El desborde del drenaje norte del río Chilca que inundó el ingreso al distrito de todavía está afectado esta pista, restringiendo por completo el paso de vehículos por segundo día consecutivo.

El Comercio pudo constatar que unos 30 trabajadores de la Municipalidad de Pucusana están colocando sacos de arena para tratar de controlar el aniego. A pesar de que el caudal del río Chilca ha bajado, todavía sigue llegando lodo al ingreso ubicado a la altura del kilómetro 57 de la Panamericana Sur.

La carretera permanece libre, ya que el lod de ha acumulado en el ingreso a Pucusana. La Municipalidad de Lima envió en el transcurso de la noche maquinaria para succionar el barro y el lodo, pero no se ha dado abasto, por lo cual hoy continuarán con los trabajos.

Mientras tanto, la única manera para entrar y salir del balneario sigue siendo a través de una vía privada ubicada en un condominio. Cada 10 minutos se va alternando el tránsito en ambos sentidos en esta pista para aligerar el tráfico.

TAGS RELACIONADOS