Ciudad que se duerme se la lleva la corriente [COLUMNA]
Ciudad que se duerme se la lleva la corriente [COLUMNA]
Jorge Ruiz de Somocurcio

En la reunión del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional la semana pasada en , el carismático actor Sean Penn, activista también por los derechos humanos, llamó a que “los ciudadanos lideren los gobiernos con acciones pequeñas. Rompamos el molde y olvidemos el papel que el Gobierno ha tomado en nuestras vidas”.

América Latina hoy es una nueva región, muy diferente a la de hace una década. Con más de 600 millones de habitantes, y altamente urbanizada, han cambiado los paradigmas de los últimos años. Es la región con mayor desigualdad y ha llegado a un punto de inflexión en el que debe replantear su modelo económico extractivo, el manejo de sus recursos naturales, la gobernabilidad, el azote de la corrupción, la desigualdad, el cambio climático y las grandes diferencias de género.

Había escuchado al Nobel de Economía Joseph Stiglitz en Medellín el año pasado y hoy el tiempo le ha dado la razón en América Latina: “Los países que gozan de recursos naturales como el Perú tienen una deuda con la industrialización. Deben dejar de depender de actividades extractivas y potenciar sus recursos humanos”. Añadió: “Islandia es un ejemplo de un país que hizo todo bien; poner el foco en quienes estaban sufriendo y no en quienes crearon el problema”.

La misma semana del evento, El Comercio publicó el mapa de la pobreza en Lima y si bien esta se ha reducido hasta el 14,8%, hay distritos con porcentajes mayores al promedio nacional de 23,9%.

La pobreza se mantiene o ha aumentado en Ate, Chorrillos, Pucusana, Punta Hermosa, Punta Negra, San Bartolo, Santa María, Santa Rosa, Ancón. ¿Qué tienen en común? Todas son áreas de expansión urbana popular donde hay ocupación informal de los más pobres, de la mano del  tráfico de tierras y sin ningún servicio.

Precisamente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) examinó indicadores de bienestar en el Perú y concluyó que el país presenta serias debilidades en vivienda, infraestructura, medio ambiente, empoderamiento y participación ciudadana.

Este es el panorama en un escenario concreto y determinado: las ciudades. Metropolitanas, intermedias o pequeñas, pero llama la atención que hayan estado ausentes en el debate. Ni un alcalde o presidente regional invitado. Ni siquiera el alcalde de Lima, la anfitriona.

El futuro cercano en América Latina no reeditará el pasado y las cíclicas relaciones de intercambio entre emergentes e industrializados. Viene una época de reposicionamiento, incertidumbre y nuevos riesgos, que remoldearán el país. 
Al final de la Junta de Gobernadores, Christine Lagarde, directora gerente del FMI, reconoció que para la implementación de las medidas de recuperación económica serán claves los niveles subnacionales de gobierno, es decir, ciudades y regiones, que preocupantemente han descendido en su nivel de competitividad con excepción de Lima, Callao y Moquegua. “Hay, hermanos, muchísimo que hacer”, sentenció Lagarde.

TAGS RELACIONADOS