Vladimir Cerrón y Pedro Castillo (Facebook)
Vladimir Cerrón y Pedro Castillo (Facebook)
Martín Calderón

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Una amenaza a la democracia” y un “condicionamiento a las relaciones entre el Congreso y el Ejecutivo”. Así definieron abogados constitucionalistas la postura del fundador de Perú Libre, , de disolver el si se niega a reformar totalmente la Constitución.

MIRA: Pedro Castillo y Keiko Fujimori: ¿suman o restan los respaldos de partidos y excandidatos? | Análisis

Cerrón, cuyo partido postula a la presidencia a , aseguró que es una opción que el Ejecutivo presente un proyecto de ley para reformar la Carta Magna, y añadió: “Hay una tercera vía. [...] Si el Congreso rechaza [el proyecto], se vuelve a presentar por insistencia, y si se rechaza la insistencia, ya se hace cuestión de confianza del Gabinete, y si cae un Gabinete, bueno pues, ya saben qué pasa constitucionalmente cuando cae un segundo Gabinete”.

Cerrón precisó que la disolución del Parlamento por dos cuestiones de confianza negadas “es la última posibilidad”. “Nuestra primera es ir con el pueblo al referéndum”, dijo en diálogo con Best Cable TV el domingo .

El constitucionalista Alejandro Rospigliosi consideró que lo dicho por Cerrón “es una amenaza a la democracia”. Saben que no tienen los votos suficientes en el Congreso para lograr una reforma constitucional. [...] y dicen que si no hacen lo que ellos quieren, disuelven el Parlamento”, cuestionó.

Perú Libre solo contaría con 37 escaños en el Parlamento. Para una reforma constitucional parcial o total aprobada por el Congreso se requieren 66 votos en una primera votación y que esta sea ratificada en un referéndum. Otra opción es que la reforma se apruebe en dos legislaturas ordinarias y consecutivas con 87 votos (mayoría calificada de dos tercios).

Pero Cerrón ha asegurado que en Perú Libre “nuestra vía no es la congresal”.

El constitucionalista José Naupari cuestionó la postura de Cerrón y manifestó: “Es poco democrático condicionar, sin ni siquiera haber llegado al poder, las relaciones entre el Congreso y el Ejecutivo”.

Sin embargo, añadió: “El Tribunal Constitucional dejó abierta la puerta [para esa opción]. Por lo que formalmente [un Ejecutivo liderado por Perú Libre] podría hacerlo”.

A fines de abril, Castillo había asegurado que, de llegar a Palacio, respetaría la Constitución vigente hasta que el pueblo decida cambiarla.

El plan de gobierno de Perú Libre plantea una asamblea constituyente para la redacción de una nueva Carta Magna.

VIDEO RECOMENDADO:

Curules del Congreso a boca de urna