El 28 de julio de 1990, Alberto Fujimori jura, por primera vez, como presidente de la República. Máximo San Román, entonces primer vicepresidente, le pone la banda. En su libro, el exmandatario narra cómo llegó a Palacio de Gobierno.  (Foto: El Comercio)
El 28 de julio de 1990, Alberto Fujimori jura, por primera vez, como presidente de la República. Máximo San Román, entonces primer vicepresidente, le pone la banda. En su libro, el exmandatario narra cómo llegó a Palacio de Gobierno. (Foto: El Comercio)
Sebastian Ortiz Martínez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

A solo seis días de las elecciones generales, la candidata presidencial de Fuerza Popular, , inició ayer la última etapa de su campaña en Iquitos, donde marcó distancia del economista Hernando De Soto (Avanza País), a quien le recomendó “una cucharita de humildad” y otra de “ubicaína”. Y en la noche, junto a su hermana Sachie Fujimori, presentó de manera virtual “La palabra del Chino: el intruso”, las memorias de su padre, el encarcelado ex jefe de Estado .

Fujimori retomó a inicios de 2018 la redacción de sus memorias (la empezó a escribir en Japón), tras haber recibido un indulto humanitario (que luego la advirtiendo irregularidades en su tramitación). Fuentes cercanas a la cúpula de Fuerza Popular indicaron a El Comercio que el texto presentado solo es el primero de tres tomos.

¿Y por qué “el intruso”? “Él dice que ha sido un intruso en la política, se autocalifica así, por haber sido el outsider [en las elecciones de 1990]. Esta primera entrega va desde su nacimiento hasta el 5 de abril de 1992, termina en el momento en que graba el mensaje a la Nación [a través del cual cerró al Congreso]”, añadieron las mismas fuentes.

“La palabra del Chino: el intruso” termina en el momento que en Fujimori graba el mensaje a la Nación, a través del cual perpetra el golpe del 5 de abril de 1992. (Foto: Archivo El Comercio)
“La palabra del Chino: el intruso” termina en el momento que en Fujimori graba el mensaje a la Nación, a través del cual perpetra el golpe del 5 de abril de 1992. (Foto: Archivo El Comercio)

Fujimori no es el único autor de “La palabra del Chino”, también están Víctor Paredes Guerra y Ricardo Rivera.

Paredes Guerra fue ministro de Salud, entre noviembre de 1991 y agosto de 1993, durante el primer gobierno fujimorista. También ha sido presidente de la Cámara de Diputados el Congreso, entre 1990 y 1991.

El exdiputado, además, fue secretario nacional de Economía y personero legal de Cambio 90, entre 1989 y 1994.

Paredes Guerra reconoció que el exmandatario lo llamó y le pidió volver a la política “después de 20 años”. (Foto: Sebastián Castañeda | Archivo El Comercio)
Paredes Guerra reconoció que el exmandatario lo llamó y le pidió volver a la política “después de 20 años”. (Foto: Sebastián Castañeda | Archivo El Comercio)

Rivera, por su parte, fue docente en la Universidad Agraria La Molina desde 1974 al 2018. También ha sido dirigente de Sí Cumple, partido que Fujimori fundó para su primera reelección en 1995.

Tanto Paredes como Rivera son, actualmente, candidatos al Congreso por Fuerza Popular. De acuerdo a fuentes del partido naranja, ambos son parte de la cuota del encarcelado expresidente Fujimori en las listas, luego de que a fines de 2019 se haya concretado la reconciliación con su hija Keiko Fujimori.

Ambos coautores de “La palabra del Chino: el intruso” postularon sin éxito al Parlamento en el 2020. En aquella oportunidad, Paredes Guerra reconoció que el exmandatario lo llamó y .

MIRA | Keiko Fujimori sobre Hernando de Soto: “Existen grandes diferencias entre él y nosotros”

Rivera fue uno de los candidatos que en diciembre de 2020 a ver a Fujimori.

Ellos han respaldado a Fujimori desde la primera candidatura, desde Cambio 90, son amigos desde la universidad, y en esta primera parte del libro, donde cuenta cómo se construyó Cambio 90 y la primera parte de su gobierno, ellos han sido fundamentales para el escribir el libro”, señalaron otras fuentes cercanas a la dirigencia de Fuerza Popular.

El encuentro con Vargas Llosa

Fujimori –en un fragmento de su libro, a la que tuvo acceso El Comercio– cuenta que el 9 de abril de 1990, tras la primera vuelta, tuvo una reunión “estrictamente privada” con el escritor Mario Vargas Llosa, con quien había pasado al balotaje. Según se narra, el entonces candidato del Fredemo le ofreció dar un paso al costado para no mantener al país en la zozobra de lo que significaba ir a una segunda vuelta (una versión que coincide en parte con lo narra el premio Nobel de Literatura en “El pez en el agua”).

“Víctor Paredes recibió un mensaje de Vargas Llosa en el que le proponía al candidato de Cambio 90 celebrar una reunión estrictamente privada el 9 de abril. Fujimori respondió afirmativamente y sugirió la posibilidad de encontrarse en el domicilio del padre de Susana [Higuchi]. El novelista llegó puntualmente a las 8 de la noche. Se mostró cordial y accesible, muy distinto al orador incisivo y arrogante de los mítines y entrevistas periodísticas”, se relata en el libro.

Fujimori señala que la propuesta del escritor (de renunciar a su postulación) le hizo “perder el habla por unos instantes”, porque desde Cambio 90 no se había analizado esa alternativa.

Moderado por Guido Lombardi, el inicio del debate entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori, que tuvo un vuelco espectacular. (Foto: Difusión)
Moderado por Guido Lombardi, el inicio del debate entre Mario Vargas Llosa y Alberto Fujimori, que tuvo un vuelco espectacular. (Foto: Difusión)

No obstante, el ex jefe de Estado indica que, desde el inicio, tuvo resistencias a esta iniciativa, porque solo asumiría la Presidencia “con el 29% de los votos”.

El encarcelado expresidente señala que al día siguiente se dirigió a la casa de Vagas Llosa, donde rechazó finalmente su oferta.

“He analizado su propuesta de anoche, le agradezco, pero no puedo aceptarla. Debemos ir a una segunda vuelta para definir en términos constitucionales la presidencia de la República”, expresó.

Fujimori refiere que su posición dejó “desconcertado” al hoy premio Nobel de Literatura.

Vargas Llosa, en “El pez en el agua”, muestra una descripción diferente, en el sentido, de que el entonces candidato de Cambio 90 llegó de “manera intempestiva” a su residencia y que, a diferencia del día anterior, cuando lo notó calmado, esta vez estaba “sumamente tenso”.

“Comenzó agradeciéndome por haber condenado los eslóganes racistas la noche anterior (había visto mi alocución en el Canal 2) y, sin disimular su incomodidad, añadió que podían surgir problemas constitucionales con la renuncia. Ésta era inconstitucional y restaría validez al proceso. Le dije que creía que no era así, pero que, en todo caso, me aseguraría de no provocar una crisis que abriera las puertas a un golpe de Estado. Lo acompañé hasta la puerta, pero no salí con él a la calle”, acotó.

(Foto: El Comercio)
(Foto: El Comercio)

Fuentes de Fuerza Popular indicaron que Sachi Fujimori será la persona que maneje la distribución y venta de las memorias de su padre. Para ello, ha fundado la editorial “Fogata ediciones”. La dirección de esta empresa es la de la casa de Susana Higuchi en San Borja, la misma que ha utilizado Mark Vito Villanella, esposo de Keiko Fujimori, para sus compañías.

Sachi ha sido designada por la familia para preservar los derechos, no hay ningún secreto detrás, ella será la depositaria de estas memorias y de proyectos futuros”, señalaron.

“La palabra del Chino: el intruso”, las memorias que el encarcelado ex jefe de Estado Alberto Fujimori, costará S/120, según la página de la Biblioteca Nacional.
“La palabra del Chino: el intruso”, las memorias que el encarcelado ex jefe de Estado Alberto Fujimori, costará S/120, según la página de la Biblioteca Nacional.

Otras fuentes cercanas a la candidata Fujimori refirieron que ha sido una “coincidencia” que la presentación de “La palabra del Chino: el intruso” haya sido el día que se cumplen 29 años del autogolpe del 5 de abril de 1992. “No, no ha sido deliberado, no es un acto de provocación, el plan era sacarlo la semana pasada, pero hubo un problema en la imprenta”, añadieron.

Las mismas fuentes indican que solo la noche del lunes Keiko Fujimori la tenía libre para el lanzamiento del libro, que estará a la venta en la segunda quincena de abril. “El resto de la semana tiene diferentes cierres de campaña”, acotaron.

La consolidación del “voto duro” fujimorista

El analista político Enrique Castillo indicó que la utilización de Fujimori Higuchi de la imagen de su padre sí le ha sido beneficioso dentro de su partido y fuera de este. “Al interior, le ha permitido reagrupar sus fuerzas alrededor del núcleo duro del fujimorismo, ella había intentando ampliar sus bases en el 2016, y logró un gran caudal electoral, pero tras la debacle de Fuerza Popular en el Congreso y su situación judicial, le era indispensable consolidar su base inicial, tener un punto de apoyo para esta campaña”, añadió.

En comunicación con El Comercio, Castillo refirió que, desde el panorama externo, si bien la excongresista no tiene el mismo respaldo que en el 2016, la consolidación de su núcleo duro, tras la reconciliación con el encarcelado expresidente Fujimori, le permite mantenerse en una posición expectante.

Agregó que, si la candidata de Fuerza Popular llega a una segunda vuelta, el antifujimorismo se volverá a activar, así ella use o no la figura de su padre para promover su campaña.

“[Keiko Fujimori] no tenía otra opción, o fortalecía al fujimorismo duro, o tenía mucho menos respaldo del que tiene ahora”, concluyó.

El politólogo José Luis Incio dijo que el retorno de Keiko Fujimori al “albertismo” ha sido “positivo para ella”, porque la imagen de su padre está asociada al concepto de “mano dura” y la defensa del modelo económico de la Constitución de 1993, dos ejes de su actual campaña.

“En esta elección, a diferencia de 2016, ella tiene contrapesos en la propia derecha, ha sido beneficioso para ella [la utilización de la imagen de su padre] para consolidarse y recuperar espacio. Y ahora mantiene una posición expectante. De otro lado, con todo lo que sucedió entre ella, su padre y Kenji Fujimori, el votante duro del fujimorismo se había sentido traicionado. En esa lógica, su acercamiento [al encarcelado exmandatario] le ha sido bastante beneficioso”, expresó.

Incio sostuvo que la razón por la que Fujimori Higuchi intentó marcar distancia del gobierno de los noventa en el 2016 fue porque no quería llegar a una segunda vuelta, sino ganar la elección en la primera vuelta, lo que finalmente no pasó.

VIDEO RECOMENDADO

ABC electoral: ¿Cómo votar en pandemia?
ABC electoral