La plaza Dos de Mayo será refaccionada a fin de año
La plaza Dos de Mayo será refaccionada a fin de año
Pierina Chicoma Castro

En octubre del 2014, un incendio destruyó parte de un edificio ubicado en la plaza Dos de Mayo, en el Centro de Lima, que data de 1924. Han transcurrido más de 10 meses y a la fecha no se han visto trabajos de refacción en el lugar. El arquitecto Edgar Santa Cruz, jefe del Programa Municipal para la Recuperación del Centro Histórico de Lima (Prolima), indicó a El Comercio que ello llega a su fin en diciembre.

Santa Cruz explica que el retraso de los trabajos en esta plaza histórica se debe a la serie de pasos que se deben seguir antes de aprobar el proyecto de restauración. Desde hace cuatro meses, precisa, conversa con una firma europea que se encargará de la restauración, que solo se realizará superficialmente en el exterior del inmueble. 

Concluir estos trabajos en el predio de 400 m2 y 10 m de alto, tomará entre ocho y nueve meses, estima Santa Cruz. Precisó, no obstante, que el cuidado del interior del inmueble sigue recayendo en el propietario y en los arrendatarios de sus interiores.

PLAZAS SIN CARROS
“Los carros no deben ingresar al Centro Histórico porque lo destruyen”, enfatiza el representante de Prolima. Por ello, reveló que el organismo propondrá peatonalizar una parte de la plaza Dos de Mayo. Acompañará la medida el mejoramiento de veredas, la eliminación de los baños públicos (ubicados en el óvalo) y la restricción gradual de vehículos en la zona. Esta idea, según Santa Cruz, se debería plasmar en todas las plazas del Centro Histórico. Para el arquitecto, es importante que los peatones disfruten libremente de estos espacios.  “Los carros y el smog afectan el patrimonio y su disfrute”, resalta.  

El ex viceministro de Patrimonio Rafael Varón dijo que peatonalizar la plaza Dos de Mayo sería una maravilla siempre que se implemente –en paralelo– un plan adecuado para el tráfico y redireccionamiento en la zona. Las avenidas Alfonso Ugarte, Óscar R. Benavides  (Colonial) y Nicolás de Piérola (Colmena) confluyen en el óvalo. El Metropolitano y varias líneas de transporte público cruzan la zona, donde abundan paraderos ilegales de taxis colectivos. De ahí que la de la comuna limeña deberá tomar parte importante en el proyecto, al igual que el Ministerio de Cultura y las empresas de agua, luz y telefonía, por sus redes subterráneas. La consulta constante con los vecinos también será clave, según Varón.