La obstetra Jessica Castro Santos atiende por teléfono o Whatsapp las dudas de aquellas gestantes que por el estado de emergencia han visto suspendidas sus consultas (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao).
La obstetra Jessica Castro Santos atiende por teléfono o Whatsapp las dudas de aquellas gestantes que por el estado de emergencia han visto suspendidas sus consultas (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao).
María del Carmen Yrigoyen

De lunes a sábado, de 8 a.m. a 5 p.m. Jessica Castro Santos, de 37 años, se sienta en la computadora de su casa, se coloca unos audífonos y recibe las consultas de unas 20 a 25 gestantes al día. Lo hace vía Whatsapp, por la línea Aló Obstetra que el Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao ha implementado durante este estado de emergencia.

A raíz del brote del en el Perú, y como forma de prevenir el contagio comunitario, fueron suspendidas las consultas externas en los hospitales del y de para todas las especialidades. Como los chequeos obstétricos no son considerados emergencias ni urgencias, muchas gestantes (sobre todo aquellas en etapa temprana del embarazo) se quedaron sin acceder a un solo control médico.

MIRA: ESPECIAL | Respiradores y mascarillas con válvulas no protegen a los demás

Castro explica que esta situación aumentó los temores de las futuras madres con respecto a si sus bebés se estaban desarrollando de manera adecuada. Así que en cuanto se abrió este programa de consultas en línea, los mensajes comenzaron a multiplicarse.

“Recibo muchas llamadas de madres primerizas. Me preguntan cosas como si los dolores de cabeza son normales, si deben alimentarse por dos. También quieren sabe cómo va a ser el trabajo de parto porque temen contagiarse en los hospitales”, cuenta.

A veces, ante la falta de acceso a los médicos, le escriben para hacerle consultas de otras especialidades. “Estoy orinando sangre. ¿Qué hago?", le han preguntado varias. "Pero yo no puedo diagnosticar, así todos los síntomas me indiquen que parece una infección urinaria. Tampoco puedo darles un tratamiento. Lo que sí puedo hacer es derivarlas con su red de salud. Si veo que se trata de una emergencia obstétrica la envío al hospital o centro más cercano.”, dice.

A la fecha ha atendido a embarazadas de 19 a 43 años. Algunas de ellas multigestantes. También ha tenido dos reportes de usuarias con COVID-19, quienes temían que la enfermedad pudiera afectar a sus fetos.

El servicio Aló Obstetra nació en este estado de emergencia para atender las dudas y miedos de las gestantes. Este viernes 15 de mayo cumplió un mes (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III Lima-Callao).
El servicio Aló Obstetra nació en este estado de emergencia para atender las dudas y miedos de las gestantes. Este viernes 15 de mayo cumplió un mes (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III Lima-Callao).

Normalmente, Castro conversa con cada paciente de manera individual. A cada una puede dedicarle hasta un cuarto de hora. Pero también organiza charlas grupales en las cuales participan más obstetras.

“Jessica es una obstetra altamente capacitada tanto en atención prenatal como en planificación y atención del parto. Por eso le dimos este encargo. Además, tiene una gran amabilidad y sabe explicar muy bien”, dice Mirian Rojas, la decana del Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao .

La obstetra Jessica Castro Santos atiende por teléfono o Whatsapp las dudas de aquellas gestantes que por el estado de emergencia han visto suspendidas sus consultas (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao).
La obstetra Jessica Castro Santos atiende por teléfono o Whatsapp las dudas de aquellas gestantes que por el estado de emergencia han visto suspendidas sus consultas (Cortesía: Colegio Regional de Obstetras III de Lima y Callao).

“Con el Aló Obstetra queremos evitar que aumenten los partos domiciliarios. Tratamos de orientar a la paciente sobre las cosas que necesitará llegado el momento de dar a luz: que debe tener asegurado el medio de transporte, que debe alistar la maleta con alcohol en gel, mascarilla, jabón. También sobre cómo respirar, cómo reconocer las contracciones y cuáles son las posiciones más cómodas para dar a luz”, cuenta la decana.

Dice que esto genera tranquilidad en las mujeres y puede ser decisivo para, llegado el momento, acortar el trabajo de parto. “El estrés, el miedo bloquean la oxitocina, la hormona del parto, alargando el trabajo hasta por más de 12 horas”, explica.

Rojas dice que ellas quisieran comenzar a atender los domingos. Pero no se dan abasto. Por el momento solo hay una orientadora, Castro. Cuando llegan demasiadas consultas, otras dos colegas la apoyan organizando los horarios en los que ella devolverá la llamada. “No podemos ofertar el servicio ni domingos ni de noche. Pero queremos hacerlo”, dice.

Más datos

Las gestantes que requieran de este servicio pueden acceder a él escribiendo por Whatsapp al 943494323.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido esencial sobre el coronavirus.

VIDEO RECOMENDADO

Instituto Nacional de Salud del Niño permite videollamadas entre pacientes y sus padres 17/05/2020

TE PUEDE INTERESAR