María del Carmen Yrigoyen

A un mes del accidente en que provocó la muerte de 30 personas, varias cosas han cambiado. El desnivel en el cruce de las avenidas Mariano Pastor y Villa del Mar, aquel que provocó la fuga de GLP del camión cisterna de la empresa Transgas, ha sido reemplazado por una rampa menos pronunciada y señalizada con pintura amarilla.

La presencia de las Fuerzas Armadas y la forma parte de la nueva vida cotidiana del vecindario. Todas las familias damnificadas han contado al menos con el apoyo constante de un miembro del , que, además, ha colaborado, a diario, en la remoción de escombros.

Dos casas ubicadas en ese cruce fatal, que quedaron completamente inhabitables tras la deflagración de gas y posterior incendio, han sido completamente demolidas . Según Indeci, hay cuatro viviendas más que necesitan que se refuercen sus estructuras. También se le dará mantenimiento a otros 18 inmuebles.

Hay también 195 personas cuyas casas han sido afectadas en menor medida: ventanas rotas, puertas rajadas. En las ventanas siguen pegadas las cartulinas con los nombres de los fallecidos de cada familia y de sus parientes que aun permanecen internados. También hay letreros que exigen justicia y ayuda psicológica para todos los damnificados, ya sean niños, adolescentes o adultos.

Lea también...