Ahora que se acerca Semana Santa y regresamos a la cuarentena, muchas empresas buscan relanzar sus productos.
Ahora que se acerca Semana Santa y regresamos a la cuarentena, muchas empresas buscan relanzar sus productos.
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Debido a la pandemia, muchas familias cambiaron sus hábitos de consumo alimenticio. Hace un año había un boom culinario y repostero, en el que muchos se volcaron a las cocinas de sus hogares para preparar su propia comida ante el confinamiento. Pero con el correr de los días la tendencia varió. Sin embargo, ahora que se acerca y regresamos a la cuarentena, muchas empresas buscan relanzar sus productos.

Una de ellas es UMI Foods, empresa que vende congelados de pollo, carne, pescados y mariscos. Su gerente general, Myriam Shidochy, confía que el consumo de pescado en estas fechas, una costumbre muy arraigada en nuestro país, incremente las ventas en esta temporada. “El consumidor valora cada vez más los beneficios del pescado congelado porque es una alternativa para la coyuntura que estamos viviendo, donde buscamos soluciones prácticas para almacenar y preparar apuntando a maximizar el tiempo en casa”, indicó.

Comentó que en la primera cuarentena del 2020, el comportamiento del consumidor varió, muchos buscaban comprar más barato, con menor frecuencia, en empaques más convenientes. Ello les permitió mantener las ventas a clientes B2C de manera favorable.

En segunda ola pudieron continuar operando debido a que los supermercados siguieron abiertos, y se incrementó la venta a través del e-commerce y distribuidores. A comparación de la primera cuarentena, se mantuvo el delivery de restaurantes en Lima y de manera presencial en algunas provincias.

“El 99% de nuestras ventas se dirigen a clientes B2B (supermercados, mayoristas, distribuidores, entre otros), mientras que el canal directo aún es pequeño. Sin embargo, estamos convencidos de que la participación de este canal en nuestras ventas se irá incrementando”, apuntó Shidochy.

Tras replantear el negocio, lograron cerrar el 2020 con una caída del 5% en ventas respecto al 2019. Además, inauguraron un Centro Logístico de congelados para ganar agilidad y ahorro en la operación, consolidando la cadena de frio. Esta inversión les permite proyectar un crecimiento de más del 50% para el presente año.

EL PICO REPOSTERO

Por su lado, Leitecorp, empresa peruana que vende productos para pastelería, repostería y confitería confirma que hubo una tendencia desde que inició la pandemia y que se mantiene hasta la actualidad que preparar sus propios dulces en casa, lo que impulsó el consumo de las presentaciones pequeñas. “El incremento de las ventas en estas presentaciones en promedio fue del 100%”, precisó Manuel Roselló Ychiyanagui, gerente feneral de Leitecorp.

Explica que tras mucho esfuerzo lograron cerrar el año 2020 en azul. Pero las expectativas y los retos para este año son mucho mayores, con lo que apuntan a un crecimiento arriba del 18% en relación del 2020.

Con respecto a la Semana Santa, las expectativas de ventas previas al confinamiento son positivas, pues las personas están saliendo a comprar con anticipación, lo que origina un aumento en las ventas. “Si comparamos las ventas de febrero para este mes de marzo esperamos cerrar con un crecimiento de alrededor de más del 21%”, señaló Roselló.