Renzo Giner Vásquez

Las obras que viene ejecutando la Municipalidad de desde fines de julio en una decena de calles del distrito han provocado daños contra árboles y tuberías de la zona, de acuerdo a denuncias ciudadanas recibidas por El Comercio.

MIRA: Miraflores: controlan fuga de gas en edificio de la Av. 28 de julio | FOTOS

Según los mensajes que llegaron hasta la redacción de este Diario, los trabajos en las calles Bolívar, San Martín, Manco Cápac, José Gonzales, Juan Faning, Diego Ferré, Comandante O’Donovan, Comandante Aljovin, Buenos Aires y Las Dalias (que conforman las subzonas 9A y 9B, según la distribución municipal) han provocado diferentes daños desde su inicio el 20 de julio.

El área resaltada comprende a las subzonas 9A y 9B, donde se realizan las obras viales.
El área resaltada comprende a las subzonas 9A y 9B, donde se realizan las obras viales.

Como parte de un recorrido por la zona, El Comercio pudo corroborar que un árbol había sido derribado y otro se encontraba seriamente dañado, provocando que esté al borde de caer, además de los daños en tuberías de agua de las calles Manco Cápac y José Gonzales.

Han roto dos cañerías, un desagüe, derribado un árbol y dañado otro. Yo llevo 26 años viviendo aquí (en la cuadra 4 de la calle Manco Cápac) y cuando llegué ese árbol ya estaba ahí”, indica Rina Bittar, vecina de la zona, quien además asegura que han tenido que contratar a un exterminador por un creciente problemas con ratas que inició tras la ruptura de una alcantarilla cercana.

Jorge Osterling, otro vecino del lugar, asegura que la pista estaba en muy mal estado pero se muestra disconforme con la ejecución de las reparaciones. “Está bien que reparen la pista, pero no así, han roto todo. Hace unos días se dañaron los cables de luz y estuvimos 3 o 4 días sin alumbrado público”, asegura.

Otros vecinos añadieron que los daños sobre las tuberías causaron que el servicio de agua se viera interrumpido por horas durante los últimos 3 días.

Durante los últimos días el servicio de agua se ha visto interrumpido en la calle Manco Cápac, debido a la ruptura de tuberías durante las obras realizadas por la municipalidad. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)
Durante los últimos días el servicio de agua se ha visto interrumpido en la calle Manco Cápac, debido a la ruptura de tuberías durante las obras realizadas por la municipalidad. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)

La caída del primer árbol fue captada en fotografías por un residente de la zona. Otro vecino que prefirió no brindar su nombre asegura que tras ello la empresa encargada de la obra procedió a cortarlo rápidamente “y desaparecerlo”.

Los vecinos también reclamaron no haber sido notificados a tiempo sobre el inicio de las obras. “Llegaron el 29 de julio y pidieron a todos que saquen sus carros de las calles porque ya iban a comenzar a romper. De un día a otro ya estaba rompiendo las pistas. No entiendo por qué tienen que levantar todas al mismo tiempo”, reclamaba otra residente del área.

La caída del primer árbol fue captado en fotografías por un residente de la zona. Otro vecino que prefirió no brindar su nombre asegura que tras ello la empresa encargada de la obra procedió a cortarlo rápidamente “y desaparecerlo”. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)
La caída del primer árbol fue captado en fotografías por un residente de la zona. Otro vecino que prefirió no brindar su nombre asegura que tras ello la empresa encargada de la obra procedió a cortarlo rápidamente “y desaparecerlo”. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)
La caída del primer árbol fue captado en fotografías por un residente de la zona. Otro vecino que prefirió no brindar su nombre asegura que tras ello la empresa encargada de la obra procedió a cortarlo rápidamente “y desaparecerlo”. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)
La caída del primer árbol fue captado en fotografías por un residente de la zona. Otro vecino que prefirió no brindar su nombre asegura que tras ello la empresa encargada de la obra procedió a cortarlo rápidamente “y desaparecerlo”. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)

EL MUNICIPIO RESPONDE SOBRE LOS DAÑOS

Ante la serie de quejas, El Comercio se comunicó con el arquitecto Antonio Monsalve, de la Subgerencia de Obras Públicas de Miraflores, oficina a cargo de la obra. “Este proyecto es parte de un presupuesto participativo de hace 5 años más o menos. Son propuestas de sus juntas vecinales que eligen las obras”, asegura.

Monsalve detalló que los trabajos forman parte de la segunda etapa de dicha obra y el costo de esta es de S/1′866.177,63, cifra similar a la que figura en la página web del municipio (S/1′866.165). Cabe resaltar que al consultar en el Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones , del Ministerio de Economía y Finanzas, es de S/ 2′073.516,25; lo que da un total de S/ 4′645.608,99 invertidos para toda la obra.

Información sobre la obra en el Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones Invierte.pe, del Ministerio de Economía y Finanzas.
Información sobre la obra en el Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones Invierte.pe, del Ministerio de Economía y Finanzas.

Al respecto, el arquitecto refiere que la diferencia se podría deber a que “probablemente en alguna versión era el monto referencial y esta fue la propuesta ganadora”.

Sobre los daños causados durante los trabajos, Monsalve reconoce que “lo deseable es que no pasaran pero trabajando en una ciudad son cosas posibles”.

En el caso de los árboles, tengo entendido que esos árboles tenían raíces muy superficiales. Como parte de la obra, que incluye el mejoramiento de veredas, algunas se han levantado por efecto de las raíces. Eso ha pasado. Se ha impartido instrucciones de que donde suceda eso no se rompa la vereda porque lo debilita. El otro árbol se ha apuntalado y según los especialistas se mantendrá un templador hasta que vuelvan a consolidarse las raíces”, añade.

Imágenes enviadas a El Comercio, sin embargo, dejan ver cómo el daño sobre el segundo árbol no se debió a los trabajos sobre la vereda sino a la mala maniobra de un volquete que transportaba material de construcción.

Imágenes enviadas a El Comercio dejan ver cómo el daño sobre uno de los árboles no se debió a los trabajos sobre la vereda sino a la mala maniobra de un volquete que transportaba material de construcción. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)
Imágenes enviadas a El Comercio dejan ver cómo el daño sobre uno de los árboles no se debió a los trabajos sobre la vereda sino a la mala maniobra de un volquete que transportaba material de construcción. (Foto enviada por vecinos a El Comercio)

Bueno, al pasar las máquinas indudablemente la superficie malograda bajó y es probable que parte del trabajo pudiera comprometer algunas raíces que, como digo, son bastantes superficiales y por eso se ha vencido. Eso le ha costado una penalidad al contratista y tendrá que dar una cantidad mayor de árboles. Creo que ese arbolito le costará 12 árboles más”, respondió Monsalve.

El arquitecto asegura que han detenido las obras alrededor del árbol y personal municipal intentará salvarlo. “Según los especialistas de áreas verdes, lo que tienen que hacer es apuntalarlo para profundizar y dejar los templadores hasta que el mismo árbol se fortalezca. Se ha dispuesto que en los sitios donde podría pasar eso no se haga ningún trabajo en las veredas para que no debiliten las raíces porque esa especie las tiene superficiales”, precisó.

Uno de los árboles afectados permanece apuntalado. Según la municipalidad, permanecerá así y los trabajos en la vereda junto a él permanecerán detenidos hasta que las raíces se puedan restaurar. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)
Uno de los árboles afectados permanece apuntalado. Según la municipalidad, permanecerá así y los trabajos en la vereda junto a él permanecerán detenidos hasta que las raíces se puedan restaurar. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)

Respecto al daño en las tuberías, Monsalve aseguró que se han tomado ciertas previsiones para evitar que se repita, pero no descartó que se podrían repetir.

Al pasar una de estas máquinas y poner el concreto o asfalto de las pistas, está dentro de los cálculos las probables afectaciones de algunas tuberías que en ese caso deberán ser reparadas. Incluso hay un concesionario de Sedapal, como en José Gonzáles, que están reemplazando el tramo de la tubería cuya vida útil ya venció. El contratista ha detenido los trabajos por ese lapso, me parece que de 15 días, para que sigan los trabajos ahí. Son gajes del oficio, pueden pasar esas afectaciones. Ojalá no sucedieran pero está dentro de lo posible y también está previsto que el contratista repare todo lo que dañe”, detalla.

El Comercio pudo constatar que se realizaban obras de reemplazo de tuberías en la calle Diego Ferré.

El Comercio pudo constatar que se realizaban obras de reemplazo de tuberías en la calle Diego Ferré. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)
El Comercio pudo constatar que se realizaban obras de reemplazo de tuberías en la calle Diego Ferré. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)

PLAZOS DE LA OBRA

Una de las principales dudas -y molestia- entre los vecinos era por qué se ejecutaban las obras en todas las calles de forma simultánea.

Ante esto, Monsalve explica que “es un sistema constructivo usual. Traer una máquina cuesta a veces 20 mil soles, imagínese traerla para una calle, llevársela y volverla a traer. La pavimentadora, por ejemplo, es enorme y en un día puede hacer una calle completa. Ese es el método constructivo, se hace el levantamiento y luego se arregla todo en una sola tanda. Esto será rápido”.

Precisamente sobre los plazos del proyecto, según el expediente de la obra esta tiene un plazo de 90 días para ser entregada, tomando en cuenta que no solo incluye la reparación de pistas sino también de veredas y bermas.

Estamos a tiempo, debemos empezar a pavimentar la próxima semana. El primer paso es romper toda la calle, hacer los resanes, arreglar tuberías porque son pavimentos con más de 50 años”, explica.

Uno de los camiones empleados durante la obra obstaculiza una calle miraflorina en la que no se realizan trabajos. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)
Uno de los camiones empleados durante la obra obstaculiza una calle miraflorina en la que no se realizan trabajos. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)

COMUNICACIÓN DE LOS TRABAJOS

Al menos cinco vecinos consultados por El Comercio aseguraron no haber recibido información sobre la obra antes del inicio de los trabajos en la zona. Monsalve asegura que el municipio ha cumplido con anunciarlo “en los portales de la municipalidad, en sus revistas y transmitido a través de los representantes de las juntas vecinales. Además, cuando van a empezar estas obras se volantea para avisar de que tomen sus previsiones porque habrá momentos en que algunos carros no podrán salir y les avisan, pero sin inutilizar por completo las calles”.

Este Diario constató que se realizaron al menos dos publicaciones en las redes sociales de la municipalidad a finales de julio donde se informaba sobre las obras.

Quienes no fueron informados, aseguran, fueron los trabajadores de un conocido local de comida ubicado en el Parque Intihuatana, junto al puente Mellizo Villena Rey. Una malla ubicada en el estacionamiento de la zona ha tapado por completo el lugar, permitiendo únicamente el acceso peatonal.

Según testimonios recogidos por este Diario, el lugar fue cerrado el 10 de julio, un día antes de que el local retomara sus actividades como parte de las fases de reactivación económica tras la cuarentena. “En tiempos normales se registraban 250 transacciones al día, ahora es nulo. Y no es por la pandemia, porque en otro local similar, ubicado a cuadra y media en el malecón, vemos que aún hay flujos de clientes. Acá, si lo ves desde la avenida, crees que las obras son en toda esta área”, aseguró un trabajador del lugar a El Comercio.

Tengo entendido que se dejó libre el acceso para que puedan acceder al lugar. Toda obra necesita un sitio donde se haga el campamento y puedan estar las oficinas de la supervisión, además de la oficina administrativa. Casi siempre hay espacios abiertos donde se pueden establecer esos campamentos, lamentablemente en esa zona no existe otro espacio que se pueda utilizar. Si cierro un espacio de Larco o parte del malecón lo dejaría intransitable. Al salir la empresa no solo quedará como estaba sino que reparará cualquier daño que puede haber causado”, justificó Monsalve.

Una malla ubicada en el estacionamiento del Parque Intihuatana ha bloqueado la visibilidad de un comercio en la zona, que ha pasado de registrar 250 transacciones por día a ninguna, aseguran. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)
Una malla ubicada en el estacionamiento del Parque Intihuatana ha bloqueado la visibilidad de un comercio en la zona, que ha pasado de registrar 250 transacciones por día a ninguna, aseguran. (Foto: Mario Zapata / El Comercio)

VIDEO RECOMENDADO

Bus se incendia en Miraflores

TE PUEDE INTERESAR



TAGS RELACIONADOS