"Los memes son el arte callejero de la red social", dice An Xiao Mina. Tal vez tenga razón. En su libro Memes to movements, la académica china desmenuza la mecánica de los memes y cómo operan para dar forma a los sucesos políticos y sociales de la actualidad. Ella encuentra que los elementos aparentemente superficiales de la "cultura meme" (los fotomontajes, los selfies, los hashtags) se entrelazan con la forma en que nos encontramos y afirmamos mutuamente, también en el área referida a los derechos humanos y la justicia social. Hablar de memes también es hablar de la construcción de narrativas y de hacer cultura. 

An Xiao Mina, investigadora de la comunicación en la era digital, estudia el uso de los memes en los movimientos sociales.
An Xiao Mina, investigadora de la comunicación en la era digital, estudia el uso de los memes en los movimientos sociales.

En su libro An Xiao Mina muestra cómo, en lugares donde la disidencia pública es mal vista por regímenes autoritarios, los memes pueden mostrar opiniones políticas que tendrían consecuencias drásticas si se expresaran abiertamente, por ejemplo, los activistas en China.

Pero algunos gobiernos y los grupos de odio también están comenzando a utilizar memes para difundir propaganda, xenofobia y
desinformación. “En el largo y sinuoso camino desde fotos inocuas
de gatos, los memes de internet se han convertido en una práctica
central para la contención política y el compromiso cívico”, dice el libro. 

Memes to movents,libro de An Xiao Mina, editado este año por Penguin Random House, se encuentra solo en inglés por el momento.
Memes to movents,libro de An Xiao Mina, editado este año por Penguin Random House, se encuentra solo en inglés por el momento.

Pero ¿puede una rana determinar el destino de un país? ¿Tienen los memes el poder atávico para modificar la realidad al antojo de sus autores? Partiendo de estas preguntas la revista Playground entrevistó a Daniel Keller, investigador de las subculturas digitales, sobre todo del alt-right, la derecha alternativa americana que se volvió mainstream tras la victoria de Trump.

Bajo el paraguas del alt-right conviven Donald Trump, supremacistas blancos, skinheads neonazis, miembros del Ku Klux Klan y troles de internet. Estos últimos, dice Playground, son los soldados rasos en la llamada “guerra de los memes” que inundó la red de imaginería visual durante la contienda Clinton - Trump. Y sobre el desarrollo de esta corriente en internet versa el trabajo de Keller. Un trabajo que vale la pena no perder de vista.

¿Qué los hace virales?

En 2015 se dio a conocer un estudio realizado por Keith T. Shubeck y
Stephanie Huette, investigadores de la universidad de Memphis, Estados Unidos, sobre las características lingüísticas que pueden predecir el éxito —o no— de un meme.

Para ello analizaron 268 de los más populares de la web knowyourmeme.com. Usando modelos de aprendizaje automático y con un software, trabajaron en predecir qué imágenes de humor son susceptibles de tener más éxito y por qué.

Su aplicación analizó características psicolingüísticas, físicas, ortográficas, como su longitud, concreción, errores ortográficos intencionales, etc. Las primeras conclusiones mostraron que los memes cortos suelen triunfar más.

“Nuestra comprensión de la propagación de los memes va en
paralelo con nuestra comprensión de la cultura humana”, dijeron los académicos. “Cuanto más entendamos los memes y sus mutaciones, sus orígenes y la rapidez con la que son aceptados, más vamos a comprender las tendencias culturales que a primera vista parecerían desconcertantes y anómalas”.