La víctima y su esposo esperan que el acusado sea sancionado como se debe. (Foto: Captura/Latina)
La víctima y su esposo esperan que el acusado sea sancionado como se debe. (Foto: Captura/Latina)
Redacción EC

Ronald Francisco Torres Gloria fue sorprendido cuando grababa con su celular a su vecina mientras esta se duchaba. El esposo de la víctima explicó que el voyeur es un inquilino que habita el segundo piso de su vivienda, en la urbanización Pando, en San Miguel.

El acusado hizo un hueco en la calamina con la que sus caseros habían techado el baño. Colocó celular sobre el hueco y lo dejó grabando.


Pasados casi 2 minutos de grabación, la mujer se percató de la cámara. Le avisó a su marido y juntos llevaron al acusado a la comisaría de Maranga. “El video dura, aproximadamente, 1 minuto y 40 segundos. Aparece mi esposa duchándose”, dijo el esposo de la víctima.

Luego de que los policías vieran el video, el sujeto pidió a sus caseros que lo perdonaran por la violación a la intimidad. Estos insistieron en la denuncia, pero el caso no fue aceptado en esa dependencia.

Los esposos tuvieron que ir hasta la Depincri de San Miguel. Esperan que la Fiscalía no les de la espalda. 

San Miguel

—Qué dice el Código Penal—
De acuerdo con el artículo 154, del Código Penal, la violación de la intimidad (ya sea observando, escuchando o registrando un hecho, palabra, escrito o imagen, valiéndose de instrumentos, procesos técnicos u otros medios) es delito. Se castiga con pena privativa de libertad no mayor de dos años.  

Si quien comete la violación de la intimidad además la divulga, será sancionado con una pena no menor de uno ni mayor de tres años y de treinta a ciento veinte días-multa.

Lea también...