Yasmin Rosas

Alberto Sánchez ha vivido toda su vida en la quinta San Judas Tadeo, ubicada en la cuadra 12 del Jr. Junín, en el . Para entrar al inmueble, considerado patrimonio histórico, tiene que sortear un laberinto de palos incrustados que a duras penas sostienen la estructura de quincha y adobe.

“Me quiero mudar”, dice Alberto con bastante resignación, mientras esquiva los obstáculos.“Hay una parte buena, pero la entrada se ha tenido que apuntalar. No es que queramos vivir así, es que nos ha tocado”, agrega.

El mismo panorama de incertidumbre se ve en otros solares, también ubicados en los llamados Barrios Altos. El informó que el 48% de inmuebles históricos de esta zona se encuentra en mal estado. En el Rímac esta cifra es de 50% y en Mesa Redonda, de 37%.

Cultura precisó a El Comercio que en el Centro Histórico de Lima 616 inmuebles son considerados monumentos históricos. De estos, un 45% tiene un estado de conservación regular, un 15% se encuentra en mal estado y un 6% en muy mal estado, según esta cartera.

La mayor parte de casonas, solares, fincas y otros locales históricos son de propiedad privada. Por ello, su preservación es responsabilidad del propietario, según lo dispuesto en el Artículo 32 de la norma A.140 del Reglamento Nacional de Edificaciones.

Siguiendo lo que dicta la norma, son los mismos propietarios, inquilinos u ocupantes los que están en la obligación de velar por la integridad y conservación de estas estructuras.

Para intervenir un inmueble es necesario que el proyecto sea revisado por una comisión autorizada tanto por el Ministerio de Cultura como por las autoridades municipales.

—Rumbo incierto—
La Asociación Casona Las Columnas se ubica en la cuadra 3 del Jr. Conde de Superunda, a poco más de 200 metros del Palacio Municipal y de Palacio de Gobierno. Allí viven más de 250 personas, quienes comparten ocho baños y dos lavaderos.

Ellos mismos han apuntalado el inmueble, vecino de la Casona de Osambela, lugar que acogió al libertador José de San Martín tras la proclamación de la Independencia del Perú.

“Hemos propuesto derrumbar la casona para construir una nueva, estamos buscando fondos. Ya no podemos vivir así”, dijo la presidenta Teresa Reyes.

Para Vladimir Velásquez, director del proyecto cultural Lima Antigua, se debe contar con un gestor público que entienda el valor de este espacio patrimonial.

“La conexión entre vecinos y autoridades es importante. Unos conocen el lugar y otros, la parte técnica”, señaló.

En su plan de gobierno, el alcalde Jorge Muñoz detalló que se generarán alianzas estratégicas con diversas entidades del Estado y del sector privado para recuperar el Centro Histórico de Lima.
La meta para el 2022 es que la ciudad valore su cultura e historia.

TAGS RELACIONADOS