(Lino Chipana / El Comercio)
(Lino Chipana / El Comercio)
Gladys Pereyra Colchado

Antes de que existiera la , el edificio Giacoletti estaba ahí. Con 106 años de antigüedad, anoche un incendio destruyó parte del monumento patrimonial del Centro Histórico de Lima.

Junto con el edificio que alberga al Teatro Colón (1914), el inmueble siniestrado era el más antiguo de esta zona, explica el historiador Juan Luis Orrego Penagos. El año de su inauguración, fue premiado por la Municipalidad de Lima con la medalla como la mejor construcción. Los otros edificios que comprenden la Plaza San Martín se edificaron después de la inauguración de esta, el 27 de julio de 1921, con Augusto B. Leguía como Presidente de la República. 

"Son edificios preexistentes a la Plaza San Martín y corresponden a la República Aristocrática. Son clásicos, academicistas y con connotación afrancesada, como era la moda urbanística y arquitectónica entre finales de siglo XIX y comienzos del siglo XX. Son contemporáneos a las primeras construcción del Paseo Colón y a algunas casonas de la avenida Colmena (Nicolás de Piérola)", indicó a El Comercio. En eso radica su particularidad: los que lo siguieron se enmarcan en el estilo neocolonial.

Construido por los reconocidos arquitectos italianos Hermanos Masperi en 1912, el edificio es nombrado en recuerdo a la confitería del italiano Pedro Giacoletti, que funcionó en el lugar hasta los años 30. Además de dulcería, también fue un bar y la bodega y pastelería Juan Romano, una de las primeras en vender pavos para la cena navideña.

Vladimir Velázques, director del proyecto Lima Antigua, indica que a lo largo de su historia pasó por una importante modificación arquitectónica.

“Tenía un decorado en la fachada con elementos modernistas o llamados Art Nouveau, pero en los años 40 se eliminan estos detalles artísticos para tener un diseño un poco más plano y regular a los otros edificios que rodean la plaza. Es el diseño que se conservaba hasta ayer”, detalló a este Diario.

-Incendio como negligencia-
Más de 30 unidades del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú trabajaron desde la 1:30 de la madrugada para controlar el fuego en el edificio de cuatro pisos. Todavía no se conoce con precisión qué inició la emergencia, pero Defensa Civil de la Municipalidad de Lima no descarta que se haya tratado de un incidente en la cocina de la pollería Rocky's, la cual operaba desde el año 2012 en la primera planta del histórico inmueble.

Precisamente este detalle es lo que el historiador Orrego califica como negligencia. En su opinión, no se debería permitir negocios relacionados con la cocina en edificios declarados patrimonio.

"Está demostrado que ciertos tipos de negocio no se pueden colocar en edificios históricos porque estos son vulnerables por su antigüedad, arquitectura y el material con el que están construidos. Si instalamos pollerías o de carnes, donde hay hornos y ductos que tienen que ser mantenidos escrupulosamente porque son bombas de tiempo, estas cosas ocurren", enfatizó. 

El historiador recordó que, en mayo pasado, un incendio también iniciado en una pollería afectó la casona Pancho Fierro, ubicada en Jr. Ica, donde vivió el reconocido pintor peruano que reflejó la vida y costumbres del Perú en el siglo XIX a través de sus famosas acuarelas.

A esto se suma la pérdida de patrimonio histórico por incendios ocurridos en el Colegio Real, una casona de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en abril de 2015; de la casona de 90 años de antigüedad situada la Plaza Dos de Mayo (octubre de 2014) y en El Buque, un solar de 1753 de Barrios Altos, del cual solo quedan escombros.