Desde ayer la moneda peruana se llama "Sol"
Desde ayer la moneda peruana se llama "Sol"
Redacción EC

Pese al fortalecimiento del , la elevada volatilidad del en la región y el salto en la aversión al riesgo del mercado, las principales monedas de se han mostrado resistentes y se han estabilizado, señala el Departamento de Estudios Económicos (DEE) de . De estas, el ha mostrado la volatilidad más baja en los último doce meses. 

"Los favorables datos económicos del Perú (en términos de claras señales de crecimiento e inflación estable) han permitido que el tipo de cambio se estabilice con una mínima variación respecto del dólar (+0.86% en lo que va del año)", señala el reporte de la entidad bancaria, donde también mantiene su proyección de tipo de cambio en S/3,18 para fin del 2018.

(Foto: Scotiabank/BCR)
(Foto: Scotiabank/BCR)

Así, Scotiabank espera que el ciclo de perspectivas de crecimiento positivas a nivel mundial y el aumento de las presiones inflacionarias configuren un buen momento para los precios de los commodities, lo cual favorecerá los términos de intercambio de las monedas de Canadá, Perú y Chile, principalmente. México, en cambio, puede permanecer volátil antes de las elecciones presidenciales en julio.

FORTALEZA DEL DÓLAR NO ES SOSTENIBLE

El repunte del dólar (USD) en mayo fue significativo, impulsado por el ajuste de posiciones en el mercado de contratos de futuros y alimentado luego por las preocupaciones políticas en Europa. Sin embargo, luego se corrigió, acumulando un caída de 1,5%.

"Creemos que muchas noticias positivas respecto del crecimiento económico y expectativas de tasa ya están dentro del USD, por lo que consideramos que la fortaleza del dólar no es sostenible", acota.

Según explica, los riesgos estructurales a largo plazo siguen siendo negativos para el dólar (en términos de crecientes déficits fiscales y externos). Ello, en un contexto en que la economía de Estados Unidos crecería a buen ritmo este año, pero la Reserva Federal (FED) parece no tener apuro en ajustar las tasas, forzando a una corrección en los rendimientos en el mercado de bonos del Tesoro.