(Ilustración: El Comercio)
(Ilustración: El Comercio)
Ariana Lira Delcore

La transformación a un sistema educativo virtual no era algo para lo que los colegios –ni los alumnos- estaban preparados. Suspender la asistencia presencial, sin embargo, era inevitable en un contexto en el que toda aglomeración de personas supone un riesgo de contagio del .

El paso a las clases virtuales ha implicado, en la mayoría de los casos, una reducción en el número de horas dictadas a los alumnos. Esto, sumado a las complicaciones económicas generadas por el aislamiento social obligatorio, ha llevado a que algunos colegios privados –muchos a pedido de los padres de familia- otorguen descuentos en las pensiones escolares.

En colegios de los cuales este Diario obtuvo información, las reducciones en las pensiones varían entre 12% y 30%, y hasta 50% para casos particulares (ver infografía). La mayoría de ellos ha decidido, también, suspender temporalmente las moras por retrasos en los pagos. Algunos han ofrecido la posibilidad de reprogramación de deudas.

Insatisfechos

Pero las medidas adoptadas por los colegios no han contentado en todos los casos a los padres de familia que, en más de un caso, se vienen organizando para exigir mayores descuentos, así como una mayor transparencia en la estructura de costos de los centros educativos.

A modo de protesta, alumnos y padres de los colegios Pamer, Saco Oliveros e Innova Schools anunciaron que ayer, viernes, no ingresarían a las plataformas virtuales. Al cierre de esta nota, sin embargo, los alumnos de Innova Schools se habían conectado a la plataforma educativa de manera regular.

Colegio Pamer, sede Surco (Foto: Francisco Neyra)
Colegio Pamer, sede Surco (Foto: Francisco Neyra)

Por otro lado, el Colegio Roosevelt, mediante una carta firmada por más de 120 familias, se ha exigido un reajuste de precios. Otra carta, suscrita por el mismo número de personas, manifestó su apoyo a la administración del colegio.

Agnieszka Céspedes, presidenta de la Asociación Nacional de Padres de Colegios Privados, ha pedido la intervención del (Minedu) en la reducción de las pensiones. “Nosotros pedimos un descuento de, por lo menos, 50%, porque lo que nosotros contratamos es un modelo de servicio de educación presencial”, señala.

Céspedes explica que un importante número de padres de familia no está satisfecho con el nivel educativo que se logra a través de las clases virtuales. “Hay que tener en cuenta que el sistema educativo no está preparado para ofrecer un servicio a distancia bajo estándares internacionales. Lo que hemos venido recibiendo es un apoyo virtual. Eso es un apoyo, no es una educación a distancia”, indica.

En una carta dirigida al colegio Pamer Gramadal, un grupo de padres de familia solicitó la justificación jurídica y económica de las pensiones en el contexto de las clases virtuales.

Nosotros como padres de familia buscamos contratar sus servicios debido a su propuesta socio-constructivista, la cual involucra a nuestros hijos como centro del aprendizaje, socializando y compartiendo con sus pares para buscar solución a diversos problemas o proyectos, donde el maestro articula como facilitador presencial, y no a través de una pantalla (...) ¿Dónde quedo el aprendizaje situado, diferenciado, el andamiaje y el aprendizaje cooperativo? En las clases virtuales no lo encontramos", se lee en el documento.

Los retos de los colegios

Es poco lo que se sabe sobre las dificultades que, puertas adentro, enfrentan los colegios en este nuevo contexto. A pesar de la reducción de horas dictadas, muchos gastos no han desaparecido, según explican desde Adecopa, una asociación que agrupa a 30 colegios privados.

“El mayor problema es poder sostener los gastos de personal en todo el año. Este gasto representa entre el 60% y 70% de los ingresos de los colegios", indica la asociación. “Las demandas de ciertos grupos de padres de otorgar 50% en las pensiones escolares haría inviable poder mantener la educación remota, porque no podrían solventarse los gastos de personal ni los gastos propios de soporte informático que requiere la educación remota”.

Jorge Yzusqui, gerente general de Innova Schools, precisa que, en el caso de estos colegios, el 80% de sus ingresos corresponden a gastos fijos, como el pago de planilla, alquileres y tributos. “Ninguno de estos costos se puede postergar o modificar, salvo que se despida a los maestros, lo cual no es una opción, pues ellos son la garantía de que los estudiantes alcancen las competencias que se debe desarrollar en ellos”, asegura.

Innova School, sede Surco (Foto: Francisco Neyra)
Innova School, sede Surco (Foto: Francisco Neyra)

En la misma línea, fuentes del Colegio Roosevelt señalaron que el 80% del presupuesto operativo del colegio corresponde al pago de planilla y que los gastos ahorrados están siendo destinados a brindar apoyo económico a las familias que lo necesitan.

Otro problema que enfrentan los colegios es la tecnología. Por un lado, no todos los profesores y alumnos cuentan con los recursos para formar parte de las clases virtuales. En el caso del caso de Innova Schools, por ejemplo, se ha tenido que prestar laptops a aquellas familias que no cuentan con computadoras.

El salto a lo digital, además, ha requerido en muchos casos un trabajo más demandante por parte del personal escolar. “Nosotros, los directivos, administrativos y profesores, para poder llegar a las clases virtuales, hemos trabajado de 16 a 18 horas al día, más de lo que trabajábamos presencialmente. Y es algo que se está valorando poco”, asegura Edgardo Palomino, presidente de la Asociación de Colegios Privados de Lima.

Colegio Franklin Delano Roosevelt, ubicado en La Molina (Foto: Francisco Neyra)
Colegio Franklin Delano Roosevelt, ubicado en La Molina (Foto: Francisco Neyra)

“El primer gran mito es que ahora se cambió el escenario y que solo hay que dictar desde casa. El profesor se ha tenido que reinventar totalmente para poder enseñar a través de una modalidad en la cual no tiene experiencia”, agrega Natasha Malachowski, directora del colegio Altair. A todo ello, se suma la falta de material didáctico para enseñar desde casa.

La respuesta del Estado

En este contexto, el ministro de Educación, , anunció que su sector está elaborando un decreto legislativo que sancione a los colegios particulares que no transparenten sus costos a los padres de familia. Benavides, además, señaló que las escuelas públicas podrán recibir a los alumnos que requieran trasladarse desde colegios privados. Hasta el momento, el sector ha recibido 600 pedidos de traslados de colegios particulares a públicos.

Desde el podría haber una respuesta similar. El último jueves, la bancada de Podemos Perú presentó el proyecto de ley 5052/2020, que exige a los colegios particulares transparentar la estructura de costos, así como permitir el traslado de los alumnos a otro centro educativo sin perder la vacante.

Por otro lado, el titular del Minedu informó que el año escolar 2020 se extenderá hasta el 22 de diciembre, con la posibilidad de ampliarse aún más.

"Si es que identificamos que hay grupos de la ciudadanía que necesitan más periodo de educación, porque hay un esfuerzo de nivelación que se debe hacer o, por ejemplo, nos damos cuenta que los estudiantes de quinto de secundaria necesitan refuerzo para poder iniciar su etapa post secundaria. Estamos dejando esa posibilidad abierta para que, en caso se necesite, se amplíe el año escolar”, declaró a ‘RPP Noticias’.

¿Cómo se contagia el coronavirus?

La COVID-19 se contagia por el contacto de una persona sana con otra que esté infectada. Esta enfermedad se propaga de persona a persona mediante las gotículas procedentes de la nariz o boca cuando el que se encuentra enfermo tose o exhala.

En muchos casos, estas gotículas caen sobre objetos o superficies, que después tocan otros individuos y se llevan a la nariz, ojos o boca cuando pasan sus manos por la cara.

¿Cómo prevenir la propagación del coronavirus?

Para reducir la probabilidad de contagio existen varias maneras. Las principales son:

· Lavarse las manos con agua y jabón por 20 segundos y usar alcohol o gel desinfectante.

· Mantenerse a una distancia mínima de 1 metro de cualquier persona.

· Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, debido a que las manos al palpar muchos objetos y superficies pueden recoger el virus.

· Mantener una buena higiene respiratoria: si tose o estornuda deberá cubrirse la boca y la nariz con el codo doblado o con un pañuelo de papel, que deberá desecharse de inmediato.

· Permanecer en casa si no se encuentra bien. En caso tenga fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención médica y siga las instrucciones que le de personal de salud.

VIDEO RECOMENDADO

La ONU lanza gran iniciativa para hallar vacuna contra nuevo coronavirus