Redacción EC

Después de ocho días seguidos de movilizaciones que incluso llegaron a enfrentamientos violentos con la policía en el , los mineros ilegales que acampaban de forma se retiraron del lugar.

Los manifestantes desarmaron las carpas improvisadas con las que se cubrían de la intemperie desde el jueves de la semana pasada.

Los agentes de la policía llegaron al lugar para retirar los últimos restos que dejó tras de sí el campamento de mineros ilegales. Ellos se llevaron los palos con los cuales fueron agredidos días anteriores e incluso algunos pirotécnicos.

SEGUIRÁN INTERDICCIONES

El alto comisionado en Asuntos de Formalización e Interdicción de la Minería y Remediación Ambiental, Daniel Urresti, llegó a la plaza Dos de Mayo con los policías e informó que, con esta acción, se reestableció el orden en todo el país.

. Los mineros de Juliaca se retiraron a sus trabajos normales. Ahora no hay ninguna carretera tomada a nivel nacional, pero nosotros tenemos la obligación de buscar la manera de formalizar a los 70 mil mineros informales”, dijo.

Urresti diferenció a estos últimos de los mineros ilegales. “Hay una minería que está destrozando, ellos son los que han pagado toda esta movilización y lo único que han conseguido es distraer mi trabajo una semana. A partir de mañana retomamos la lucha contra la ilegalidad”, dijo.