Las declaraciones que brindó Salaverry el 3 de marzo sobre deserción universitaria son imprecisas. (Foto: El Comercio)
Las declaraciones que brindó Salaverry el 3 de marzo sobre deserción universitaria son imprecisas. (Foto: El Comercio)
Alicia Rojas Sánchez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

, candidato a la presidencia por el partido , afirmó el pasado 3 de marzo que casi 400 mil universitarios han dejado de estudiar. Esta cifra la compondrían quienes eran parte de centros de estudio que no lograron el licenciamiento de la Sunedu y estudiantes que, debido a la crisis económica, no pudieron continuar con sus estudios.

Las declaraciones de Salaverry fueron recogidas en un video publicado por Somos Perú . Las declaraciones precedieron a una de las propuestas del candidato sobre fomento del empleo juvenil.

Cerca de 400 mil jóvenes han dejado de estudiar. 200 mil más o menos son los que, por el motivo de que cerraron sus universidades porque no se licenciaron, tuvieron que dejar los estudios universitarios. Hay otros 176 mil más o menos que producto de la crisis económica no han podido continuar sus estudios universitarios. Estás hablando de cerca de 400 mil jóvenes que hoy en día no estudian ni están trabajando.


Daniel Salaverry, 3 de marzo. Página de Facebook de Somos Perú.

MIRA: Verónika Mendoza: un fact checking a su “convocatoria a un referéndum constituyente”

La afirmación es imprecisa

Respecto a la primera parte de la declaración de Salaverry, la Dirección de Supervisión de la Sunedu respondió a El Comercio que “no es cierto” que los 250 mil estudiantes de universidades cuyo licenciamiento universitario fue denegado hayan dejado de estudiar.

El 63% de ellos siguió una ruta de continuidad: siguen estudiando en la universidad con licenciamiento denegado, se trasladaron a otro centro de estudios o egresaron. Sunedu informó a este Diario que han hecho seguimiento y recibido la información de las universidades denegadas. El porcentaje pendiente (37%) corresponde a universidades que no han remitido información a la Superintendencia, agregaron.

Adicionalmente, en agosto del 2020, el exministro de Educación Martín Benavides informó en su presentación ante el Congreso que del universo de estudiantes de universidades con licenciamiento denegado, 119.050 tenían una ruta de continuidad de estudios. De esta cifra, el 70% sigue estudiando en su universidad, el 19% se trasladó a otro centro de estudios y el 11% egresó.

“Los estudiantes de universidades con licencia denegada son una prioridad para el sector educación y cuentan con distintas alternativas para continuar con sus estudios. En el 2018, la Sunedu publicó una normativa que obliga a las universidades con licencia denegada a establecer convenios de reubicación con universidades licenciadas y pueden prestar el servicio educativo hasta 5 años”, .

es que las universidades con licenciamiento denegado tienen un plazo de 60 días para informar a la Superintendencia sobre la continuidad de estudios de los alumnos, según se informa en su portal.

En cuanto a la segunda parte de la declaración, respecto a que habría unos 176 mil alumnos que “producto de la crisis económica” no han podido continuar sus estudios universitarios, el Ministerio de Educación (Minedu) aclaró a El Comercio que esta cifra no concuerda con los datos que ellos tienen.

“En el 2020-1 han interrumpido sus estudios en universidades licenciadas un total de 174.544 alumnos, correspondiendo a una tasa de 18,27%”, aclaró el Minedu. El sector más afectado ha sido el de las universidades privadas, con 144.358 alumnos que interrumpieron sus estudios (22,25%).

Esta es la estimación de la tasa de interrupción interanual 2019-2020 en educación superior universitaria - licenciadas:

Tipo de universidadMatriculados 2019-II (descontando egresados)Tasa de deserción
Pública306.4139,85% (30.186)
Privada648.89822,25% (144.358)
Total955.31118,27% (174.544)

El Minedu agregó que la deserción universitaria del último año ha sido multicausal: socioemocionales (estrés), condición de salud, percepción de la reducción de la calidad del servicio, económica, adaptabilidad al contexto virtual, falta de conectividad o equipamiento.

“Según su condición socioeconómica, la distribución de estudiantes que interrumpieron sus estudios responde a la composición del alumnado de cada gestión de la universidad. En universidades públicas los más afectados son los estudiantes con alguna condición y/o vulnerabilidad”, informó el Minedu a El Comercio.

En cuanto a los programas de estudio, en las universidades públicas las carreras con mayor interrupción son las relacionadas a ciencias naturales (19,8%). En el caso de las universidades privadas, las relacionadas a ingeniería, industria y construcción (23,5%).

Finalmente, las regiones con mayor tasa de interrupción de estudios universitarios son Lambayeque (24%), Junín (22%), la Libertad (22%) y Loreto (22%), acumulando aproximadamente 36,000 alumnos que dejaron de estudiar entre el 2019 y el 2020.

El Comercio intentó obtener el descargo del candidato Salaverry, pero no obtuvimos respuesta.