Redacción EC

LUIS GARCÍA BENDEZÚ /

es un lugar al que le sobran atractivos. Además del malecón, los museos y los centros comerciales, tiene bajas tasas de robos y homicidios en comparación con otros distritos limeños, según el Ministerio Público. Sin embargo, para varios vecinos, Miraflores sería un mejor lugar para vivir si tuviera un tráfico vehicular menos caótico y más parqueos.

Es jueves, son las siete de la noche y el tránsito vehicular en el puente Villena es insoportable. La mayoría de miraflorinos que conversaron esta semana con El Comercio coincidió en que este es uno de los puntos más congestionados del distrito. Para la Policía de Tránsito, los cruces de las avenidas Villarán con Tomás Marsano y Angamos con Paseo de la República también son sectores complicados.

El proyecto más importante de la Municipalidad de Miraflores para reducir la congestión es construir un puente mellizo del Villena, que conectará las calles  Juan Fanning con Francisco Bolognesi. De acuerdo con los planes de la comuna, la buena pro de esta obra se otorgará en octubre y la estructura terminará de edificarse en agosto del 2015.

“El puente mellizo es la única solución [para agilizar el tránsito entre San Isidro y Miraflores]. Solo esperamos que la construcción no demore más de lo necesario”, dijo Patricia Olguín, presidenta de la junta vecinal del sector 2B de Miraflores, ubicada entre las avenidas Angamos Oeste y General Córdova. Este pedido fue frecuente entre los vecinos entrevistados.

La gran cantidad de vehículos que circulan por Miraflores no es la única causa de los embotellamientos. También cuentan los carros que se parquean en las calles. Según el Plan Integral de Ordenamiento Vial, elaborado por el municipio distrital en el 2011, en Miraflores faltan 10 mil estacionamientos.

El miércoles pasado, a las 4 de la tarde, el malecón Cisneros, cerca del parque Raimondi, estaba lleno de autos estacionados. Los esposos Jorge Arana y Lili Hernando aseguran que la situación es peor los fines de semana, cuando los restaurantes cercanos reciben más clientela. “Los domingos es muy difícil transitar entre las cuadras 7 y 8 de La Mar”, dijo Hernando.

Para mitigar la falta de parqueos, la comuna de Miraflores construye desde el año pasado un estacionamiento subterráneo de tres niveles en las calles Virgen Milagrosa y Lima, cerca del parque Kennedy. Esta obra tendrá capacidad para 573 vehículos, pero el proyecto ha sufrido retrasos debido a que se descubrió un antiguo canal.

El estacionamiento subterráneo del parque Kennedy es uno de los proyecto más esperados.

La empresa que construye el estacionamiento realizó más de 100 excavaciones para demostrar al Ministerio de Cultura que en el sector no hay restos arqueológicos de importancia. No obstante, la obra fue muy criticada por algunos vecinos preocupados por el patrimonio.

En cambio, para otros, este proyecto es saludable y debe culminar pronto. “Todos los ayuntamientos importantes de otros países tienen estacionamientos subterráneos”, señaló Percy Weiss, presidente de la junta vecinal del sector 3C de Miraflores.

PRECIADA IDENTIDAD
Otra preocupación es el desarrollo inmobiliario. Vecinos como Félix Hurtado, de 65 años, consideran que la construcción incesante de edificios multifamiliares puede saturar el distrito. “Las redes de agua potable son las mismas, pero la ciudad crece. Debería hacerse algo al respecto”, dijo Hurtado.

La arquitecta Silvia de los Ríos sostuvo que es vital que el municipio organice las construcciones para preservar la identidad urbana de Miraflores.

Estas son algunas de las inquietudes de los miraflorinos que los candidatos a la alcaldía deberían tomar en cuenta. Según el Jurado Nacional de Elecciones, 128 mil ciudadanos elegirán a las nuevas autoridades de este distrito el 5 de octubre.