(Ilustración: Víctor Aguilar Rúa / El Comercio)
(Ilustración: Víctor Aguilar Rúa / El Comercio)
Ana Bazo Reisman

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Con los resultados de la segunda vuelta de este domingo 6 de junio, se perfilará hacia el Bicentenario un nuevo gobierno. Para cualquiera de los dos candidatos presidenciales, (Perú Libre) y (Fuerza Popular), el escenario a afrontar es el mismo: un país con alta polarización política, además de afectado por una pandemia que continúa en medio de su gravitante crisis económica. En paralelo, está la siempre urgente tarea contra la corrupción entre las altas esferas del poder.

MIRA: Elecciones en Perú; en vivo: última hora previo a las votaciones

El Comercio invitó a cuatro especialistas para que nos expongan sus análisis con respecto a estos diferentes ángulos de gestión. Paulo Vilca Arpasi, politólogo y exviceministro de Gobernanza Territorial de la PCM, explica qué debería entender y solucionar el próximo mandatario o mandataria con respecto a la creciente polarización.

Janice Seinfeld Lemlig, experta en políticas públicas en salud y directora ejecutiva de Videnza Consultores, nos detalla las medidas de primera necesidad con respecto al manejo de la pandemia. Carolina Trivelli Ávila, economista, exministra del Midis y actual asesora de la FAO para América Latina y el Caribe, apunta a las consideraciones en materia de reactivación económica. Y, en tanto, Iván Meini Méndez, doctor en Derecho y exprocurador Anticorrupción, enmarca sus valoraciones sobre los retos en la lucha contra la corrupción en todas sus escalas.

Un clima político partido en dos, por Paulo Vilca

Para Vilca, los desafíos inmediatos del nuevo gobierno pasan por ponerle paños fríos a las crispaciones y articular un buen comienzo con el Congreso. Además, rescata la importancia de generar coaliciones de diferente base, algo que no se vio en el proceso de campaña:

“Atenuar el clima de polarización y crispación política es una de las tareas principales del nuevo gobierno. Para ello, resulta fundamental el tono político que adopte el nuevo mandatario o la nueva mandataria en sus primeras manifestaciones públicas, y eso pasa, en primer lugar, por un reconocimiento democrático de los resultados. Esto tiene que hacerse pronto para evitar que aquellos sectores con posiciones más extremas aprovechen la incertidumbre para deslegitimar el proceso electoral”, comenta el politólogo.

(Foto: Renzo Salazar  / Fernando Sangama / @photo.gec)
(Foto: Renzo Salazar / Fernando Sangama / @photo.gec)

De otro lado, sostiene que “quien obtenga la victoria tiene que entender que, si bien para ganar las elecciones bastan las promesas y los ataques, estos ya no son los instrumentos a los que debe recurrir quien ejerce el gobierno. Para gobernar se necesita la política y ello implica, entre otras cosas, llevar a cabo una tarea que ninguno de los contendientes quiso atender durante esta campaña: construir una coalición política y social que vaya más allá de los sectores y actores que les han brindado apoyo hasta ahora, pero que al mismo tiempo responda a la demanda de la ciudadanía por un cambio real”.

Con respecto al Congreso, refiere: “Actuar políticamente también pasa por la negociación de una agenda mínima a nivel legislativo con las distintas bancadas parlamentarias para atender los primeros meses de gobierno y evitar que el nuevo Congreso, conformado en buena medida por actores políticos sin experiencia legislativa, se vea arrastrado hacia la confrontación”.

Vilca también repara en la necesidad de un gobierno transparente, donde datos de sumo interés nacional los económicos, por ejemplo se sinceren ante la población desde la vocería política del Ejecutivo. “Por otro lado, un aspecto esencial del nuevo gobierno será sincerar la situación económica del país y explicar a la ciudadanía el estado en que se encuentran las finanzas públicas”, puntualiza.

Entre lecciones aprendidas y la urgencia de la vacunación, por Janice Seinfeld

La experta en políticas públicas en materia de salud explica que es esencial seguir con la tarea ya emprendida por el gobierno de Francisco Sagasti en cuanto a vacunación, pero también mejorar algunas de las medidas.

“Lo principal es continuar con el proceso de vacunación contra la COVID-19, además de respetar los compromisos asumidos por la gestión actual e intentar mejorar los plazos de llegada de las vacunas. Para lograr que, a diciembre, toda la población esté inmunizada, se necesita vacunar aproximadamente a 200.000 personas al día, y esto implica duplicar el número actual de vacunados diarios”, estima.

(Foto : Jorge Cerdán / @photo.gec)
(Foto : Jorge Cerdán / @photo.gec)

Otro punto fundamental para Seinfeld es un gobernante dispuesto a oír y aplicar recomendaciones, actuando con responsabilidad técnica y no totalmente bajo el pulso político.

“Para garantizar la disposición de vacunas y repotenciar el proceso logístico, se deberá ser convocante y aceptar el apoyo necesario. Hay que evaluar qué es lo más costo-efectivo y tener la apertura para aplicar recomendaciones. También es clave considerar que, asumiendo que terminemos la vacunación en diciembre, el próximo año necesitaremos probablemente las dosis de refuerzo. Debemos ver desde ya cómo las conseguiremos. Asimismo, ampliar la vacunación a chicos de entre 12 y 17 años, como están haciendo otros países, para un retorno más seguro a las aulas”, advierte.

Asimismo, destaca la necesidad de anticiparse a los eventos, como el de una posible tercera ola.

“Finalmente, tenemos que prepararnos para una tercera ola y la estrategia debe ser integral. El momento de hacerlo es justamente cuando los contagios están a la baja: evaluar qué se necesita y cómo se organizará el sistema, fortalecer el primer nivel de atención (craso error cerrarlo inicialmente), ampliar el número de camas y recoger la información más oportuna para una adecuada y rápida toma de decisiones. Se debe aumentar las pruebas moleculares, hacer rastreo y mejorar la capacidad de aislamiento, monitorear los espacios y adaptarnos para que la mayor parte de actividades sean al aire libre. Ni un minuto que perder”, finaliza.

Reactivación con ‘apellidos’: inclusiva y sostenida, por Carolina Trivelli

La economista explica que la próxima gestión presidencial debe reforzar la tarea de reactivación que ya inició el actual gobierno. Sin embargo, estima necesario un reenfoque y refuerzo en programas de ayuda temporales.

“En lo inmediato, el nuevo gobierno tiene que aprovechar que hay una reactivación en marcha y centrar sus esfuerzos en dos tareas: primero, ayudar a que las personas que cayeron en pobreza, o que han visto sus condiciones de vida deteriorarse, accedan a y contribuyan con la reactivación. Esto exige programas temporales para ayudarlos a enfrentar su actual situación de emergencia y para que puedan recuperar sus actividades generadoras de ingresos: conseguir un nuevo empleo o reactivar un negocio (para lo que se necesita facilitar acceso a capital de trabajo o recuperación de activos productivos, por ejemplo). Este esfuerzo tiene que ser adaptado a cada contexto y grupo que se busca ayudar”, remarca Trivelli.

(Foto: Leandro Britto / @photo.gec)
(Foto: Leandro Britto / @photo.gec)

La especialista también enfatiza en la necesidad de adaptar políticas afirmativas para las mujeres de bajos ingresos, considerando que son parte de la población más golpeada por la crisis económica.Tener lentes de género es obligatorio, pues son sobre todo las mujeres de bajos ingresos las que enfrentan hoy las condiciones más complejas para lograr procesos de recuperación e inclusión económica”, indica.

Como otro punto, se refiere a la premura por “emprender acciones y reformas para que la reactivación continúe vigorosa los próximos años”.

“Urge asegurar un crecimiento sostenido y una expansión del crecimiento potencial de Perú. Diversificar y expandir los motores de crecimiento resulta indispensable. En suma, el desafío urgente es asegurar que esta reactivación genere oportunidades para todos. Luego, está el desafío de mediano plazo, que es generar condiciones que garanticen que esta reactivación económica —ojalá inclusiva— se sostenga en el tiempo y venga acompañada de un proceso de transformación, que genere empleo, formalidad y resiliencia. Crecer es imprescindible pero insuficiente”, sostiene.

El respeto irrestricto a la autonomía del sistema judicial, por Iván Meini

Para el exprocurador, es fundamental que el nuevo Ejecutivo no solo siga respaldando la independencia de poderes, sino que la fortalezca mediante gestos de transparencia y democracia.

“El Ejecutivo tiene que entender el fenómeno de la corrupción en su integralidad, que afecta tanto al sector estatal como al privado. Para combatir la corrupción menuda y cotidiana, por ejemplo, es fundamental simplificar el acceso a servicios del Estado. Y para combatir la corrupción de altos funcionarios es clave el respeto irrestricto a la autonomía del Ministerio Público y del sistema de justicia en su conjunto. La corrupción va a existir en índices alarmantes en tanto la institucionalidad democrática del Perú sea endeble. Es causa y efecto. Por tanto, lo que hay que hacer es fortalecer la institucionalidad democrática, explica.

Meini también refiere que se necesitan medidas gubernamentales específicas, que generen confianza en la ciudadanía y soporte a las instituciones del Estado.

“En términos generales, diría que, gane quien gane la presidencia, tiene que realizar acciones concretas porque casi la mitad del país no va a tener confianza en su palabra. Una medida muy concreta es el respeto absoluto a la independencia de los poderes del Estado y a la autonomía de los organismos constitucionales: Ministerio Público, Poder Judicial, Contraloría, Servir, Tribunal Constitucional, indica.

 (Foto: USI)
(Foto: USI)

De otro lado, el especialista remarca la urgencia de “fortalecer la transparencia y rendición de cuentas en la Administración Pública”. No es posible que un país luche contra la corrupción si no articula un mecanismo de rendición de cuentas para que la información esté a disposición no solo de las entidades que investigan irregularidades, sino también de la ciudadanía, afirma.

Otro gesto trascendental desde la alta esfera del Ejecutivo es, para Meini, la desvinculación de personajes que empañen el entorno. “Gane la señora Fujimori o gane el señor Castillo, se tiene que prescindir de personas que formen parte de su entorno íntimo y que estén o condenadas por corrupción o fuertemente cuestionadas por vínculos con actos de corrupción, anota.

VIDEO RECOMENDADO:

Presidente del JNE dijo que respetarán resultados de Elecciones 2021
El presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas Arenas, descartó que el sistema electoral peruano vaya a manipular los resultados de la segunda vuelta de las Elecciones Generales de Perú de 2021, que se realizará el próximo domingo 6 de junio.

TE PUEDE INTERESAR