La congestión vehicular y el desorden en que operan las combis y coasters en la capital son el resultado de la superposición de funciones entre los órganos estatales.  
 (Foto: Miguel Bellido / El Comercio)
La congestión vehicular y el desorden en que operan las combis y coasters en la capital son el resultado de la superposición de funciones entre los órganos estatales. (Foto: Miguel Bellido / El Comercio)
Jorge Malpartida Tabuchi

Coordinador de la Zona General de El Comercio

jorge.malpartida@comercio.com.pe

El caos del transporte en la capital responde a un desorden normativo. Las competencias para gestionar el servicio de traslado de pasajeros en el ámbito urbano se encuentran repartidas sin mucha precisión entre la , la Municipalidad Provincial del Callao y otras entidades del Gobierno Central. La superposición de responsabilidades y la ausencia de una normativa única para regular el transporte han permitido que empeore la congestión en la ciudad. Según un estudio de Dataimágenes, basado en información de Waze e INEI, cerca de 900 mil limeños viajan más de una hora para llegar a su trabajo.

La informalidad es otra consecuencia de la falta de coordinación de las autoridades. De los 16 millones de viajes que se realizan al día en Lima y Callao, solo dos millones son cubiertos por el Metropolitano, el metro de Lima y los buses de los corredores. El resto de usuarios debe utilizar combis y coasters. Ante esta situación, el Ejecutivo elaboró un proyecto de ley para crear la autoridad de transporte urbano para Lima y Callao (ATU). Esta propuesta, que deberá ser aprobada en el Congreso, propone implementar un ente autónomo que gestione el sistema de transporte de manera eficiente y segura. Aquí detallamos los principales aspectos de este proyecto.

- Transferencia y fusión de gerencias -
En la propuesta de ley se establece que las funciones de las gerencias de transporte urbano de las municipalidades de Lima y el Callao serán transferidas a la ATU. Además, la propuesta dispone que el Instituto Metropolitano del Transporte de Lima (Pro Transporte), encargado de administrar el Metropolitano y los buses del corredor, se fusione con la nueva autoridad.
También se plantea que la Autoridad Autónoma del Sistema de Transporte Masivo de Lima y Callao (AATE), encargada de administrar la red del metro de Lima, pase a formar parte de la ATU.

- El transporte como un servicio público -
Una de las disposiciones de la propuesta es declarar el servicio de transporte como público. Mariana Alegre, coordinadora de Lima Cómo Vamos, considera que con este planteamiento se busca asegurar que el transporte público sea considerado como una necesidad básica. “El Estado debe poner interés en mejorar un servicio atomizado e insuficiente”, señala.

Además, el proyecto plantea una política de subsidios para que se garantice el acceso al servicio, en especial en los sectores económicos más vulnerables. Según Alegre, este mecanismo también se aplica en Londres, París y Bogotá. “Lo importante es que la ATU, además del cobro del pasaje, tenga alternativas para recaudar fondos y así el servicio sea sostenible”, dice.

- Sistema unificado de servicio -
Otra de las propuestas del Ejecutivo es unificar la infraestructura, las rutas y las tarifas del servicio en un solo sistema integrado de transporte para Lima y Callao. La teniente alcaldesa de Lima, Patricia Juárez, indica que es necesario que exista también un sistema único de recaudo para que, a partir de una misma tarjeta, puedan utilizarse el Metropolitano, los corredores y el metro. “De este modo, el servicio será integral y facilitará el traslado de pasajeros en varias plataformas”, sostiene.

- Una solución incompleta -
El consultor en transporte Lino de la Barrera indica que el proyecto no toma en cuenta la administración del tránsito, es decir, los flujos vehiculares. Tampoco tiene competencia en la regulación de los autos particulares. “La ATU no podrá solucionar la congestión si no toma en cuenta a otros componentes. Se tiene que pensar en soluciones para los taxis, ciclistas y peatones", apunta De la Barrera.

LEE TAMBIÉN...