Redacción EC

ELIZABETH SALAZAR 

El gerente de la constructora BBCON, Gianfranco Brazzini Mey, investigado en la Fiscalía por inscribir en Registros Públicos documentos falsos para hacer pasar proyectos inmobiliarios como hechos en 1999, con el fin de burlar los controles de calidad de obra, negó haber cometido algún delito.

Él y el apoderado de su empresa, Hugo Bertorini, dicen que se enteraron del ilícito cuando ya estaba todo inscrito, pero culpan de todo al tramitador que contactaron para hacer las gestiones ante la Superintedencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp). 

Se trata de Jorge Valle Miranda (54) quien, según su ficha Reniec, murió en marzo del 2013, dos meses después de que su trámite para 'legalizar' el edificio Los Naranjos, en San Isidro, tuvo éxito. Su viuda y sus cuñadas, que viven en Cañete, están inubicables.

TRAMITADOR FANTASMA

“El mismo tramitador que nos hizo las gestiones en Sunarp para inscribir el edificio de San Isidro, es el que ayudó con el otro caso en Surco porque fueron proyectos simultáneos [...]. Nosotros no sabíamos que él había falseado documentos para registrarlos. Nos han sorprendido. Nos enteramos en enero del 2013 de ambos casos”, señaló Brazzini.

Sin embargo, los trámites del edificio Aricota se ingresaron a Sunarp en octubre del 2013, cinco meses después de que Valle murió. Además, estas gestiones empezaron cuando el edificio de San Isidro ya había saneado su documentación ante Registros Públicos.

Pero ya se regularizó todo, todo está inscrito, se excusó Bertorini durante la entrevista.

-Pero con documentos falsos.

-¿Y qué puedo hacer?¿Cuál sería la solución? A mí no se me ocurre –añadió Brazzini.

Ha pasado más de un año desde que Brazzini se enteró de que su edificio se inscribió con papeles falsos. Y si bien dice que en el caso de San Isidro él mismo se acercó a la municipalidad a explicar que fue sorprendido, aún no ha informado al municipio de Surco que le ocurrió lo mismo en el proyecto que desarrolló en su distrito. Los propietarios del edificio Aricota, en Tambo de Monterrico, tampoco lo saben.

La Municipalidad de Surco ha guardado silencio sobre el tema. En cambio, la alcaldesa de San Isidro, Magdalena de Monzarz, y sus principales gerentes confirmaron la ilegalidad del edificio, pero no han iniciado acciones en la vía civil para anular la documentación que le falsificaron. 

“La Sunarp podría declarar la nulidad administrativa de la inscripción, ya que conoce de la falsedad. No sabemos por qué no lo ha hecho”, agregó Jessica Villegas, gerenta de Administración Tributaria.

La 42 Fiscalía Provincial Penal de Lima ha formalizado denuncia contra Brazzini y ha enviado el caso al Poder Judicial, pero solo por el caso de San Isidro.