Arlette Contreras espera que su postulación al Congreso incentive a más mujeres a participar en política. (Foto: Alessandro Currarino / GEC)
Arlette Contreras espera que su postulación al Congreso incentive a más mujeres a participar en política. (Foto: Alessandro Currarino / GEC)
Sebastian Ortiz Martínez

, activista por la defensa de los derechos de la mujer, postulará al Parlamento en las como invitada del . La abogada considera que el nuevo Congreso debe concluir la reforma política, a fin de dejar “un escenario más limpio para los vayan a venir en el 2021”.

— ¿Por qué postula a un Congreso que tiene mandato de un año y medio?

Soy una activista en defensa de los derechos humanos de las mujeres, mi causa es esa. Mi participación en este período tiene mucho significado, más aún encontrándonos en este escenario en el que se está tratando de implementar cambios importantes para el país. De esta manera, a través de mi participación [quiero] fomentar la participación política de más mujeres.

— ¿Cuáles serán los primeros tres proyectos de ley que presentará si resulta elegida?

He estado trabajando una serie de proyectos. Uno de los más importantes es sancionar la apología a la violencia en contra de las mujeres. El segundo, que también es necesario porque se acerca bastante a la justicia restaurativa, es la creación de un sistema integral para las víctimas y para los familiares de mujeres asesinadas por feminicidas. Este comprendería crear fondos y programas para que estas personas puedan continuar con sus vidas. Por ejemplo, cuando hablamos de un feminicidio hay niños que quedan huérfanos o familias que dependían económicamente de las mujeres que han sido asesinadas. Es importante trabajar a favor de estas personas y no dejarlas en desamparo total. Y para las sobrevivientes de violencia de género, se les puede dar oportunidades a través de Beca Mujer. Y para romper el círculo de violencia, porque hay mujeres que dependen económicamente de sus agresores, se puede crear [un programa de] crédito mujer. Así si tienen un proyecto, estas mujeres se pueden independizar.

— Esta última iniciativa que menciona implica un gasto de parte del sector público. Los congresistas no pueden presentar proyectos que signifiquen iniciativa de gasto. ¿Coordinará con el Ministerio de la Mujer para concretar estas propuestas?

Exactamente, mi finalidad es trabajar de la mano con el Ministerio de la Mujer, en realidad con los demás sectores del Ejecutivo […]. Sé de las limitaciones que podemos tener desde el Legislativo, por ello vamos a llamar a participar a los ministerios, hacer un trabajo multisectorial para ver cuánto se puede avanzar. Y si de repente el Ejecutivo no ha previsto estas situaciones, entonces también desde el Legislativo se puede fomentar que esto suceda. También podríamos fomentar la existencia de la paridad en los gobiernos regionales y locales, no tenemos a ninguna representante en las regiones actualmente y en las municipalidades es un mínimo. Nosotras las mujeres somos más del 50% de la población en todo el país y es injusto que no estemos representadas como corresponde en los espacios de poder y de toma de decisiones. Es por eso que los problemas de las mujeres no se abordan de manera eficiente.

— ¿Y cuál sería su tercera propuesta eje?

La otra propuesta que me parece superimportante es que el registro de agresores sea de público acceso. Esto enmarcado en nuestro derecho a la información, para que cualquier mujer pueda saber quién es la persona con la que se está involucrando, si tiene denuncia por agresión.

— ¿Este registro público comprendería a quienes tengan una denuncia en la comisaría o solo a aquellos que tengan una sentencia? Algunos podrían alegar el derecho a la presunción de inocencia…

Claro, estaríamos hablando de sentencia, también [de aquellos] que omiten [brindar] asistencia familiar, pero es importante que conozcamos a las personas con las cuales nos relacionamos, como una forma de prevención.

— ¿Por qué aceptó la invitación de Frente Amplio? ¿Fue el único partido que la buscó para integrar su lista?

Me invitaron otros partidos, les agradezco. Del Frente Amplio me gustó y me animó que para sus listas haya tenido en consideración incluir a las mujeres, aplicar la paridad y la alternancia. Este es uno de los puntos que nosotras fomentamos bastante, a través de nuestra lucha, porque de eso se trata, de tener representatividad, de tener opciones, de que otras mujeres también se involucren.

— Durante la presentación de los candidatos del Frente Amplio al Parlamento, Marco Arana afirmó que uno de los objetivos de su partido es modificar la Carta Magna a través de una Asamblea Constituyente. ¿Usted está de acuerdo con ello?

El día de ayer [martes] no pude asistir a la presentación de los candidatos, estaba de viaje [en Quito, en una sesión de la CIDH]. Sin embargo, mi postura, y lo he dicho desde un primer momento, es trabajar una agenda mujer en el Congreso. Entonces, yo respeto las prioridades que puedan tener los distintos partidos políticos. En su momento y cuando se debata [este tema], optaré por una posición.

— ¿Usted conversó con Arana para su incorporación a la lista del Frente Amplio?

Sí, claro, conversamos.

— ¿Y durante estos diálogos le pidió respaldo a esta iniciativa de la Asamblea Constituyente? ¿O la dejó en libertad de priorizar su agenda mujer?

En este momento quisiera enmarcar mi propósito en la agenda mujer, yo soy una activista, mi incursión y participación en la política es exactamente porque tengo la finalidad de llevar a cabo y poner sobre la mesa en el Parlamento todas las demandas y necesidades que tenemos las mujeres. De repente no alcanza el tiempo, pero sí quiero que a continuación más mujeres o personas se animen a continuar con estas demandas.

— El retorno a la bicameralidad fue rechazado en el último referéndum. ¿Usted está a favor de que se restauren las dos cámaras?

Entiendo que se rechazó esta reforma política, porque había sufrido algún tipo de variación. Sin embargo, si es un tema que se va a abordar en este Congreso, se tendría que ver la viabilidad de retornar a esas dos cámaras.

— ¿Para usted es viable?

Sí me parece viable, pero tenemos que ver cómo se sustenta y se propone.

— ¿De qué depende exactamente?

Por ejemplo, esta reforma [la bicameralidad] fue rechazada porque sufrió algún tipo de modificación. De pronto, si no hubiera sufrido este tipo de modificaciones estaríamos hablando de una aprobación de parte de la sociedad civil. Nosotros, como representantes de la sociedad civil, del pueblo en el Congreso, tenemos que aceptar y actuar en base a las necesidades y demandas de ellos.

— ¿La inmunidad parlamentaria debe ser eliminada? ¿O se deben realizar cambios, como los sugeridos por el Ejecutivo, en el sentido de que la Corte Suprema tenga la prerrogativa de levantarla?

A mí me parece interesante y bastante viable que se pueda levantar la inmunidad parlamentaria.

— ¿Por el Congreso u otra entidad del Estado?

Eso se tendría que analizar, porque si hablamos del Congreso estaríamos en lo mismo, tiene que desarrollarse ese tema.

— ¿El nuevo Congreso debe concluir la reforma política de cara al 2021?

Sí, creo que sí. Es importante porque ya estaríamos dejando un escenario más limpio para los vayan a venir en el 2021. En realidad, hay un trabajo bastante importante y arduo de parte de quienes van a asumir este período corto, porque prácticamente después, con esto de la no reelección, van a venir personas nuevas a las que vamos a confiar nuestros votos y van a actuar en nuestra representación.

— ¿El Parlamento debe mantener la facultad de elegir al defensor del Pueblo, a los directores del BCR y a los magistrados del TC?

En realidad, eso dependerá de los integrantes del Parlamento, porque si tenemos integrantes del Parlamento que van a cumplir [su labor] de manera honesta, pensando en el bienestar social del país, pues lógicamente está bien y no sería ningún problema quitarles esas facultades. Pero si vamos a tener a congresistas que van a tratar de establecer redes para ver sus propios intereses, no, no está bien [que mantengan la facultad]. Entonces, también hay que saber a quiénes les estamos dando la confianza en este Parlamento.

— ¿La prohibición de la reelección parlamentaria para un período inmediato debe mantenerse?

Considero que debe mantenerse. Se ha luchado bastante para lograr la no reelección de los congresistas, porque necesitamos un cambio y todos queremos ver un cambio. En esa línea, debe de mantenerse. Ya si llegáramos a un punto en el que, como país, el Congreso pudiera estar en mejores condiciones, mucho más estables, con aceptación popular, estaríamos hablando de una reelección, pero creo que no son las condiciones. El pueblo ha pedido un cambio, ha rechazado la reelección y eso se tiene que respetar.

— ¿Está a favor o en contra del matrimonio de personas del mismo sexo?

Como le vuelvo a mencionar, mi agenda es mujer, hay más candidatos que van a ver una agenda más pro LGTBI. Yo quiero enfocarme porque, si llego a ser elegida, voy a tener un corto período para mi agenda legislativa.

— ¿Está a favor o en contra de la despenalización del aborto?

Mira, justo estamos revisando los casos en los que se incumple el protocolo de atención a niñas embarazas por violencia sexual. En el 2018 se denunciaron más de 28.000 [violaciones sexuales]. De esta cifra, el 82% u 83% son denuncias de niñas y adolescentes entre los 7 y 17 años. Estamos hablando de niñas que no están en condiciones de poder continuar con un embarazo forzoso y, además, de la vulneración de los derechos de estas niñas, esto las coloca en un alto riesgo para sus vidas. Existe en el Perú un protocolo de atención para estas niñas, que muchas veces se incumple. Entonces, sí sería importante dar seguimiento.

— El Tribunal Constitucional y el Poder Judicial ya han reafirmado que el enfoque de género en la educación es constitucional. ¿La postulación al Parlamento de integrantes del colectivo Con mis hijos no te metas representa algún riesgo de injerencia?

Tanto como injerencia no lo creo. Justo en mi último viaje a Quito estuve en una sesión pública de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y se habló de lo necesario que es aplicar el enfoque de género en las políticas públicas. Entonces, es importante una educación de calidad, con información para nuestros jóvenes, para nuestros niños, de esta forma también prevenimos la violencia. Yo creo que se podría, inclusive, llegar al punto, no quiero perder la esperanza, de que estos sectores o grupos puedan llegar a entender que en realidad necesitamos una educación en la que se pueda informar mejor a nuestros niños y adolescentes para prevenir este tipo de violencia.

(Foto: Alessandro Currarino / GEC)
(Foto: Alessandro Currarino / GEC)

— En los últimos tres años ha mejorado el marco normativo para sancionar la violencia contra la mujer, desde la tipificación del acoso sexual como delito hasta el endurecimiento de penas para feminicidas y la eliminación de beneficios penitenciarios para los responsables. Sin embargo, el número de feminicidios en el Perú no se ha reducido, al contrario, va en aumento. ¿Por qué? ¿Qué tipo de medidas son las que faltan?

Es cierto, el año pasado tuvimos alrededor de 148 feminicidios, ahora es muy probable que aumentemos la cifra porque ya vamos bordeando los 140 [feminicidios]. Es más, se han incrementado las denuncias por tentativa de feminicidio. Eso también nos muestra que se está entendiendo la figura penal, porque en un primer momento había mucho rechazo hacia el feminicidio y decían que debería tratarse como homicidio. [La situación] sirve para demostrar que se asesina en masa a las mujeres, en el país casi de manera interdiaria. El Estado debe asumir responsabilidad, tener operadores de justicia que estén en capacidad de abordar este tipo de casos. Si no se sanciona, estamos dejando un mensaje de impunidad y permisibilidad.

— Según el Poder Judicial, más de 120 mil mujeres cuentan con medidas de protección. Y la Policía ha reconocido que es imposible que se dé abasto para vigilar a cada una. ¿Cuáles deben ser las acciones concretas que se deben tomar para revertir esta situación?

En realidad, las medidas de protección resultan siendo más declarativas, contenida en un documento, pero eso no te garantiza que pueda tener un resguardo, seguridad o protección de manera directa e inmediata. Sin embargo, es importante trabajar en la prevención. En estos casos, no puede asegurar que la violencia en contra de la mujer se va a acabar de aquí a mañana, es un trabajo a largo plazo. Considero que en este punto el Ministerio de la Mujer ha acertado en algo, que es trabajar también con los hombres. Es bueno que se implementen espacio para poder concientizarlos, sensibilizarlos y que ellos también puedan trabajar con sus pares.

— ¿Cómo evalúa la gestión de Gloria Montenegro al frente del Ministerio de la Mujer?

Considero que la ministra está haciendo un gran esfuerzo y trabajo. No obstante, como siempre tenemos tantas demandas que a veces el cargo o tiempo le pueden quedar cortos a las personas, pero sí de todas maneras la incentivaría a que continúe trabajando con mucho más fuerza.