Fuera de estereotipos, Patti Smith, Kim Gordon y Virginie Despentes son mujeres que desafían lo convencional. (Fotos: AFP)
Fuera de estereotipos, Patti Smith, Kim Gordon y Virginie Despentes son mujeres que desafían lo convencional. (Fotos: AFP)
Diana Gonzales Obando

Ya lo dijo Simone de Beauvoir en El segundo sexo: No se nace mujer, se llega a serlo; su biología no la define sino la cultura. Entonces, ¿cómo y de qué está hecha una mujer? Pues de toda la carga simbólica e histórica, de lo que dicta la sociedad, de su raza y clase, de prejuicios y de parámetros de belleza, del mandato social de ser el ‘ángel del hogar’ y alcanzar ‘la perfección mariana’. Mientras más alejada se encuentre de esta figura, la mujer será más marginal o, parafraseando a la escritora francesa Virginie Despentes, más King Kong y menos Kate Moss. En el libro Teoría King Kong (2006), escribió: “Yo soy ese tipo de mujer con la que no se casan, con la que no tienen hijos, hablo de mi lugar como mujer siempre excesiva, demasiado agresiva, demasiado gorda, demasiado brutal, demasiado hirsuta, demasiado viril”. Pero no solo se enuncia transgresora; también se dirige a las mujeres que no encajan en el ideal de mujer blanca occidental: “Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las insatisfechas, las que nadie desea, las histéricas, las taradas, todas las excluidas del gran mercado de la buena mujer”.

La canta-autora, musica y poeta Patty Smith durante una conversatorio sobre su libro "Año del mono".  El evento fue el 21 de octubre del año pasado en Filadelfia, Pensilvania. (Foto: Gilbert Carrasquillo/Getty Images)
La canta-autora, musica y poeta Patty Smith durante una conversatorio sobre su libro "Año del mono". El evento fue el 21 de octubre del año pasado en Filadelfia, Pensilvania. (Foto: Gilbert Carrasquillo/Getty Images)

—Ella no es ‘callaíta’—

Para Despentes, exprostituta y autora de la extremadamente violenta y exitosa novela Fóllame, ser marginal, disidente o punk “implica forzosamente reinventar la feminidad porque se trata de estar en la calle, mendigar, vomitar cerveza, esnifar cola hasta caerse al suelo, que te atrape la policía, bailar el pogo, beber por un tubo, aprender a tocar la guitarra, llevar la cabeza rapada…”. Es estar muy por fuera de lo que se piensa (se quiere) que es (sea) una mujer. Y muchas mujeres, en las diversas manifestaciones del arte, la academia, feminismos, activismos, en las calles y los bares, se encargan continuamente de probarlo. Esto es ser punk: no ser lo que te dicen que tienes que ser o, como escribe Despentes, “no hacer lo que te dicen que hagas”.

Esta premisa es tomada por la peruana Diana Joseli, socióloga y creadora del taller de literatura punk escrita por mujeres. Joseli aplica la visión punk de Despentes para analizar la literatura escrita por mujeres e identificar los modelos transgresores de la feminidad. “Es una literatura con espíritu punk como sinónimo de anarquista, contestataria e incómoda. Todos esos sinónimos y todo libro que tenga ese espíritu podrían encajar perfectamente”, comenta Joseli, quien también ha investigado la movida del rock peruano.

Dos representantes vinculadas a la escena musical punk que pueden graficar este espíritu son la icónica cantautora y escritora Patti Smith —quien acaba de regalarle un poema de cumpleaños a Greta Thunberg, activista por los derechos ambientales—, o la cantante, guitarrista y bajista de la banda Sonic Youth, Kim Gordon. Smith y Gordon publican experiencias muy alejadas de lo que se espera de las ‘mujeres correctas’: “Ambas presentan en sus libros (que son memorias, básicamente) escenas de vida en donde han desarrollado y deconstruido feminidades hegemónicas para construir sus propios modelos. Es como decir ‘hazlo tú misma’, ‘asume tu propia feminidad’ y ‘vive tu vida’. Esto es muy punk”, agrega Joseli.

Fuera de estereotipos. Virginie Despentes es una de las mujeres que desafían los estereotipos convencionales.
Fuera de estereotipos. Virginie Despentes es una de las mujeres que desafían los estereotipos convencionales.

—Más fanzines—

Cristina Morales, ganadora del Premio Herralde y autora de Lectura fácil, es parte de la escena contemporánea de escritoras que tienen una propuesta literaria disruptiva, que combinan con un aspecto y actitud que encajaría en la definición de Joseli como escritora punk. “Ella misma considera su libro punki”, afirma Joseli. Morales se nutre de la literatura marginal como los fanzines, se aleja del centro y se moviliza en las escenas contraculturales. Incluso en Lectura fácil publica un fanzine: “El fanzine también puede ser una vía de expresión de literatura punk perfecta”, comenta Joseli. “En el Perú hay muchos fanzines como Poetas del asfalto, que tiene poesía escrita por mujeres”.

El taller de Joseli está abierto para toda aquella literatura con espíritu punk. ¿Por qué es importante visibilizarla? “Porque —dice Joseli— debemos tener otros modelos de feminidad más allá del mainstream”, fuera de estereotipos, más libres y, quizá, más King Kong.

LONDON, ENGLAND - OCTOBER 16: Kim Gordon attends the Q Awards 2019 at The Roundhouse on October 16, 2019 in London, England. (Photo by Dave J Hogan/Getty Images)
LONDON, ENGLAND - OCTOBER 16: Kim Gordon attends the Q Awards 2019 at The Roundhouse on October 16, 2019 in London, England. (Photo by Dave J Hogan/Getty Images)