Decenas de buses pertenecientes al consorcio TGA recorrieron en caravana las avenidas Tacna, Garcilaso de la Vega y Arequipa en protesta por la decisión de la Municipalidad de Lima de anular los contratos de las empresas que no suscribieron las adendas antes el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para operar en los corredores complementarios.

En el interior de los buses iban los trabajadores del consorcio. Ellos lanzaban arengas en contra de la Municipalidad de Lima. Además, las unidades llevaban pintas criticando la decisión de la comuna limeña. Se desconoce cuántos trabajadores del consorcio TGA se han quedado sin trabajo. 



Sin embargo, el otro operador que quedó fuera, EcoExpress Javier Prado, informó que 400 choferes se habían quedado sin trabajo tras la anulación de contratos por parte de la Municipalidad de Lima.

La semana pasada, el MEF emitió opinión favorable a las adendas de 18 de los 24 contratos de los corredores complementarios. Los seis restantes pertenecían a las empresas TGA, EcoExpress Javier Prado –antes Javier Prado Express- y Lima Perú S.A., este último del corredor San Juan de Lurigancho – Brasil y cuya fase de prueba iba a iniciar en mayo.

Para suplir la falta de buses, la Municipalidad de Lima informó que las rutas a cargo de los consorcios anulados serían cubiertas por otro operador hasta que se convoque a una nueva licitación. El sábado y hoy ocurrió de esa manera aunque se generaron largas colas y cierta confusión por parte de los pasajeros.