El pasado domingo, la unidad de bomberos Bronto 100 se volcó en la avenida El Ejército cuando se dirigía a atender su primera emergencia.
El pasado domingo, la unidad de bomberos Bronto 100 se volcó en la avenida El Ejército cuando se dirigía a atender su primera emergencia.
Óscar Paz Campuzano

La Bronto Skylift 90 HLA es una unidad aérea usada para apagar incendios en edificios de más de diez pisos, al tener un brazo articulado que llega a los 90 metros. Por esta unidad, una de las cuatro más altas de Latinoamérica, la Municipalidad de San Isidro pagó más de S/9,4 millones, y el pasado 5 de diciembre se la entregó a la Compañía de Bomberos N° 100. El domingo tuvo su primera emergencia, pero nunca llegó.

Una vela misionera prendió el piso 18 de un edificio en la calle De la Técnica, en San Borja. Mientras los primeros bomberos evacuaban a más de 200 personas, varias unidades de rescate enrumbaron hacia el incendio, entre ellas, la recién entregada y bautizada Bronto 100. Eran las 9:30 p.m.

Al momento de girar en una curva, en el cruce de la Av. Coronel Pedro Portillo con la Avenida del Ejército, el vehículo de 48 toneladas se volcó. El comandante Paul Zarak, quien conducía, y otros bomberos fueron llevados a una clínica debido a las lesiones. Al ver a sus compañeros, Zarak solo pedía disculpas. Más que las heridas, a Zarak le dolía haber accidentado la unidad que él mismo gestionó años atrás, contaron varios bomberos. Él fue quien formuló el pedido ante la comuna de San Isidro, e incluso viajó a Finlandia para ser entrenado en su uso.

Los bomberos que estaban en San Borja decidieron llamar a la Bronto 100 porque era la única máquina en Lima que podía haber alcanzado el piso 18. Las demás unidades aéreas no pasan los diez pisos (30 metros).

Al no llegar, los bomberos tuvieron que cargar sus pesadas mangueras hasta el piso 18, inyectar agua, esperar que esta suba y recién enfrentarse al fuego. Controlarlo les tomó 35 minutos.

“Con la Bronto 100 habríamos apagado el fuego en diez minutos”, comenta Giancarlo Passalacqua, jefe de la segunda brigada de la Comandancia Departamental de Lima Centro, quien fue uno de los primeros en llegar al incendio en San Borja. Usarla, dice, era una opción porque el sistema contraincendios del edificio –que lo abastece de agua– no estaba operativo.

El brigadier general de los bomberos, Duilio Nicolini, informó que este caso está en investigación y que está coordinando con la comuna de San Isidro sobre las alternativas para reparar la moderna máquina, que –al menos por ahora– ha quedado inoperativa.

—Unidades inoperativas—

Los bomberos de Lima y Callao cuentan con 19 unidades para atender emergencias en edificios, pero más de la mitad no son usadas por fallas mecánicas que la Intendencia Nacional de Bomberos, entidad del Ministerio del Interior, no ha reparado.

Mario Casaretto, jefe territorial del Cuerpo General de Bomberos para Lima y Callao, contó que varias veces a la semana atienden incendios en edificios. En muchos casos, por su antigüedad, son estructuras que no tienen sistemas contraincendios. Eso hace indispensable que los bomberos cuenten con más máquinas aéreas operativas para atacar el fuego desde afuera antes de que se salga de control.

Solo en Miraflores, cuenta Casaretto, hay más de 10 mil edificios, de los cuales el 74% tienen 40, 50, 70 y hasta 100 años de antigüedad.

Al ser usados como vivienda, los municipios no pueden fiscalizar si tienen extintores, rociadores, detectores de humo y sistemas contraincendios operativos, salvo en Miraflores, donde en mayo de este año se aprobó una ordenanza que permite que ingenieros de la comuna hagan inspecciones y den recomendaciones. En los demás distritos de Lima y Callao, ninguna autoridad fiscaliza que los edificios sean seguros.