Emily Dickinson (10 December 1830 - 15 May 1886) (Foto by Culture Club/Getty Images)
Emily Dickinson (10 December 1830 - 15 May 1886) (Foto by Culture Club/Getty Images)
Jerónimo Pimentel

La poesía de Emily Dickinson es un tímido portento: sus rudimentos son sencillos —palabras secas, juegos verbales, imágenes claras— y sus paisajes, reconocibles: ríos, mares, pájaros, adversidad.

Y, a pesar de ello, o justamente por emplear materiales tan nobles, su lirismo se hace amable aunque escondido. A veces, sin embargo, unos fragmentos se destacan por su luz y se ofrecen al lector como estrellas que guían una noche larga.

Quien mejor ha llevado ese brillo al español es Enrique Goicolea. No con pocas licencias esta versión busca tributar a la suya, que hasta hace no mucho se podía encontrar en la librería Inestable, en la edición de Amargord.

Presenta algunos problemas: la rima es irreproducible; los incisos tan característicos en los versos de Dickinson son imposibles de replicar en su intención y acento; algunas mayúsculas, propias del inglés, se deben sacrificar en su traición castiza.

Contra lo que indica el lugar común, no es la poesía el refugio adecuado para el aliento: la gran poesía suele estar compuesta, como decía Jorge Eduardo Eielson, de cristales amargos y sustancias aciagas. Y, sin embargo...


Esperanza es una cosa

con plumas


Esperanza es una cosa con plumas

Que cuelga en el alma

Y canta una tonada muda

Que nunca se para.


Y más dulce en la tempestad se le oye

Y muy dura deberá será la tormenta

Para que pueda abatir a esta pequeña

Que a tantos abriga y calienta.


La escuché en la tierra más fría

Y también en el mar más extraño

Pero —nunca— en ningún confín

Pidió un pedazo de mí.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARLE

Conozca el Museo Emily Dickinson en

TAGS RELACIONADOS