El jueves, las municipalidades de Barranco, Chorrillos y Miraflores reiteraron su pedido de cerrar las playas como medida sanitaria frente al COVID-19
El jueves, las municipalidades de Barranco, Chorrillos y Miraflores reiteraron su pedido de cerrar las playas como medida sanitaria frente al COVID-19
Redacción EC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Dentro de unas semanas, las se convertirán en el principal escenario donde se enfocará la lucha para evitar la propagación del en Lima Metropolitana. Si bien el Ejecutivo ha dispuesto que el libre acceso a estos espacios sea solo de lunes a jueves, aún no existe un consenso entre los alcaldes distritales sobre temas como el control de ingreso o protocolos de seguridad por seguir.

La temprana concurrencia a los balnearios –registrada desde setiembre– tuvo un impacto en los contagios reportados en la capital, . Este organismo detalló que 10 de los 17 distritos que registraron incrementos de casos en la semana 41 ( del 3 al 10 de octubre) fueron costeros.

MIRA: ¿Villa Mongrut retenía a pacientes recuperados del COVID-19? Esta es la respuesta de Essalud

Escenario actual

¿Cómo ha evolucionado el en esas jurisdicciones? Según información del (Minsa), durante la semana 42 (del 11 al 17 de octubre) los contagios mostraron un leve aumento solo en Barranco, Ancón y Santa Rosa.

En tanto, las infecciones bajaron en lugares que previamente presentaron subidas como Lurín, Pucusana, Punta Hermosa, San Miguel, Santa María del Mar, Villa El Salvador y Chorrillos. En estos dos últimos distritos, hubo 82 y 107 menos casos que en la semana anterior [ver gráfico].

De otro lado, la tendencia descendente continuó de forma consecutiva en Miraflores, Magdalena, Puente Piedra, Punta Negra y San Isidro. San Bartolo no registró nuevos casos.

(Fuente: Portal de Datos Abiertos del Minsa)
(Fuente: Portal de Datos Abiertos del Minsa)

Los factores

Si bien en las últimas semanas ha aumentado la afluencia a balnearios, especialistas consultados señalan que su impacto en los casos totales aún es incierto.

Para Fernando Mejía, investigador del Instituto de Medicina Tropical Alexander Von Humboldt, de la Universidad Cayetano Heredia, es importante conocer el tipo de prueba hecha en la detección de los nuevos casos y en la construcción de la curva.

“Si decimos que hay más casos en balnearios porque se empezó a hacer pruebas rápidas, significa que las personas estuvieron infectadas hace tiempo y no deben contarse. Si se hicieron pruebas moleculares a sintomáticos, implica que la infección se está dando en ese momento”, opina.

El especialista señala que la playa, en sí misma, es un ambiente seguro, pero recomienda que se debe evaluar y monitorear el comportamiento de las personas que acudan al lugar.

“La gente necesita espacios públicos al aire libre, ya hay muchos problemas de salud mental por el encierro. Apoyaría lo que ha hecho el gobierno, cierras los fines de semana donde sabes que siempre hay una gran afluencia de gente y abres los días en que son menos. Si ves que el comportamiento de las personas sobrepasa las cierras [las playas] y ya está. No hay una regla de oro en estas situaciones.”, explica Mejía.

Julio Cachay, infectólogo de la clínica Ricardo Palma, añade que el real efecto de las visitas a las playas se observará a partir de diciembre o enero. “En los últimos días, da la impresión de que la disminución de casos se está desacelerando, pero es producto de toda la actividad económica que se está realizando. Cualquier actividad humana que se genera determina la transmisión de este virus y se manifiesta con el número de casos nuevos”, explica.

Requerimientos sanitarios

¿Qué infraestructura debe tener cada balneario para garantizar las mediadas sanitarias frente al coronavirus? Ambos especialistas consideran que cada uno de estos lugares debería con suficientes duchas y lavatorios que los visitantes puedan utilizar para desinfectarse con agua y jabón antes de su ingreso a la playa. Además de las normas sanitarias, los usuarios deben respetar el distanciamiento social y evitar reuniones en grupos.

“Lo ideal antes de ingresar es que realicen un lavado de manos o que se reparta alcohol gel. Durante la estancia en la playa uno puede ir a tomar sol o a conversar en familia, a meterse al mar un rato, estar unas horas y luego salir. Pero si vas y te juntas con los amigos y o conocidos del barrio, eso no”, explica Mejía.

Según cifras recopiladas por la Dirección General de Salud del Minsa (Digesa) antes de la pandemia solo 37 de las 70 playas que conforman el litoral limeño estaban aptas para recibir bañistas. Asimismo, solo 53 contaba con servicios higiénicos instalados.

Tema de fondo

Para el Augusto Mendoza, director de la sociedad de Urbanistas del Perú, el éxito de las medidas que adopten las autoridades dependerá de la fiscalización y el manejo del flujo de los visitantes, de tal forma que se eviten las aglomeraciones en los accesos a las playas.

“Esto se va a dar sobre todo en las playas de Barranco o Chorrillos, que son las que mas cantidad de gente aglomeran, mientras que en las de Miraflores y San Isidro usualmente el acceso es más difícil porque o bajas las escaleras o bajas en auto. Además en estos dos primeros distritos hay más área de playa”, explica.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
Vacunas contra el COVID-19 no será obligatorias, aclara el Minsa

TE PUEDE INTERESAR