Pese a que Lima afronta una restricción en el uso del agua ante la ausencia de lluvias por el fenómeno de El Niño, las calles del lucieron llenas de piscinas portátiles.

De esta manera, los vecinos de las avenidas Guardia Chalaca, Dos de Mayo y Saenz Peña celebraron el primer domingo de carnavales. El problema es que para llenarlas usaron agua de hidrantes contra incendios, según comrpobó El Comercio en un recorrido.

Lee también...

TAGS RELACIONADOS