La comisaría de Monserrat funciona en un local de 120 años de antigüedad. Figura en la lista de la dependencias declaradas en alto riesgo y en visitas recientes de la Municipalidad de Lima se recomendó dejar de usar parte de su construcción por ser un peligro. Aquí se puede apreciar el estado de uno de sus muros de quincha. (El Comercio/Rolly Reyna)
La comisaría de Monserrat funciona en un local de 120 años de antigüedad. Figura en la lista de la dependencias declaradas en alto riesgo y en visitas recientes de la Municipalidad de Lima se recomendó dejar de usar parte de su construcción por ser un peligro. Aquí se puede apreciar el estado de uno de sus muros de quincha. (El Comercio/Rolly Reyna)
Óscar Paz Campuzano

No solo existen comisarías de la capital que no pueden patrullar las 24 horas y una notoria desproporción entre los territorios que vigilan. Varias de estas dependencias policiales, además, corren peligro de venirse abajo o ya lo hicieron. Hace poco más de un año, el techo de la habitación donde descansan los policías de la comisaría de San Juan de Miraflores cayó sobre los camarotes. Por suerte, ningún agente estaba ahí.

#EstoyAlerta: La mitad de las comisarías del país están en mal estado

Las comisarías deberían simbolizar el lado más implacable del Estado en la lucha contra la delincuencia, pero, más bien, varias parecen el reflejo de un sistema de seguridad desfasado y precario.

Desde el 2017, el sabe que, de las 1.495 comisarías de todo el país, 633 están en mal estado (42%). Solo en y , al menos 29 necesitan intervención urgente. De estas, 14 deben ser reparadas. En esta lista aparecen la comisarías Laderas de Villa, la comisaría de Familia de Independencia y la comisaría de Piedra Liza.

El riesgo es mayor en otros 18 locales que deben ser derrumbados y volverse a construir. La comisaría de José Carlos Mariátegui de Villa María del Triunfo es una de ellas. Por fuera no parece ser un riesgo, pero este local fue declarado inhabitable por Defensa Civil. Algunos policías contaron que al ser construida por la población hace 47 años no le hicieron columnas.

La comisaría de José Carlos Mariátegui que custodia uno de las jurisdicciones policial más grandes de Lima planifican sus operaciones desde este local de 47 años de antigüedad declarada inhabitable ya que -según contaron algunos agentes- no tienen columnas. Necesita ser reconstruido. 
(Foto: El Comercio/Alessandro Currarino)
La comisaría de José Carlos Mariátegui que custodia uno de las jurisdicciones policial más grandes de Lima planifican sus operaciones desde este local de 47 años de antigüedad declarada inhabitable ya que -según contaron algunos agentes- no tienen columnas. Necesita ser reconstruido. (Foto: El Comercio/Alessandro Currarino)

Entre las dependencias que deben reconstruirse también están la de Puente Piedra, la de Miraflores, la de San Isidro y la de San Juan de Miraflores. En esta última, los agentes siguen trabajando en el mismo lugar pese al derrumbe del techo.

En el 2018, una parte del techo de esta comisaría se derrumbó. Ningún policía resultó herido. Pese al riesgo que representa este local, aquí los agentes continúan atendiendo a los denunciantes. (Foto: El Comercio/Óscar Paz)
En el 2018, una parte del techo de esta comisaría se derrumbó. Ningún policía resultó herido. Pese al riesgo que representa este local, aquí los agentes continúan atendiendo a los denunciantes. (Foto: El Comercio/Óscar Paz)

Pasa el tiempo y la lista se hace cada vez más larga con las inspecciones de los municipios. Por ejemplo, ninguna de las 8 comisarías del Cercado es segura, según las visitas de este año de la Municipalidad de Lima. A la dependencia de Monserrat, que funciona en un local de 120 años, se le recomendó no usar el tercer nivel, donde duermen los policías. Desde fuera se puede ver el estado de uno de sus antiguos muros de quincha.

La comisaría de Monserrat funciona en un local de 120 años. Así se ve una de sus paredes de quincha y madera. (El Comercio/Rolly Reyna)
La comisaría de Monserrat funciona en un local de 120 años. Así se ve una de sus paredes de quincha y madera. (El Comercio/Rolly Reyna)

La gestión anterior de la comuna capitalina, recuerda el exgerente de Defensa Civil, Mario Casaretto, hizo un informe sobre la peligrosa infraestructura de la comisaría de Petit Thouars, un local también de quincha y madera de una antigüedad de 102 años, donde laboran más de 70 policías. Esta sigue funcionando en las mismas condiciones pese a los informes.

En el 2014, los agentes de la comisaría de Nueva Esperanza de Villa María del Triunfo desalojaron su local antiguo antes de que se les caiga encima. El municipio lo había declarado inhabitable, pues hasta las columnas daban señales de no resistir más. Se mudaron a una casa de tres pisos que el Mininter alquiló. Cinco años después, los policías siguen en una casa mientras su local está abandonado. Hay un proyecto de reconstrucción por S/7,2 mlls que data del 2017. Aún no se ejecuta.

1 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

2 de 10
Actual local de la comisaría de Nueva Esperanza
Actual local de la comisaría de Nueva Esperanza

3 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

4 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

5 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

6 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

7 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

8 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

9 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

10 de 10
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza
Antiguo local de la comisaría de Nueva Esperanza

1 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

2 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

3 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

4 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

5 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

6 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

7 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

8 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

9 de 9
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín
Comisaría San Francisco Tablada de Lurín

— Locales inadecuados —

Además del mal estado, varias comisarías no tienen condiciones para dar servicios policiales. Casi ninguna de las 148 comisarías de Lima y Callao –salvo 10– tienen cámaras gesell, sistemas de video o vidrios-espejo que permita a las víctimas y testigos sin vistos identificar a los delincuentes.

De las 148 comisarías, 130 no tienen salas de interrogatorios, 142 no cuentan con generadores eléctricos por si quedan sin energía y 56 tienen calabozos cerca de donde atienden al público.

Siete de cada 10 comisarías de todo el país no tienen espacios apropiados para atender a las personas, explica la jefa del Programa de Protección y Promoción de Derechos en Dependencias Policiales de la Defensoría del Pueblo, Imelda Tumialán. Para una mejor atención –dice– se requiere mejor infraestructura y la aplicación de protocolos.

1 de 4

2 de 4

3 de 4

4 de 4

“La brecha es inmensa”, afirma el secretario general del Mininter, Fredy Zelaya, quien aseguró que este año en Lima y Callao se iniciará la demolición y reconstrucción total de ocho comisarías y de otras 10 el 2020; todo por un valor de S/130 millones que financiarán empresas privadas a través del mecanismo de Obras por Impuestos [Ver detalle en la infografía].

Este año se ha construido por S/45,3 millones un complejo policial en Paiján (La Libertad) y dos comisarías en Ayabaca y Chulucanas (Piura). El Mininter está ejecutando también la reconstrucción de 6 comisarías en Huancavelica. Pero la lista de las dependencias policiales que requieren intervención es aún muy larga. Patricia Figueroa, jefa del gabinete de asesores del Mininter, explica que, para reducir la brecha de la PNP, la inversión en infraestructura y en recursos logísticos y humanos debería sostenerse en los próximos cinco años.

1 de 5
Comisaría de Punta Negra
Comisaría de Punta Negra

2 de 5

3 de 5

4 de 5

5 de 5

No están obligadas a pasar inspecciones de Defensa Civil

El reglamento de la Ley de Inspecciones Técnicas de Seguridad en Edificaciones (D.S. 002-2018-PCM) no obliga a las comisarías y demás locales policiales, militares y de bomberos a contar con los certificados municipales que indican que un establecimiento es seguro para las personas. Sin esta aprobación, hospitales, centros comerciales, fábricas, centros laborales y otros locales de atención al público no pueden funcionar.

El artículo 31 de la norma indica que edificaciones estratégicas o reservadas por seguridad y defensa nacional (incluyendo Fuerzas Armadas y PNP) no son objetos de inspección.

“Los titulares o responsables –indica la norma– deben presentar ante el órgano ejecutante una declaración jurada consignando el cumplimiento de las condiciones de seguridad y haciéndose responsables de mantenerlas, no estando obligados a solicitar la ITSE (inspección)”.

En un país en donde casi la mitad de comisarías están en mal estado, entonces ¿qué institución se cerciora y conmina a que las reparaciones o reconstrucciones de locales policiales se hagan a tiempo, antes de que ocurra una desgracia?

Una municipalidad no puede ordenar el cierre de una comisaría aunque esta esté en mal estado, pero sí enviar un oficio a la institución competente para recomendar las medidas del caso, explicó Ena Carol Poma, directora de Fortalecimiento y Asistencia Técnica del Centro de Estimación de Riesgo del Desastre (Cenepred), entidad de la Presidencia del Consejo de Ministros que formuló y aprobó la citada norma.

Las comisarías, afirmó la funcionaria, no están obligadas a pasar inspecciones de defensa civil “por motivos de seguridad”. Los municipios solo pueden actuar cuando un comisario lo solicita.

En el caso de las inspecciones hechas este año a nueve comisarías del Cercado de Lima, fueron los oficiales a cargo de las comisarías los que solicitaron las inspecciones con el fin de tramitar las reparaciones ante la Policía Nacional y el Ministerio del Interior. Pero las obras tardan y mientras tanto los policías continúan prestando servicios a los denunciantes en espacios de alta vulnerabilidad.

Infografía: El Comercio.
Infografía: El Comercio.