(Ilustración: Giovanni Tazza).
(Ilustración: Giovanni Tazza).
Carlos Oré Arroyo

Cada día, mientras navegamos por las redes sociales, debemos verificar si la información que compartimos es verdadera o no. No hacerlo es una irresponsabilidad y nos vuelve víctimas de las fake news, término que se ha adaptado al español como noticias falsas —la Fundéu prefiere esta alternativa frente a noticias falseadas (https://bit.ly/2SDc7TW)—.

Esta expresión subió a la palestra en 2017 por dos razones: fue nombrada palabra del año por el diccionario Collins y fue candidata a palabra del año por la Fundéu. Estos “reconocimientos” no son positivos, pues el auge de las noticias falsas es un problema como ha quedado evidenciado por diversos estudios (puede consultar esta nota de la BBVA: https://bbva.info/2TEjv1s; o la que fue publicada en este suplemento: https://bit.ly/2X28cS9).

Las recomendaciones para usar bien esta expresión son las siguientes: si optamos por escribirla en inglés, debemos resaltarla con cursivas; si la escribimos en español no lleva resalte.

Como dato curioso incluyo la lista de sinónimos de noticias falsas que compartió Enclave RAE vía Facebook (https://bit.ly/2DaKknW): bulo, camelo, chisme, especiota, filfa, infundio, cuento de viejas y paparrucha.

TAGS RELACIONADOS