, cifra menor al 8,7% de julio 2018, pero mayor al 2,8% de 2017.

Esto ocurrió por el buen desempeño del financiamiento otorgado a personas, y en menor medida al financiamiento a otorgado a empresas, acotó la entidad financiera.

El crédito a empresas -que tiene un peso de 63,7% sobre el total de créditos- se expandió a un ritmo de 4,5%, desacelerándose en comparación a julio del año pasado (8,4%), en línea con el menor dinamismo de la inversión privada.

En este sentido, los créditos mayoristas (corporativos y a grandes empresas) pasaron de crecer 11,4% en julio de 2018 a 5,7% en 2019.

El segmento mayorista tuvo preferencia hacia créditos en moneda nacional (+7,9%) y, en menor medida, hacia los expresados en moneda extranjera (+3,7%).

Los créditos a medianas empresas aceleraron ligeramente (+1,7%) con respecto de julio de 2018 (+1,4%). Los créditos a medianas empresas en moneda nacional crecieron a un ritmo de 4,4%; mientras que, los créditos en moneda extranjera cayeron 2%.

Los créditos mypes desaceleraron su dinamismo, pasando de 6,2% en julio de 2018 a 3,3% en julio de 2019, con una amplia preferencia por el financiamiento en soles (+4,2%) y una contracción del crédito en dólares (-12,8%).

El crédito a personas -que representa el 36,3% del total de la cartera de créditos- registró un crecimiento que superó el doble dígito (11,8%), en contraste con el año pasado (+9,4%), impulsado por la preferencia de créditos en soles (+14,1%).

Los saldos del financiamiento a personas registraron niveles altos durante el 2019 en comparación con el 2018 y 2017.

Dentro de los créditos a personas, destacó el dinamismo de los saldos de tarjetas de crédito que alcanzo un crecimiento anual de 16,4% a julio de 2019, acelerándose con respecto a al mismo período de 2018 (+5,7%).

Los créditos hipotecarios mantuvieron un ritmo de expansión anual de 9%. Destacó la preferencia por financiamiento en soles (+13,3%) en un contexto de favorables condiciones financieras (menores tasas de interés.

El financiamiento hipotecario en dólares continuó reduciéndose (-10,4%), en línea con la estrategia de desdolarización de créditos hipotecarios y vehiculares implementada por el BCR. Estos resultados están asociados a la recuperación de la masa salarial, consecuencia a su vez del aumento del empleo y del ingreso.

Las colocaciones en moneda nacional, vinculadas a la dinámica de la demanda interna, registran un crecimiento estable de 9,9% a julio de 2019. Un factor importante en la dinámica del crédito en soles fue la postura expansiva de la política monetaria impulsada por el BCR.

Los créditos en moneda extranjera crecieron solo 1,2%. El aumento de las tasas de interés en dólares, como consecuencia de la política de normalización monetaria implementada por la Reserva Federal durante el primer semestre del año, y la volatilidad del tipo de cambio, desincentivaron el endeudamiento en dólares.

El nivel de dolarización del crédito se ubicó en 31.1% a julio de 2019, manteniéndose relativamente estable.

En el caso de las empresas, el ratio de dolarización se ubicó en 43%, por debajo del 57% registrado a fines de 2013, como parte de las medidas de desdolarización del crédito promovidas por el BCR.

En el caso del endeudamiento en dólares de las personas, estos resultados fueron más contundentes, pues dicho ratio pasó de 25% a 10% en ese mismo lapso.