Bereche estimó que los turistas que están en los hoteles, no podrán ir a la playa, sino que tendrán que permanecer en la piscina del hotel, donde seguramente habrá más aglomeración. (Foto: PromPerú)
Bereche estimó que los turistas que están en los hoteles, no podrán ir a la playa, sino que tendrán que permanecer en la piscina del hotel, donde seguramente habrá más aglomeración. (Foto: PromPerú)
Christian Lengua

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El Ejecutivo decretó que a partir del hoy martes 22 hasta el 4 de enero del 2021, las estarán cerradas en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, en la provincia del Santa (Áncash), en Lima Metropolitana y en el Callao. Esto, con el fin de evitar aglomeraciones y la propagación del virus en esta época del año.

Javier Bereche, presidente de la Cámara de Comercio de Piura, comentó que esta medida afectará directamente a 400 hoteles que funcionan en las playas del norte del país, en las áreas comprendidas por la restricción, y que se vienen recuperando de una situación económica muy complicada por la pandemia. Recordó que muchos de estos hoteles no aplicaron suspensión perfecta, ni accedieron a los créditos FAE, por lo que están sobre endeudados.

MIRA: Venta de electrodomésticos caería 8% este año, pese a recuperación en segundo semestre


“Las medidas que ha dado el Gobierno en zonas de playa son básicamente donde hay hoteles, y no necesariamente en las playas más concurridas donde la gente puede ir a bañarse un domingo. Me llama la atención, por ejemplo, que no estén [consideradas en el Decreto Supremo] las playas del sur de Lima y Asia, donde hay mayor concurrencia de personas en Punta Sal, Zorritos o Máncora”, exclamó Bereche.

Sostuvo que la prohibición ha debido ser para las playas de concurrencia masiva los sábados y domingos, y no en los balnearios de hotelería.

El líder gremial estimó que los turistas que ya están en los hoteles, no podrán ir a la playa, sino que tendrán que permanecer en la piscina del hotel, donde seguramente habrá más aglomeración. Espera que en las próximas horas estas ambigüedades de la norma se logren disipar.

Para esta época del año, los hoteles del norte ya estaban reservados para llegar a un 90% de su capacidad, todo un logro tomando en cuenta que han venido trabajando desde setiembre a un 40% o 50% de ocupación. “No llegan a niveles prepandemia, pero fin de año es una buena época”, expresó Bereche.

Otra preocupación para la Cámara de Comercio de Piura es la aglomeración que puede darse por la reducción de horas para salir a la calle ya que el toque de queda en la región iniciará a las 10 p.m. Para el titular del gremio es positivo reducir los aforos en establecimientos comerciales, pero se deben aumentar las horas, porque lo que pasará es que las personas se van a amontonar.

“Pareciera que esas cosas no se están viendo. Pienso que habría que revisar lo que están haciendo”, sostuvo.

¿Qué pasará con las casas de playa?

Con la pandemia, se espera que la demanda de casas de playa en el sur chico crezca en esta temporada. Incluso podría ser mayor en estas fechas debido a que las recientes restricciones del Gobierno no incluyen a los balnearios del sur de Lima.

Según datos de Urbania, el interés este año creció bastante a diferencia del 2019. Por ejemplo, las búsquedas de casas al sur de Lima en noviembre pasado subieron 60% con respecto al mismo mes del 2019. Los lugares que más crecieron son Santa María, Asia y Pulpos. Más abajo aparecen San Bartolo, Punta Negra y Punta Hermosa.

“El incremento en la demanda de casas de playa se presentó desde julio de este año, y con el paso de los meses ha ido aumentando debido a la gran cantidad de personas trabajando desde sus viviendas, que ven a la casa de playa como una mejor alternativa para continuar con el teletrabajo”, comentó Gisella Postigo, directora comercial de Urbania y Adondevivir.

Sin embargo, subrayó que los protocolos de sanidad que ahora existen han puesto mayor control por parte de los arrendatarios, no solo para las personas que ocuparán el inmueble, sino también en los espacios compartidos.

Añadió que a pesar de las restricciones de acceso a las playas que existen para las fiestas de fin de año, “muchas familias han decidido trasladar su día a día a estos inmuebles no solo para fiestas sino para más de una temporada”.

TE PUEDE INTERESAR

Perú: economía sufre bajo la pandemia
Perú: economía sufre bajo la pandemia