Hasta tres polos educativos se consolidan en la capital
Hasta tres polos educativos se consolidan en la capital
Carlos Hurtado de Mendoza

Los próximos 10 años serán vitales para la en el Perú. Serán decisivos. No existió en toda la historia de nuestro país, ni existirá, otra ocasión para afirmar esto, de modo que, tanto para estudiantes como para , y , esta será la ‘hora de la verdad’. Puede que la afirmación nos remita a un discurso de plazoleta o a pura palabrería, pero lo dicho tiene un sustento estadístico muy sólido.  

 

Jonathan Golergant, director general de la Universidad Corporativa Intercorp, explica las razones cada vez que tiene oportunidad: “De acuerdo con nuestro crecimiento demográfico, durante la próxima década las familias peruanas estarán formadas por padres profesionales en su mejor edad productiva y con pocos hijos, lo que quiere decir que tendrán dinero suficiente para invertir en darles una educación de alta calidad”.  

Sigue a Portafolio también en 

Si usted fuese un empresario dedicado al sector [si formara parte del directorio de un colegio, un instituto o universidad], encontraría en esta proyección una inmejorable oportunidad para crecer hoy. La pregunta básica  sería, entonces, dónde y cómo.  

La respuesta se ha ido esbozando en los últimos cuatro años, según el criterio de expansión que han mostrado los principales jugadores de este mercado [ya lo veremos más adelante]. A la fecha, y con la vista puesta en la realidad del 2025, Lima norte –es decir, , , Los Olivos y San Martín de Porres– y los distritos de y San Juan de Lurigancho están llamados a convertirse en los polos de desarrollo del sector educación más importantes de nuestra capital, y con ello, del Perú. Así lo destaca el estudio que la consultora especializada en geolocalización Mapcity ha elaborado para Día_1. 

Solo en lo que compete a universidades, por ejemplo, son 17 las que operan en estos distritos [algunas con sedes en más de uno], tal cual indica la infografía que acompaña esta investigación: 10 en Lima norte, 3 en Ate y 4 en San Juan de Lurigancho.

¿Por qué estas zonas de la capital y no otras? Fernando Horna, vicepresidente ejecutivo de Mapcity, comenta que la densidad demográfica es el primer índice a considerar por los empresarios. En efecto, las tres áreas suman el 30% de la población limeña, es decir, casi 3 millones de habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística y Informática (INEI).

Pero hay otros aspectos que se toman –y tomarán– en cuenta. “Uno, que hay escasez de oferta educativa [muy pocas instituciones para tanta gente]. Dos, que hay terrenos disponibles para la construcción vertical de colegios, institutos y universidades, áreas intermedias fáciles de tomar por los inversionistas. Y tres, que hay capacidad de pago”, dice Horna.

Lea más en la edición de hoy de Día_1..