Uno de los primeros proyectos que se ejecutarán será el del eje adyacente a la iglesia San Francisco. Allí se prevén la peatonalización de las calles aledañas y la apertura al público de su plazuela. (Prolima)
Uno de los primeros proyectos que se ejecutarán será el del eje adyacente a la iglesia San Francisco. Allí se prevén la peatonalización de las calles aledañas y la apertura al público de su plazuela. (Prolima)
Fernando Alayo Orbegozo

Periodista de la sección Nacional

fernando.alayo@comercio.com.pe

A 485 años de su fundación, la ciudad de Lima –nuestra capital– tiene innumerables rostros. Es una casona virreinal, una hilera de autos que no avanzan, una costa desaprovechada, un centro comercial recién inaugurado, una vivienda precaria. Es historia, pero también modernidad. Es futuro, pero también pasado.

Bajo esta última premisa, la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML) –a través del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima)– iniciará la implementación del plan maestro aprobado en diciembre último, documento que establece los lineamientos para la puesta en valor y protección de la zona monumental ubicada en el Cercado hasta el 2035.

“Se busca regresar el Centro Histórico a su forma original, que es lo que señalan las cartas y recomendaciones de la Unesco. Devolver el uso prioritario de este espacio a las personas; algo que ahora es para los autos. El plan maestro estipula regresar a los valores del pasado”, dice Luis Martín Bogdanovich, gerente de Prolima.

—Hacia la primera etapa—

En esa línea, Prolima liderará la implementación de proyectos en el Centro Histórico bajo los parámetros del plan maestro. En una primera etapa, se intervendrá –mediante la peatonalización de vías y la restauración de fachadas en inmuebles monumentos o con valor monumental– un cuadrante ubicado entre las avenidas Tacna y Abancay, y los jirones Amazonas, Santa Rosa y Huancavelica.

ANTES: En el actual jirón Camaná (cuadra 2 en la foto), hay una gran pista de dos carriles, mientras que el peatón tiene un espacio reducido pese a su mayor número. La intervención proyectada por Prolima contempla convertir esta ruta en un corredor peatonal con ciclovía.
ANTES: En el actual jirón Camaná (cuadra 2 en la foto), hay una gran pista de dos carriles, mientras que el peatón tiene un espacio reducido pese a su mayor número. La intervención proyectada por Prolima contempla convertir esta ruta en un corredor peatonal con ciclovía.
DESPUÉS: Para la intervención, el pavimento actual será cambiado por adoquines de piedra, sin rampas ni escalones. Según la entidad, el material será antideslizante y podotáctil. Además, se instalará nuevo inmobiliario urbano (postes, tachos de basura, etc.).
DESPUÉS: Para la intervención, el pavimento actual será cambiado por adoquines de piedra, sin rampas ni escalones. Según la entidad, el material será antideslizante y podotáctil. Además, se instalará nuevo inmobiliario urbano (postes, tachos de basura, etc.).

Esta área delimitada comprende un total de 41 cuadras que serán intervenidas de diversas formas, pero siempre con el peatón como prioridad: 4 cuadras serán exclusivas para los peatones; 4 cuadras peatonales tendrán ciclovía; 7 cuadras peatonales contarán con tranvía; y 7 cuadras peatonales compartirán la vía con buses turísticos. Por otro lado, en 11 cuadras peatonales de este cuadrante podrán circular autos particulares, los cuales no podrán sobrepasar la velocidad máxima de 30 km/h.

Así, una gran sección del Damero de Pizarro podrá ser recorrida a pie y sin automóviles. Bogdanovich indica que la primera tarea en las 41 cuadras será el retiro de la actual pavimentación (suelos que “son mixtos y no forman parte de una planificación integral de conservación), para volver al pavimento original: adoquines de piedra.

La peatonalización irá en paralelo con la recuperación de 180 fachadas monumentales. El titular de Prolima explica: “Si la fachada es de adobe y quincha, y ha perdido su barandal de madera, o sus puertas han sido reemplazadas por unas metálicas, o le han colocado mayólicas, se interviene. El objetivo es que recupere su capacidad estructural y belleza arquitectónica”.

Se prevé que la recuperación integral en este cuadrante culmine en el período del bicentenario, es decir, entre los años 2021 y 2024. Prolima desarrolla los expedientes técnicos para que las intervenciones se ejecuten desde este año, y ha priorizado el eje adyacente a la iglesia San Francisco. Para esta primera etapa se ha proyectado una inversión de S/80 millones.

—Cambio de costumbres—

¿Por qué no peatonalizar al 100% el Centro Histórico de Lima? Bogdanovich precisa: “Porque no corresponde. Si hacemos eso, se generará un problema para las personas que tienen una movilidad reducida. La idea es que la intervención sea amable para todos”.

Para el urbanista Angus Laurie, los diagnósticos realizados en el damero establecen que el hacinamiento de las personas es un factor muy importante para optar por convertir las vías en corredores peatonales. “Sobre todo en los jirones paralelos a las avenidas Abancay y Tacna, donde las veredas ya no aguantan más. El ciudadano también debe modificar sus costumbres, ya que debe evitar el uso de autos para llegar al centro. Se calcula que por cada vehículo en el damero, hay 20 personas en la vereda”, dice el experto.

Mariana Alegre, directora de Lima Cómo Vamos, considera que la comuna debe tomar en cuenta la integración de estos proyectos con el resto de Lima Metropolitana, así como la movilidad hacia el centro. “Creo que habrán dos cambios con la peatonaliación en parte del damero: el grupo de gente que llegaba al Cercado en automóvil, lo hará en taxi; y quienes ya usaban taxi, utilizarán el transporte masivo (buses, Metropolitano, etc)”.