"Riesgos políticos", por Diego Marrero
"Riesgos políticos", por Diego Marrero
Redacción EC

Luego de los resultados electorales en Francia, la calma volvió a los mercados. La elección de Emmanuel Macron significó la disipación de uno de los principales riesgos conocidos que se vislumbraban en este año. Sin embargo, no es el único riesgo que deberíamos considerar. 

En años anteriores, la atención de los mercados estuvo centrada principalmente en las dudas sobre el crecimiento económico. Por el lado de EE.UU., la incertidumbre era sobre si la primera economía del mundo podía salir de la recesión y al mismo tiempo normalizar su política monetaria.  Por otro lado, el crecimiento de la economía china era otra gran preocupación, pues se pensaba que el cambio en su modelo económico podría tener un impacto material en el dinamismo de su PBI y, con ello, en la economía mundial. Sin embargo, esto no ocurrió.

En cambio, desde el año pasado, los riesgos políticos han tenido mucho más peso en las decisiones de inversión de los administradores de portafolios. El primero fue el ‘brexit’ y el segundo fue la elección de Donald Trump en EE.UU. Ambos eventos tomaron por sorpresa a los mercados, pues les habían asignado una probabilidad muy baja de ocurrencia.

Este año, al igual que el anterior, los riesgos políticos se han concentrado en EE.UU.y en Europa. Por el lado de EE.UU., el riesgo político sigue siendo la consecuencia de la elección de Trump. La nueva administración genera riesgos internos, principalmente un Congreso que podría frenar algunas de sus propuestas económicas, como la reforma tributaria, y también riesgos externos, que son los más importantes, como su política comercial y su postura beligerante con Corea del Norte.

En el caso de Europa, aún se avizoran algunos otros riesgos tras la elección en Francia. Por un lado, Macron, el presidente electo, podría tener complicaciones en el caso de que los movimientos extremos puedan ganar una mayoría en las próximas elecciones parlamentarias. Por otro lado, los riesgos del ‘brexit’ aún no se han materializado y dependerán en gran medida de las negociaciones de salida entre los gobiernos del Reino Unido y Europa. Italia podría ser otro factor de riesgo, pues luego de la salida de su primer ministro el año pasado, existe el riesgo de que algún movimiento populista pueda ganar las próximas elecciones. Por último, en Alemania, la primera economía del bloque europeo, hay elecciones hacia el final del año. Si bien en este caso lo más probable es una victoria de Angela Merkel, el surgimiento de algún candidato antisistema podría generar problemas. Aunque a esto último habría que asignarle una probabilidad baja, el impacto negativo si ocurriese sería considerable.

Si bien resulta relativamente sencillo identificar los principales riesgos, muchas veces el surgimiento de riesgos no identificados previamente o la subestimación de la probabilidad de ocurrencia de aquellos ya conocidos es lo que termina causando mayores daños.

Lee más noticias de Economía...