En la madrugada del lunes 28 de octubre se cayó un balcón en la cuadra 3 del jirón Carabaya, sin dejar víctimas. (Foto: Lino Chipana)
En la madrugada del lunes 28 de octubre se cayó un balcón en la cuadra 3 del jirón Carabaya, sin dejar víctimas. (Foto: Lino Chipana)
Redacción EC

La Fiscalía de la Nación, por medio de la Tercera Fiscalía Provincial Civil de Lima, solicitó información detallada a la , al y a la Beneficencia sobre las acciones de restauración de los balcones, a propósito del colapso de una de estas estructuras durante la madrugada del lunes 28 de octubre.

El balcón que se cayó tenía un año de haber sido restaurado por el municipio limeño por lo que el despacho ministerial pidió la información, en el ámbito de la protección del patrimonio cultural y la seguridad pública. El caso se encuentra en manos del fiscal provincial a cargo, Alex Alonso Azucena Delgado.

En comunicado, la fiscalía señaló que el derrumbe constituye un riesgo para los ciudadanos y advirtió que dicha vivienda colapsó, originando la suspensión del tránsito peatonal y vehicular de la zona. "Ante ello, la Municipalidad de Lima debe informar acerca de las acciones de prevención y cuidado efectuadas para la preservación del patrimonio cultural”, señaló la fiscalía.

- 70 balcones en riesgo -

Los balcones que se encuentran en el centro histórico de Lima data del periodo virreinal y de principios de la república. Se mantienen en pie desde los siglos VIII, XIX y principios del XX. Luis Martín Bogdanovich, gerente del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima), informó a El Comercio que de 284 balcones, unos 70 requieren de una intervención especial. Con ellos, se ejecuta un programa de apuntalamiento (sistema de reforzamiento con maderos) preventivo como antesala para una futura intervención integral.

Respecto al balcón colapsado, la estructura había sido recuperada el año pasado como parte de un programa para recuperar 21 balcones desde el 2017. Dichos trabajos costaron más de S/166.000 y fueron adjudicadas por la Beneficencia de Lima, propietaria del predio, a la empresa Consorcio San Nicolás.