Contraloría encontró regularidades en los tiempos que se emplean para la cremación de fallecidos por COVID-19. (Foto: GEC)
Contraloría encontró regularidades en los tiempos que se emplean para la cremación de fallecidos por COVID-19. (Foto: GEC)
Redacción EC

La advirtió este domingo que la cremación e inhumación de fallecidos con sospecha o diagnóstico de COVID-19 en el Callao no viene realizándose dentro del plazo establecido en la normativa vigente, lo que no contribuye a prevenir y controlar los diferentes factores de riesgo de contaminación y diseminación por el de los cadáveres, poniendo en riesgo la salud de la población.

MIRA. Coronavirus en el Perú: Somos el segundo país con mayor mortalidad por COVID-19 en el mundo

Mediante un comunicado, la institución explicó que la norma vigente establece que los fallecidos por COVID-19 no deben permanecer más de 24 horas en el mortuorio de los establecimientos de salud, viviendas o lugares distintos, y deben ser inhumados o cremados dentro del plazo de 24 horas desde que se certifica su fallecimiento.

Sin embargo, según el los procesos de cremación se realizaron fuera de los plazos establecidos.

MIRA. “Día del Niño”: ¿Cuál es el origen de esta celebración?

“De la revisión efectuada a las fichas de registros y salida de cadáveres de la Diresa Callao, correspondientes al mes de junio, se pudo evidenciar que en 43 casos la demora en la cremación demoró entre dos y 17 días. De ese total, 33 cadáveres procedían de viviendas, cuatro provenían de hospitales (Carrión, Negreiros y Sabogal) y el resto provenía de la vía pública, urbanizaciones y asentamientos humanos”, se lee en el pronunciamiento.

VIDEO RECOMENDADO

Noventa intervenidos en fiesta covid por aniversario de empresa de seguridad | América Noticias

Pagos por servicios no realizados

Asimismo, el informe señala que la Diresa Callao realizó gastos por servicios funerarios, como son la preparación y recojo de cadáveres, para personas fallecidas por COVID-19 en la región Callao, pero esas labores fueron realizadas por los cuatro Equipos Humanitarios de Recojo de Cadáveres (ERHC) que laboran en dicha jurisdicción, lo que genera el riesgo de hacer pagos a los proveedores privados por prestaciones no realizadas.

“La Diresa Callao contrató a dos proveedores privados para brindar servicios funerarios a las personas fallecidas por COVID-19 y en la revisión de documentos, realizada por el OCI de la entidad, se detectó que la labor de desinfección de cadáveres, recojo y uso de bolsas termo selladas fue realizado por los ERHC y pese a ello, la entidad otorgó la conformidad y realizó el pago de los servicios”, agrega el comunicado.

TE PUEDE INTERESAR