La Región Policial de Lima realizó ayer una manifestación en la que participaron agentes femeninas. Ellas exigieron igualdad de derechos y respeto a la mujer. (Foto: USI)
La Región Policial de Lima realizó ayer una manifestación en la que participaron agentes femeninas. Ellas exigieron igualdad de derechos y respeto a la mujer. (Foto: USI)
Ana Briceño

Un día después de la muerte de , el gobierno declaró “de interés nacional y prioridad del Estado la lucha contra la violencia hacia las mujeres” y dispuso cuatro medidas para contrarrestar estas agresiones. Una de ellas es que las comisarías estén en alerta las 24 horas para recibir denuncias y proteger la integridad de las mujeres.

Sin embargo, la mayoría de ellas no denuncia a sus agresores por diferentes motivos. De las 43 mujeres que fueron víctimas de feminicidio en el Perú entre enero y abril de este año, 34 no denunciaron previamente a sus atacantes. Solo cinco lo hicieron en comisarías, fiscalías y el Poder Judicial, según el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), en el Perú las víctimas de algún hecho delictivo no denuncian en las comisarías principalmente porque lo consideran una pérdida de tiempo y porque desconfían de la policía. Las cifras también revelan que el 44,5% de las mujeres maltratadas físicamente en el 2017 buscó ayuda en personas cercanas y el 29,2% acudió a instituciones (comisarías, municipios, fiscalías, etc.).

José Luis Pérez Guadalupe, ex ministro del Interior, sostiene que antes de declarar en alerta las comisarías se debe fortalecer la capacitación del personal policial para que reciban de manera adecuada las denuncias de violencia hacia la mujer, teniendo en cuenta que la policía es una institución integrada en su mayoría por varones.

Vicente Romero, ex director de la Policía Nacional, resalta que “lo ideal es que en cada comisaría del Perú haya espacios para brindar el apoyo inmediato a las mujeres” en caso de que no tengan dónde pasar la noche porque sus agresores se resisten a dejar la vivienda.

Romero reconoce que hay casos en que los policías no han atendido con celeridad o no han dado la debida importancia a las denuncias de mujeres víctimas de violencia. “La actitud debe ser inmediata. Los policías no pueden justificarse bajo argumentos como: ‘No hay patrulleros o no hay personal’. La mujer agredida debe sentir que su policía la escuchó, la miró a los ojos e hizo las coordinaciones para capturar al atacante”, dice.

Desde el año pasado –destaca Romero– se dictan capacitaciones a oficiales y suboficiales en la lucha contra la violencia hacia la mujer, pero capacitar a todo el personal tardaría dos años más.

Bety Olano, especialista del Ministerio de la Mujer, precisa que, de los 296 centros de emergencia mujer que hay en el Perú, 50 se encuentran en las comisarías. “Se brinda apoyo legal, social y psicológico a las mujeres víctimas de agresión. El objetivo es ir aumentando el número en las dependencias policiales y en locales de las municipalidades”, dice.

–Otras medidas adoptadas–
El gobierno también dispuso crear una comisión de emergencia “para enfrentar el problema crítico de violencia hacia las mujeres presidida por el presidente del Consejo de Ministros [César Villanueva] e integrada por los ministros de los sectores involucrados, así como los representantes del Ministerio Público y Poder Judicial, y de diversas instituciones y organizaciones de la sociedad civil”.

El objetivo será la elaboración de un plan de trabajo para implementar una política pública que “brinde protección, prevención y atención” a las mujeres violentadas asignándosele los recursos necesarios”. En las gestiones de los ex presidentes Alan García y Ollanta Humala, se crearon planes nacionales contra la violencia de género, pese a eso las cifras de feminicidio crecieron.

En octubre del 2017, durante la gestión del ex presidente Pedro Pablo Kuczynski, la entonces jefa del gabinete ministerial Mercedes Aráoz anunció la creación de una comisión de alto nivel para erradicar la violencia contra la mujer. Algunas de las medidas en las que trabajaría este grupo tenían que ver con el endurecimiento de penas para los agresores y buscar cambios en el Código Penal para la imprescriptibilidad de los delitos de abuso sexual.

Este gobierno también ha anunciado que hará un “trabajo articulado y multisectorial para la prevención de la violencia contra las mujeres desde los programas y servicios sociales liderado por el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables”.

Además, se creará el programa Hombres por la Igualdad, “con el fin de garantizar que todos los varones accedan a información necesaria que les permita desarrollar relaciones respetuosas e igualitarias”.
El gobierno destaca que ha solicitado al Congreso la delegación de facultades para legislar en materia de lucha contra la violencia hacia las mujeres, que incluye sancionar el acoso en espacios públicos y privados, “vacío legal que ha permitido que ocurran casos como el de Eyvi”.

Ayer, por la muerte de Eyvi Ágreda, la región policial de Lima realizó una marcha por las calles de San Juan de Lurigancho en la que participaron agentes femeninas. Las policías exigieron igualdad de derechos.

TAGS RELACIONADOS