(Foto: Alonso Chero/ El Comercio)
(Foto: Alonso Chero/ El Comercio)
María del Carmen Yrigoyen

El miércoles 18 de abril, Kevin Arratea, de 25 años, pegó la última figurita de su álbum Panini. Era la número 100, el escudo de Portugal. Para conseguirla tuvo que tomar un par de buses desde Santa Anita, donde vive, hasta el Open Plaza de Angamos, en Surquillo. “Cuando pegué la última figurita, sentí una gran satisfacción”, cuenta el joven.

“Al principio dudaba en comprar el álbum. Me parecía que era mucha inversión. Entonces un amigo me dijo: ‘¿Y si la selección no vuelve a clasificar a un Mundial?’. Me convenció”, dice. Así que el 22 de marzo los dos amigos fueron al local de Tai Loy en el Real Plaza de Salaverry e hicieron la cola junto con otras 50 personas que habían reservado el álbum de tapa dura.

La fila de los que no habían llamado previamente era de al menos 100 personas. La mayoría de ellas regresó con las manos vacías. “Cuando me entregaron el álbum, pensé que alguien de la otra fila me lo iba a arrebatar. ¡Cómo me miraron!”, recuerda. Compró dos paquetones de figuritas, que le costaron 430 soles, y en el primero apenas le vinieron 12 de las doradas, ni la cuarta parte del total. “Tenía 400 figuritas repetidas. Así que me metí a cuatro grupos de coleccionistas en Facebook para poder intercambiar con ellos”, indica.

También acudía a los trueques en el parque Kennedy de Miraflores, el patio de comidas del Real Plaza del Centro Cívico, el Mall del Sur, el Megaplaza y el Parque de la Exposición, donde cambió 80 cromos. “He ido a San Martín de Porres por 20 figuritas que me faltaban, a San Miguel por otras 45 y a La Molina Vieja solo por la de Paolo Guerrero”, detalla.

En cuanto terminó de llenar el álbum, vendió las repetidas. “Las dejé al mismo precio que las compré y recuperé algo de la inversión. Pero había revendedores que te cobraban S/2,50 por cada figurita de Perú cuando el sobre cuesta S/2,20”, acusa. Por las cromadas los revendedores pedían hasta S/30.

—Tarjetas especiales—
Juan José Cárdenas ha completado el Panini y el 3 Reyes, de Navarrete, este último prohibido por el Indecopi. El primero lo llenó en dos semanas y media. El segundo, que es más delgado, en una semana. “Casi todas las figuritas las intercambié por la Municipalidad de Los Olivos, Plaza Norte y Megaplaza”, señala.

Por las cromadas de Egipto, Arabia Saudí e Irán fue a San Juan de Lurigancho, donde se encontró con otro coleccionista. “Aproveché el feriado de Semana Santa, sin tráfico, para ir por allá”, cuenta.

Ahora Cárdenas quiere coleccionar los álbumes de los anteriores mundiales. “También quisiera ponerme en contacto con alguna empresa editora para hacer tarjetas tridimensionales de Daniel Peredo. Era muy fan de él. Me gustaba la emoción con la que gritaba los goles”, agrega. Por su cuenta, ha diseñado e impreso una figura del periodista y la ha pegado junto a la selección peruana. “También se la he regalado a mis sobrinos”.

—Euforia colectiva—
Percy Rivadeneira, director de la carrera de Psicología de la Universidad Científica del Sur, explica la fiebre desatada por las figuritas. “Hemos tenido un golpe anímico positivo con la clasificación de nuestra selección de fútbol al Mundial. Pero hasta junio queda un vacío. El álbum y las figuras reducen la angustia de separación, como solemos decir los psicólogos”, explica.

Los álbumes, dice el especialista, ofrecen otra sensación de triunfo. “Hacen que algunos se sientan ganadores, quizá como una forma de aliviar el desánimo por los problemas del transporte en Lima, el desempleo y la falta de seguridad”, añade.

Alonso Pahuacho, magíster en Estudios Culturales, cree que el álbum “permite transportar en los peruanos un fuerte sentimiento de pertenencia nacional”. “En el Perú, la idea de unidad no puede ser narrada desde las instituciones oficiales, que están tan desprestigiadas”, opina.

De ahí que la fiebre del álbum ha llegado a los municipios. El de San Miguel, por ejemplo, ha convocado a sus vecinos a un trueque de figuritas hoy y el próximo sábado en el Boulevard de la Cultura a partir de las 3 p.m. Y algunas empresas como Alicorp y Procter & Gamble Perú han organizado intercambios internos.

Los falsificadores han querido aprovecharse del tema. La policía incautó el 17 de abril último 20 mil álbumes de tapa dura que aparentaban ser originales. Los imprimían en la cuadra 9 de la avenida Argentina, en el Cercado de Lima, e iban a venderse a 40 o 50 soles.

Lee también...

TAGS RELACIONADOS