Nelly Evans abrió la cuenta Nº 972362 el 20 de agosto de 1990 en el Banco Privée Edmond de Rothschild. (Ilustración: Raúl Rodríguez)
Nelly Evans abrió la cuenta Nº 972362 el 20 de agosto de 1990 en el Banco Privée Edmond de Rothschild. (Ilustración: Raúl Rodríguez)
Rodrigo Cruz

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Uno de los secretos mejor guardados sobre las finanzas de ha empezado a desentrañarse casi tres décadas después de la caída de este grupo terrorista. Se trata de la cuenta en un banco en Suiza que abrió la senderista Nelly Evans Risco, la ‘Monja’, a inicios de los noventa. De esa época solo se sabía de su existencia. Pero hoy, por ejemplo, sabemos que esos recursos llegan casi al millón de dólares, que nació de una transferencia de un banco en EE.UU., que Evans colocó como apoderada a (la esposa de Abimael Guzmán y número dos de la agrupación terrorista) y más detalles inéditos que a continuación contamos en esta nota.

PARA SUSCRIPTORES: “Estoy cargando una cruz”. Una crónica de la muerte política de Alan García, por Rafaella León

Este Diario accedió a información del Banco Privée Edmond de Rothschild, con sede en Ginebra, que acredita que Evans, hoy de 77 años, abrió el 20 de agosto de 1990 la cuenta Nº 972362. Para hacerlo, señaló como dirección el jirón Los Carrizos 31, en La Capullana, Surco, la misma que, en expedientes, aparece vinculada a Iparraguirre. Once días después, la cuenta recibió un primer depósito de US$460 mil. Y el 1 de noviembre de 1990, de acuerdo con la documentación, la ‘Monja’ otorgó poder absoluto a la esposa de Guzmán para que pueda disponer con total libertad de ese dinero, incluso después de la muerte de la poderante. Es decir, de Evans.

MIRA: Abimael Guzmán: el día de su caída final

El 11 de marzo de 1993, seis meses después de que la cúpula de Sendero Luminoso fuese capturada, Evans, quien ya se encontraba en prisión, recibió una segunda transferencia de US$29,322.82. Restando las acreencias y sumando los intereses, los fondos, al 2017, suman un total de US$906.457,79 (hoy se estima que superan el millón de dólares). En los siguientes años, la cuenta de la senderista no recibió más depósitos ni registra movimientos.

En marzo del 2006, Evans sale de la prisión luego de cumplir su condena de 15 años de cárcel por integrar una organización terrorista.
En marzo del 2006, Evans sale de la prisión luego de cumplir su condena de 15 años de cárcel por integrar una organización terrorista.

— La alerta suiza —

La primera información oficial que tuvo el Perú sobre este dinero fue en el 2017, cuando Suiza, por intermedio de su unidad de inteligencia financiera, alertó sobre la existencia de estos fondos a nombre de Evans. Estos habían sido bloqueados luego de que se conociera el arresto de la senderista en 1991. La fiscalía peruana, entonces, solicitó una asistencia judicial para que le amplíen los datos. El 9 de agosto del 2018, Suiza confirma que la cuenta no fue cerrada, que hace casi tres décadas no registra cambios y entrega un inquietante dato adicional: como apoderada figuraba Elena Iparraguirre.

La información desde Suiza decía también que la cuenta nació a raíz de una transferencia proveniente del First Interstate Bank International de Miami (EE.UU.). La fiscalía peruana entonces se propuso plantear una demanda de extinción de dominio, el camino más seguro para repatriar esos fondos y que pasen a nombre del Estado Peruano.

El Comercio ha seguido de cerca este proceso desde hace casi un año. A inicios del 2020, el fiscal Carlos Salas Bustinza iba a presentar formalmente el requerimiento. Sin embargo, este se vio pospuesto por la llegada de la pandemia. Finalmente, el fiscal presentó la demanda el 23 de julio del 2020 ante el juez Henry Chumpitaz.

Este caso significa la reivindicación del Estado Peruano en la lucha contra la delincuencia organizada y organizaciones terroristas”, dijo el fiscal a El Comercio.

El representante del Ministerio Público explicó que cuando Evans fue arrestada a inicios de los noventa, alegó tener una condición económica muy precaria. “Entonces, resulta inexplicable cómo podía tener esos fondos en Suiza”, afirmó.

Para el fiscal, no cabe duda de que los verdaderos propietarios eran los miembros de la cúpula de Sendero Luminoso. Prueba de ello era el poder dado a Iparraguirre. Además, estaba el hecho de que Evans, desde que salió de prisión, no hizo gestión alguna para recuperar los fondos a su nombre en Ginebra.

Elena Yparraguirre era la apoderada de la cuenta en Suiza y tenía amplio poder en ella incluso después de la muerte de Nelly Evans.
Elena Yparraguirre era la apoderada de la cuenta en Suiza y tenía amplio poder en ella incluso después de la muerte de Nelly Evans.

—El primer dato —

Esta historia comienza el 31 de enero de 1991. Ese día Evans, entonces de 47 años, fue arrestada por agentes del GEIN en la casa número 265 de la calle Buenavista, en Chacarilla del Estanque (Surco). No era un domicilio cualquiera: los efectivos dieron con esa dirección pues creían que allí estaban escondidos los cabecillas de Sendero. Efectivamente, allí estuvieron, pero días antes de la operación cambiaron de domicilio. No obstante, aquel golpe significó el primer gran paso para dar con la captura de Guzmán.

PARA SUSCRIPTORES: ¿Qué es el Movadef y qué relación tiene con Sendero Luminoso?

Siguiendo la pista de Evans, los agentes llegaron, ese mismo 31 de enero, a una casa en la urbanización Balconcillo, en La Victoria. Días previos, la exreligiosa había sido vista llevando cajas a ese lugar. Cuando los policías allanaron el inmueble, encontraron, entre otras cosas, el video de Guzmán , el material fílmico que permitió al GEIN y al país entero conocer los rostros de los terroristas. El rol de “la Monja” entonces era el de la guardiana.

Evans integró el aparato económico y logístico de Sendero Luminoso, de acuerdo a los expedientes judiciales. Uno de sus principales trabajos fue el de el de alquilar las viviendas para esconder a los cabecillas de Sendero. Para evitar suspicacias, presentaba su pasaporte británico a la hora de firmar contrato con los propietarios. Fue Evans quien reclutó a su sobrina, la bailarina , conocida por haber escondido a Guzmán cuando fue detenido.

Cuando Evans fue arrestada, le encontraron chequeras, manuscritos y propaganda de orden subversivo, pero lo que más le llamó la atención a los agentes fue ver su nombre en unos registros de una cuenta en Suiza. Tal vez esa era la llave del financiamiento extranjero, alertaron entonces los efectivos, quienes creían que las finanzas del grupo terrorista provenían principalmente de fuentes como la ‘Academia César Vallejo’. Sin embargo, el dato de la cuenta durmió en los expedientes mientras Evans era condenada ese mismo año a cadena perpetua por los llamados “jueces sin rostro”.

En el 2003, la condena de Evans se anuló junto a la de otros diez senderistas por orden del Tribunal Constitucional (TC) al considerar que su anterior juzgamiento no fue regular. En marzo del 2006, el fuero civil la condenó a 15 años de prisión como integrante de la organización terrorista. No se le atribuyó ser quien estuviera a cargo de las finanzas. Por entonces, la información que se tenía de la cuenta en Suiza era muy limitada. Como la ex religiosa ya había estado varios años en prisión, al poco tiempo salió en libertad.

Nota del diario El Comercio de febrero de 1991 donde se da cuenta de cuentas suizas vinculadas a Nelly Evans luego de que fuera arrestada por los miembros del GEIN.
Nota del diario El Comercio de febrero de 1991 donde se da cuenta de cuentas suizas vinculadas a Nelly Evans luego de que fuera arrestada por los miembros del GEIN.

—La sentencia —

El 26 de octubre, el juez Chumpitaz convocó a audiencia para abordar el caso. La exreligiosa decidió no participar en el proceso. El magistrado la declaró en rebeldía y, por tanto, le nombró un defensor público. La siguiente audiencia se hizo el 18 de noviembre. Entre los medios probatorios del fiscal estuvo un peritaje hecho por un especialista del Ministerio Público el 20 de noviembre del 2019.

El informe confirmó la información dada por Suiza en el 2018 y añadió que no se ha podido determinar la identidad de los que realizaron las transferencias por ser información interna del banco y considerando los años que han pasado desde su apertura (20 de agosto de 1990).

El pasado 9 de diciembre, el juez Chumpitaz emitió sentencia. Entre otras cosas, consideró que no se aportó prueba alguna sobre el origen lícito de los fondos. Al contrario, se tiene indicios de que estos fondos eran para financiar actos terroristas. Así, declaró fundada la demanda de la fiscalía. Una vez consentida la decisión, será enviada a Suiza para que allá se inicie el proceso de repatriación del dinero.

Durante la elaboración de esta nota, este Diario buscó a Evans en su domicilio en Magdalena. Sin embargo, nadie dio respuesta de su paradero en el edificio donde supuestamente vive.

VIDEO RELACIONADO:

Sendero Luminoso: Mininter anuncia captura de 70 integrantes 02/12/2020
Sendero Luminoso: Mininter anuncia captura de 70 integrantes 02/12/2020

TE PUEDE INTERESAR...