El Ministerio del Ambiente resaltó que la riqueza genética de la biodiversidad peruana es uno de los mayores capitales que tiene nuestro país. (Foto: GEC)
El Ministerio del Ambiente resaltó que la riqueza genética de la biodiversidad peruana es uno de los mayores capitales que tiene nuestro país. (Foto: GEC)
Redacción EC

El Ministerio del Ambiente () informó que se está consiguiendo grandes avances en la actualización del reglamento de la Ley N°31111, que establece la moratoria al ingreso y producción de organismos vivos modificados (OVM), conocidos también como .

Según informó el director general de Diversidad Biológica de dicho sector, José Álvarez, desde su promulgación en marzo de este año a la fecha, se trabaja en la adecuación del reglamento en el marco del nuevo plazo establecido por el Congreso de la República.

Hemos difundido el tema y efectuado consultas ante las autoridades competentes. Estamos consolidando todos esos aportes, levantando las observaciones de los sectores y avanzando en dicha materia en lo que resta de la actual gestión gubernamental”, indicó el funcionario.

LEE TAMBIÉN: Trabajo remoto se amplía hasta fin de año: ¿Qué implicancias tendrá en los planes de las empresas?

Asimismo, Álvarez mencionó que con la ampliación de la norma se tendrán nuevas líneas de base de cultivos que ayudarán a salvaguardar la biodiversidad del país.

En ese caso, resaltó que la riqueza genética de la biodiversidad peruana es uno de los mayores capitales que tiene el Perú, que ha sido acumulada a lo largo de siglos, por miles de familias conservacionistas que la han desarrollado y mejorado con la selección de variedades y razas adaptadas a cada territorio y a cada clima de nuestro país.

Esto es muy valioso porque esos genes seleccionados son clave para enfrentar, por ejemplo, los riesgos del cambio climático que estamos viviendo en la actualidad”, señaló.

Estudios sobre productos

El ejecutivo también señaló que se han publicado los estudios sobre el maíz, algodón, papa, tomate, zapallo y calabaza y que antes de fin de año se hará lo propio con las investigaciones de peces ornamentales, ají, yuca, papaya, frijol y alfalfa.

Precisó que esta información es importante porque, de esta manera, se puede conocer en qué lugares y condiciones se desarrollan estas especies, quiénes las cultivan, qué riesgos tienen y qué medidas se deben adoptar para garantizar la conservación de este valioso patrimonio.

Con ello, se facilitará la investigación científica sobre la biodiversidad peruana, no solo con fines taxonómicos y de distribución de especies, variedades y razas en el territorio, sino también para encontrar su posible utilidad en la alimentación, la medicina, la industria y otros campos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS RELACIONADOS