Campaña navideña 2016: seis consejos de Mibanco para las mypes
Campaña navideña 2016: seis consejos de Mibanco para las mypes

Elida Vega C. /  

En los últimos diez años, la población ocupada creció en 20%, casi cinco millones de peruanos accedieron a un empleo adecuado y el desempleo bajó en 11,8%. Aunque en una primera lectura, esas cifras reflejan un panorama positivo para uno de los principales indicadores de nuestra economía, desde el 2012 la generación de empleo se ha desacelerado y no muestra visos de recuperación para lo que resta del 2014.

Según datos del INEI, en febrero el empleo alcanzó 51 meses de incremento continuo, pero mientras Lima y algunas ciudades del interior continúan mostrando números positivos, la situación es diferente para Huaraz, Cajamarca, Puerto Maldonado, Pisco, Cerro de Pasco, Pucallpa, Paita, Talara, Chiclayo, Piura y Trujillo, en donde se aprecia una clara disminución de nuevos puestos de trabajo, con cifras en rojo que superan incluso los dos dígitos, como el –10,2% de la capital ancashina.
 
PANORAMA 2014
Para empeorar las cosas, un reporte de Apoyo Consultoría revela que durante este año, el empleo total urbano continuará con una clara tendencia a la baja. Y si el 2013 –con una expansión de 2,9%– culminó con un crecimiento menor al del 2012 (3,9%), la desaceleración seguirá poniéndose de manifiesto en el 2014, pues la expansión apenas sumaría 2,2%. Si bien el 2,7% proyectado para el 2015 mostraría cierta recuperación, todavía está por debajo de los resultados logrados entre el 2007 y el 2012 –a excepción del 2009, cuando creció 1,9% por la crisis–. 

Al respecto, el laboralista Jorge Toyama sostiene que de acuerdo con las perspectivas “lamentablemente la tendencia negativa seguirá por lo que no se aprecia, en el corto plazo, indicios que permitan sostener una recuperación del empleo”.

Para el experto, la rigidez de las normas laborales peruanas –“la mayor en los países de más alto crecimiento en la región”– es uno de los factores relevantes, a lo que se suma la ausencia de una cultura en favor de la formalidad y normas que estimulen el trabajo en la microempresa, en donde el empleo formal cae dramáticamente.  “Las personas tienen trabajo pero en la informalidad, sin seguro y con baja retribución. Por eso se debe promover la productividad y las ventajas de la formalización”, afirmó.

Al respecto, la ministra Ana Jara anunció que su despacho se ha trazado la meta de reducir de 57% a 53% el nivel de informalidad laboral en el país.

RELACIÓN CON EL PBI
Considerando que en los últimos años, la evolución del empleo siempre ha estado por debajo de la expansión del PBI –panorama que se repite en varios países de la región–, la considera que la tendencia a la baja en la tasa de crecimiento económico esperada para el 2014 tampoco  es una buena noticia para el sector laboral. 

“En un contexto de menor crecimiento es aun más urgente colocar al empleo como un objetivo prioritario de las políticas económicas para evitar un retroceso en el mercado laboral”, afirmó su directora para la región, Elizabeth Tinoco.