El oficial aseguró que el francés confesó en la intervencion que sí tuvo contacto con Gerson Gálvez Calle, alias 'Caracol', cabecilla de la banda 'Barrio King', quien es sindicado de manejar la salida de la droga por el puerto del Callao. (Panorama)
El oficial aseguró que el francés confesó en la intervencion que sí tuvo contacto con Gerson Gálvez Calle, alias 'Caracol', cabecilla de la banda 'Barrio King', quien es sindicado de manejar la salida de la droga por el puerto del Callao. (Panorama)
Redacción EC

El narcotraficante francés Bachir Ben Cheikh (32), buscado en todo el mundo por una requisitoria de la Policía de su país, fue capturado el pasado 27 de setiembre tras salir de una vivienda de la urbanización San Juan Bautista, en Chorrillos.

El programa "Panorama" reveló que el extranjero fue ubicado y seguido durante 45 días por los agentes de la División de Investigación de Delitos Contra la Seguridad del Estado. Sabiendo que era buscado por las autoridades, el sujeto solo salió a la calle cinco días durante ese tiempo. Él vivía junto a su pareja, una joven peruana, en una quinta de la calle Ollantaytambo.

El coronel Segundo Mejía, jefe de Seguridad del Estado, indicó que Bachir Ben Cheikh era el emisario de la red internacional dedicada al tráfico ilícito de drogas y se encargaba de contactar a los narcotraficantes peruanos con los de Francia. La cocaína era enviada a Europa en cargamentos de café vía marítima o aérea.

El oficial aseguró que el francés confesó en la intervencion que sí tuvo contacto con Gerson Gálvez Calle, alias 'Caracol', cabecilla de la banda 'Barrio King', quien es sindicado de manejar la salida de la droga por el puerto del Callao.

Bachir Ben Cheikh era el último de la banda que faltaba capturar, ya que la Policía francesa había detenido a los demás integrantes. El año pasado fueron intervenidos un italiano y un francés con 10 kilos de droga en un hotel de Lince. Ellos cumplen una condena de 15 años de prisión.

Mejía remarcó que el extranjero ha cambiado su aspecto, por lo que sospechó que se habría sometido a cirugías y tratamientos especiales para modificar su rostro y así no ser identificado por las autoridades.