Redacción EC

A plena luz del día, con galones en mano, fueron captados robando gasolina asignada a vehículos de la institución. Todo ello en la cochera donde funciona el Área de Transporte de la Dirección Contra el Terrorismo () de la Policía Nacional del Perú, en la primera cuadra del jirón Acobamba, en el centro de Lima.

A través de un seguimiento, un equipo de “Cuarto Poder” registró el acto delictivo en ese lugar, pero también en un grifo de Petroperú. En más de una ocasión y en distintos días desde el 24 de enero, se ve a un oficial yendo a suministrar el coche policial de placa KO-3294, pero aprovecha la ocasión para coger la manguera del combustible y llenar con este unas galoneras que tenía escondidas.

Una situación similar se ve con otro efectivo y la unidad de placa GL1-1684, asignada –según el dominical- al técnico de primera Miguel Ángel Llanos Montesinos. Por ejemplo, el 10 de febrero, llega a la cochera con su vehículo particular. Tras estacionarse bajo un toldo, se puede registrar que dentro del capó del auto Renault hay varias galoneras.

Lo que pasa –y como incluso fue captado el 23 de enero- es que él echa la gasolina robada a su propio vehículo.

MÁS EVIDENCIAS

Los vehículos de la PNP suelen tener una asignación diaria de combustible, un vale para unos 4 galones. Es probable que Llanos Montesinos abastezca la camioneta policial con vales de otros vehículos plantados en la cochera.

Pero eso no es todo. Un hombre que parece ser encargado de la cochera de la Dircote, el que reparte diariamente los vales de combustible y organiza al personal, también es un policía. A él se le filmó cambiando la placa de una camioneta que tanquea dos veces al día, justamente con matrículas difeferentes: la NS2-211 y la NS2-470. Aparentemente, a ese vehículo le cambian de placa para dotarlo de gasolina con la asignación de otra unidad posiblemente malograda.

Otra sospecha es que se vendería el combustible robado a conocidos y a un precio de ganga. Los malos agentes habrían cometido los delitos de peculado, asociación ilícita para delinquir, estafa, entre otros.

OPERACIÓN FRUSTRADA

La fiscal de turno Nora Córdova había programado una intervención para encontrar a los policías con las manos en la masa. Sin embargo, una filtración frustró todo. Se encontró al mismo director de la Dircote, Vicente Álvarez, pidiendo explicaciones.

El ministro del Interior, , refirió que se tomarán medidas para apartar al personal involucrado mientras se desarrollen las investigaciones, que se darán “hasta las últimas consecuencias”. Agregó que se enteró del tema por el programa dominical, no tenía información previa.