La presencia policial en las calles es un factor determinante en la sensación de seguridad o inseguridad que percibe un ciudadano. (Foto: GEC)
La presencia policial en las calles es un factor determinante en la sensación de seguridad o inseguridad que percibe un ciudadano. (Foto: GEC)
Óscar Paz Campuzano

Un grupo de delincuentes armados irrumpió en un grifo de Cieneguilla la madrugada del último jueves. Uno de los trabajadores, Gregory Monzalbe (28), se resistió y no le perdonaron la vida.

En Comas, hace una semana, la víctima fue un taxista: dos raqueteros en moto lo interceptaron mientras tomaba una gaseosa. Un disparo en la espalda puso fin a sus días.

Hay una sensación creciente de que vivimos en un país cada vez más inseguro. Según la encuesta nacional urbana El Comercio-Ipsos, el 79% de consultados siente que el Perú es más inseguro para vivir con respecto al 2018, y el 14% cree que es igual de inseguro que el año pasado.

Esta elevada sensación de inseguridad puede explicarse, en parte, por el incremento de los delitos cometidos con arma de fuego registrado en los últimos años, explica la exviceministra de Seguridad Pública del Ministerio del Interior (Mininter) Nataly Ponce.

En el libro “Criminalidad y seguridad ciudadana en el Perú del siglo XXI”, el subdirector del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), Aníbal Sánchez, afirma que el 10% de la población es afectada por delitos cometidos con un arma.

“Si bien la tasa de victimización muestra una tendencia decreciente [pasó de 40% en el 2011 a 26,6% en el 2017], los delitos cometidos con arma de fuego que afectan al 10% de la población han aumentado”, explica Sánchez en su publicación.

Para el exviceministro de Seguridad Pública del Mininter Ricardo Valdés, otro factor que puede estar elevando el miedo de la gente es que, para el caso de Lima Metropolitana, la cantidad de víctimas de la delincuencia se ha elevado en el último año.

Valdés se remite a los análisis semestrales que hace el INEI de los niveles de victimización. En enero del 2018, el índice de victimización en la capital estaba en 27,9% y en agosto del 2019 se incrementó a 30,3%. “Eso es como un incremento de 3%. No es poco. Son como 800 mil personas más que han sido víctimas de la delincuencia”, señala Valdés. Según la encuesta El Comercio-Ipsos, el 33% de consultados fue víctima de la inseguridad en los últimos 12 meses y el 63% refiere tener un familiar atacado por delincuentes.

Patrullaje

La presencia policial en las calles es otro factor determinante en la sensación de seguridad o inseguridad que percibe un ciudadano.

Para conocer la opinión de la gente sobre el servicio de patrullaje de la policía, se consultó a los especialistas con qué frecuencia ven a la policía recorriendo, patrullando y vigilando su vecindario.

El 25% respondió que la mayor parte de los días. El resto señaló que una vez a la semana (25%), una vez al mes o menos (16%), casi nunca (24%) y nunca (10%).

Estas cifras, según Valdés, reflejan que el 75% de consultados siente que el patrullaje de la policía es “insuficiente o no existe”.

El 75% de los encuestados –dice Valdés– no ve a la policía patrullando, porque en este grupo debemos incluir a los que ven a los agentes una vez al mes o una vez a la semana, y este es un reflejo de los problemas de gestión del patrullaje y de medidas estratégicas desde el Mininter.

Esta semana, en el II Foro de Seguridad Ciudadana de la Cámara de Comercio de Lima, el comandante general de la PNP, general José Luis Lavalle, aseguró que la policía trabaja en la prevención social (comisarías), con las unidades especializadas (escuadrones de emergencia), en investigación criminal y en la lucha contra las organizaciones criminales dedicadas a la extorsión, sicariato y otros delitos. “Muy pronto se van a ver los resultados”, dijo Lavalle.