Gino Alva Olivera

Ellos no intentan regresar a ningún lugar, porque ese lugar simplemente no existe. Las calles del Cercado de Lima son el hogar de 320 peruanos sin techo, según la Municipalidad de Lima. Y ahora más que nunca, en tiempos del , estos ciudadanos –muchos de ellos adultos mayores– son una población vulnerable.

Si bien la plaza de Acho , un albergue para 122 personas sin casa de la capital, muchas de ellas han preferido mantenerse en las calles. Las razones: la natural desconfianza generada por el abandono, el temor al encierro, la negativa a desprenderse de sus adicciones o la imposibilidad de trabajar, por ejemplo.

El año pasado, el municipio creó el programa Volver a Casa para que quienes viven en las calles retornen con sus familias o se trasladen a un albergue. A la fecha se han tratado con éxito 31 casos.

El Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) tenía planificado empezar –en el primer semestre de este año– un programa enfocado en las personas sin techo, pero la emergencia los ha llevado a acelerar el proceso, explicó Joshua Calderón, director general de Personas Adultas Mayores de esa cartera.

En lo que va del estado de emergencia, el ministerio ha llevado a 25 adultos mayores sin techo a un albergue en Villa María del Triunfo, mientras que otros seis volvieron con sus familias.

“De acuerdo a la demanda se podrán abrir más centros de refugio para el aislamiento social. Pero es un proceso, porque a estas personas debemos visitarlas varias veces, ganar su confianza y ver si aceptan nuestra ayuda”, indicó Calderón.

En lo que va del estado de emergencia, el ministerio ha llevado a 25 adultos mayores sin techo a un albergue en Villa María del Triunfo, mientras que otros seis volvieron con sus familias. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)
En lo que va del estado de emergencia, el ministerio ha llevado a 25 adultos mayores sin techo a un albergue en Villa María del Triunfo, mientras que otros seis volvieron con sus familias. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)

–Sector complejo–

En Lima Metropolitana no existe un registro oficial de personas sin techo. Sin embargo, el coordinador general de la Casa de Todos, Miguel Ríos, proyecta que serían más de 3.000.

El constante movimiento de los peruanos que no tienen casa hace difícil empadronarlos –algunos ni siquiera figuran en el Reniec– o conocer su ubicación exacta, pero la Subgerencia de Bienestar y Promoción Social del municipio halló ocho puntos del Cercado donde se concentran.

“Para ubicarlos hicimos primero una inspección ocular. También hay un grupo que está por costumbre en algunos lugares”, indicó Amílcar Vargas, subgerente de Programas Alimentarios de la Municipalidad de Lima.

Uno de esos lugares es el cruce de la avenida Emancipación y el jirón Chancay. Allí está el comedor de las Hermanas Nazarenas, donde habitualmente ellas reparten almuerzos para personas vulnerables, muchas de estas sin techo.

–Ayuda sobre dos ruedas–

Por las mañanas, se forma una fila que cubre casi toda la cuadra 5 de la Av. Emancipación. Tiras de cinta adhesiva blanca invitan a las personas formadas –todas con mascarilla– a respetar el metro de distancia, una norma social indispensable tras la explosión del coronavirus.

Amílcar Vargas, médico de profesión, llega por el jirón Chancay empujando una carreta de dos ruedas. Sobre ella lleva tres cajas de cartón con el desayuno del día: leche chocolatada y king kong. Un miembro de su equipo carga un termo con café caliente.

“El beneficiario es la persona que vive en la calle. Con la experiencia identificas a alguien que ha dormido en la calle, además de que ya son personas conocidas. El problema es que cuando [las personas] saben que hay reparto de alimentos se corre la voz y llegan más, incluso gente que tiene casa. Y esa gente es la que se queja”, comentó el subgerente municipal.

Esta iniciativa, que se sostiene en donaciones que recibe la Fundación Lima, funciona desde hace más de 15 días y atiende a entre 60 y 80 personas sin techo del Cercado.

El cruce del jirón Chancay y la avenida Emancipación es uno de los puntos donde Amílcar Vargas reparte desayunos. (Foto: Luis Jacobo)
El cruce del jirón Chancay y la avenida Emancipación es uno de los puntos donde Amílcar Vargas reparte desayunos. (Foto: Luis Jacobo)

Emergencia global

“La vivienda se ha convertido en una primera línea de defensa contra el coronavirus. Rara vez como ahora, la vivienda representa una situación de vida o muerte”, explica Leilani Farha, relatora especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada.

Se calcula que en el mundo hay 1.800 millones de personas que viven en la indigencia o en casas sin acceso a servicios fundamentales para una crisis sanitaria, tales como agua y desagüe.

Este asunto preocupa a muchos países debido a que las personas que viven en la calle son especialmente vulnerables en la emergencia que el mundo enfrenta hoy.

En el Perú, el lema “Quédate en casa” es un símbolo de la lucha contra el COVID–19, pero muchos peruanos no tienen un techo en el que refugiarse. Por eso, entidades públicas y empresas privadas han desarrollado distintas iniciativas para ayudar a la gente sin hogar.

Si quieres donar alimentos para esta iniciativa, puedes escribir a donaciones@fundacionlima.org.pe

En Lima no hay un registro oficial de personas sin techo, pero se calcula que son más de 3.000. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)
En Lima no hay un registro oficial de personas sin techo, pero se calcula que son más de 3.000. (Foto: Anthony Niño de Guzmán)

¿Cómo se contagia el coronavirus?

El COVID-19 se contagia por el contacto de una persona sana con otra que esté infectada. Esta enfermedad se propaga de persona a persona mediante las gotículas procedentes de la nariz o boca cuando el que se encuentra enfermo tose o exhala.

En muchos casos, estas gotículas caen sobre objetos o superficies, que después tocan otros individuos y se llevan a la nariz, ojos o boca cuando pasan sus manos por la cara.

¿Cómo evitar la propagación del coronavirus?

Para reducir la probabilidad de contagio existen varias maneras. Las principales son:

· Lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos y usar alcohol o gel desinfectante.

· Mantenerse a una distancia mínima de 1 metro de cualquier persona.

· Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, debido a que las manos al palpar muchos objetos y superficies pueden recoger el virus.

· Mantener una buena higiene respiratoria: si tose o estornuda deberá cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel, que deberá desecharse de inmediato.

· Permanecer en casa si no se encuentra bien. En caso tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y siga las instrucciones que le de personal de salud.

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en Perú: ciudadanos se reúnen en la Victoria a la espera de ser trasladados a su lugar