El último lunes, un balcón se desplomó tras la caída del techo de una antigua vivienda en jirón Carabaya Cdra. 3 , del Centro de Lima.  (Lino Chipana / GEC)
El último lunes, un balcón se desplomó tras la caída del techo de una antigua vivienda en jirón Carabaya Cdra. 3 , del Centro de Lima. (Lino Chipana / GEC)
Gladys Pereyra Colchado

Los balcones virreinales y republicanos que se mantienen de pie desde los siglos VIII, XIX y principios del XX fueron uno de los principales motivos para que, el 12 de diciembre de 1991, la Unesco declare al como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Casi 28 años después, al menos un 24% de estos balcones se encuentra en riesgo.

Luis Martín Bogdanovich, gerente del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima), informó que de 284 balcones, unos 70 requieren de una intervención especial. Con ellos, se ejecuta un programa de apuntalamiento (sistema de reforzamiento con maderos) preventivo como antesala para una futura intervención integral.

“Son unos balcones 70 en estado de urgencia a los que hay que apuntalarlos porque pueden colapsar. El resto está en estado promedio de conservación”, dijo a El Comercio. En 11 de dichos balcones ya se han realizado los trabajos.

De acuerdo con el funcionario, a través del apuntalamiento se puede proteger la integridad de los transeúntes y garantizar que el inmueble esté en pie “hasta que pueda llegar la intervención, ya sea por parte del Estado o del privado”. Luego de los balcones, se realizaría el apuntalamiento de las estructuras interiores.

Según el diagnóstico del Plan Maestro del Centro Histórico de Lima al 2028 con visión al 2035 —el cual aún no ha sido aprobado— en el Centro Histórico predominan los inmuebles con un estado de conservación regular (45 %), mientras que el 21 % se encuentra en un estado de conservación malo o muy malo.

Bogdanovich precisó que Prolima puede intervenir únicamente en inmuebles de propiedad municipal. Si es pertenece a un tercero, como la Beneficencia, por ejemplo, corresponde a este realizar la recuperación o restauración, previa aprobación del Ministerio de Cultura.

Un balcón del jirón Carabaya colapsó la madrugada de este lunes. (Lino Chipana/GEC)
Un balcón del jirón Carabaya colapsó la madrugada de este lunes. (Lino Chipana/GEC)

Durante la madrugada del último lunes, un balcón que data de 1860 colapsó por el derrumbe de un inmueble ubicado en la cuadra 3 de Jr. Carabaya. De acuerdo con la comuna, el incidente se produjo como consecuencia del colapso de una de las vigas de la primera planta, lo que causó el derrumbe del 30% del predio.

Dicho balcón había sido puesto en valor el año pasado como parte de un programa para recuperar 21 balcones desde el 2017. Dichos trabajos costaron más de S/166.000 y fueron adjudicadas por la Beneficencia de Lima, propietaria del predio, a la empresa Consorcio San Nicolás.

De esos 21 balcones y fachadas, en 4 predios se desarrollarán proyectos para que la recuperación sea integral en marco del Bicentenario.

—Esfuerzos por los balcones—

Los esfuerzos para rescatar los balcones limeños han sido diversos y originales. El entusiasmo y dedicación impulsaron en 1961 a Bruno Roselli a organizar un concurso que premiaba con 250 soles a quien descubriera el lugar desde donde se veía, parcial o totalmente, el mayor número de balcones. El ganador detectó que la intersección de los jirones Ucayali y Carabaya permitía ver 28.

Así era la estructura de una casona de Lima. (Infografía publicada por El Comercio el 11 de diciembre del 2011)
Así era la estructura de una casona de Lima. (Infografía publicada por El Comercio el 11 de diciembre del 2011)

En 1983 se constituyó el Patronato de Balcones con anuencia del alcalde Orrego. Rescató casi 50 de estos símbolos de la ciudad. Luego, en los años 90, Alberto Andrade, a la cabeza de la comuna metropolitana, lanzó la campaña Adopte un balcón. Con este programa logró restaurar 72 balcones entre 1997 y el 2002.

Trabajos en Jirón de la Unión. Agosto de 1982. (Archivo histórico de El Comercio)
Trabajos en Jirón de la Unión. Agosto de 1982. (Archivo histórico de El Comercio)

En la gestión de Susana Villarán se convocó a una nueva campaña donde fueron adoptados 5 balcones. En la tercera gestión de Luis Castañeda se recuperaron 21 fachadas de casas coloniales y republicanas con sus respectivos balcones.