"El impacto del tono de comunicación del expresidente del Consejo de Ministros sobre el tipo de cambio, las intervenciones cambiaras y el riesgo soberano se ha hecho más evidente con su renuncia", precisa Anastacio.
"El impacto del tono de comunicación del expresidente del Consejo de Ministros sobre el tipo de cambio, las intervenciones cambiaras y el riesgo soberano se ha hecho más evidente con su renuncia", precisa Anastacio.
Yuliño Anastacio

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde hace un par de décadas, la macroeconomía moderna ha empezado a reconocer a la comunicación de política como el corazón de la estabilidad macroeconómica. En ese sentido, vale la pena preguntarnos si algo tuvo que ver el tono de comunicación política del expresidente del Consejo de Ministros, , con el deterioro agresivo que han sufrido algunas de nuestras variables macroeconómicas en los últimos dos meses y medio.

En los gráficos se resaltan los nueve grandes cambios en el tono de comunicación de Bellido. De ellos, seis corresponden a anuncios negativos, que son los que facilitaron el debilitamiento del sol y deterioraron aún más nuestra .

MIRA: Economía peruana creció 11,83% en agosto, reportando su sexto avance mensual consecutivo

A pesar de los cuestionamientos en su designación, durante sus primeros 10 días en el cargo, la comunicación del presidente del Consejo de Ministros a través de Twitter se caracterizó por un tono moderado y conciliador. Se observa un anuncio de tono negativo recién el 9 de agosto. Expresiones como “el país requiere una nueva Constitución” (El Comercio) o “el gobierno debe tener participación en recursos estratégicos como el gas” (“Gestión”) hundieron a la moneda peruana, que se depreció casi 5% para alcanzar los S/4,1 por dólar. La rápida intervención de US$276 millones por parte del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) entre el 9 y el 11 de agosto redujo el precio del dólar a S/4,06.

Los anuncios negativos del presidente del Consejo de Ministros no cesaron ahí. El 13 y 17 de agosto se añadieron dos más. En el primero pone en duda la permanencia de Julio Velarde al frente del BCRP (“Gestión”) y en el segundo, vía Twitter, indica que habrá “cambios para la marcha del país”. Hasta el 21 de agosto, ambos anuncios elevaron nuestra prima por riesgo a 187 puntos básicos en promedio, y generaron una depreciación del sol de casi 1%, requiriendo que nuestro BCRP intervenga con US$534 millones.

Entre el 22 y el 27 de agosto con motivo del voto de confianza al Gabinete Bellido, la comunicación cambia a un tono moderado, reduciendo el y el riesgo soberano del Perú de S/4,11 a S/4,07, y de 1,85% a 1,78%, respectivamente. A pesar de los esfuerzos del BCRP por vender US$1.028 millones durante los 20 primeros días de setiembre, este efecto macroeconómico terminó revirtiéndose en gran parte por el impacto de las respuestas de Bellido a la denuncia de la congresista Patricia Chirinos y a la solicitud de renuncia del ministro de Trabajo, Iber Maraví.

Entre el 20 y 25 de setiembre, se registra un quinto anuncio de tono negativo respaldando la legitimidad del Gobierno venezolano y contradiciendo una declaración del vicecanciller. Este tono de comunicación nos costó una intervención cambiaria de US$432 millones. Para ese entonces, nuestro y nuestro riesgo soberano ya no bajaba de S/4,11 por dólar y de 171 puntos básicos, respectivamente.

El último anuncio de Bellido fue una hecatombe porque obligó al BCRP a vender US$1.528 millones en los siguientes 11 días. En su tuit del 26 de setiembre amenazaba a la empresa encargada del gas de Camisea si en caso esta no accedía a “renegociar el reparto de utilidades a favor del Estado”. Este tono inadecuado, que se mantuvo hasta su renuncia (6 de octubre), tuvo mucho que ver en el precio del dólar, que se ubicó en S/4,13, y el aumento de nuestra prima por riesgo, qué pasó de 170 a 186 puntos básicos.

El impacto del tono de comunicación del expresidente del Consejo de Ministros sobre el tipo de cambio, las intervenciones cambiaras y el riesgo soberano se ha hecho más evidente con su renuncia. Al 14 de octubre, con una presidenta del Consejo de Ministros que tiene un tono de comunicación más neutral, la prima por riesgo se redujo de 185 a 170 puntos básicos y el tipo de cambio se ha situado por debajo de S/4 por dólar sin ayuda de las intervenciones del BCRP. Todavía estamos a tiempo para entender que la estabilidad macroeconómica de ningún país es eterna y que cada vez más depende de la comunicación de sus principales autoridades políticas.

TE PUEDE INTERESAR