El exministro de Salud, Óscar Ugarte, opinó respecto a la medida tomada por el Ejecutivo de clasificar a las regiones en distintos niveles de alerta sanitaria.
El exministro de Salud, Óscar Ugarte, opinó respecto a la medida tomada por el Ejecutivo de clasificar a las regiones en distintos niveles de alerta sanitaria.
Hernán Medrano Marin

Ante el inicio de la segunda ola del (COVID-19) en el Perú, para detener el avance del virus. Estas entrarán en vigencia desde mañana 15 de enero hasta que culmine el mes.

Las medidas dispuestas por el Ejecutivo giran en torno al cierre de playas, la restricción vehicular, el toque de queda, aforo y pruebas para detectar el COVID-19 en viajeros. Asimismo, para la implementación de estas medidas se han clasificado las distintas regiones del país en distintos niveles de alerta sanitaria: moderado, alto y muy alto.

ModeradoAltoMuy Alto
AmazonasArequipaÁncash
AyacuchoApurímacIca
HuancavelicaCajamarcaJunín
LoretoCallaoLambayeque
San MartínLima MetropolitanaLima Regiones
UcayaliCuscoPiura
HuánucoTacna
La Libertad
Madre de Dios
Moquegua
Pasco
Puno
Tumbes

Al respecto, el médico y exministro de Salud, Óscar Ugarte, en diálogo con El Comercio, analizó esta clasificación hecha por el Gobierno y si resulta efectiva o no a fin de disminuir los índices de contagios y muertes por la pandemia a nivel nacional.

Para Ugarte, es un acierto que el Gobierno haya clasificado por niveles de riesgo de contagio a las distintas regiones, pues no todas presentan las mismas características en cuanto a la propagación del virus en la población y en la respuesta sanitaria por parte de las autoridades locales y la misma población.

Yo creo que está bien una clsificación de acuerdo al nivel de riesgo porque no todas las regiones tienen una situación similar, es por eso que las sugerencias sobre una cuarentena general durante los días previos no tenían razón de ser. Las medidas hay que adoptarlas de acuerdo a las circunstancias y las diversas regiones tienen realidades diferentes”, sostuvo.

Agregó que cuando se observa las gráficas tanto de incidencia de casos como de mortalidad uno se pude dar cuenta de que se está iniciando una segunda ola. “”Lo que se plantea busca influir en la magnitud y su duración. El curso espontáneo de esta segunda ola puede ser alterado por las medidas que se adopten”, precisó.

Alerta por falta de camas UCI

Ugarte indicó que una de las razones por las que el Ejecutivo anunció nuevas medias para frenar el avance del COVID-19 es la falta de camas UCI en los distintos establecimientos de salud del país.

Resaltó que regiones como Piura, Lambayeque, Huánuco, entre otras, están saturadas en cuanto a camas UCI, es decir, las regiones ubicadas principalmente en los niveles de alto y muy alto riesgo.

Varias regiones están saturadas en cuanto a camas UCI, y eso se debe a que no se ha crecido, no se ha duplicado las camas, tal como prometió el Gobierno central en un inicio, y eso hay que hacerlo ya”, señaló el exministro.

Añadió que se debe dar una corrección rapidísima en este punto y de esta manera “tratar de paliar la situación hasta que lleguen las vacunas”.

¿Qué regiones podrían empeorar?

Para Ugarte, las regiones con riesgo alto podrían pasar a muy alto en los próximos días o semanas, en caso no se respeten las medias sanitarias correspondientes.

Por ejemplo, Lima ya está en su límite, puede pasar a muy alta. En caso de Piura y Lambayeque, que ya están en muy alto, pueden pasar a nivel extremo. Respecto a Huánuco, ayer escuché al director de salud de la región decir que están saturados y que exigen medidas más drásticas, por lo que el riesgo podría aumentar”, detalló.

En tanto, Ugarte señaló que hay que tener mucho cuidado también con aquellas regiones que registraron las tasas más altas de contagio y fallecimiento en los primeros meses de la pandemia. Destacó el caso de Loreto, donde en las últimas semanas se han disparado los índices de la pandemia.

He visto también que en Iquitos, en Loreto, se están saturando las camas de hospitalización, hay una demanda en crecimiento. Hasta hace un mes, en Iquitos no habían casos de COVID-19″, explicó.

Otras medidas a implementar

Si bien Ugarte opinó que está de acuerdo con las medias anunciadas ayer por el Gobierno, sostuvo que este no ha cumplido con implementar aquellas anunciadas al principio de la pandemia y cuyo cumplimiento es exclusivamente de su competencia.

Todo lo anunciado ayer son medidas que la sociedad de comprometerse a respetar, como los horarios del toque de queda, la inmovilización social, los aforos, no ir a las playas, etc. Se trata de un compromiso ciudadano. Eso está bien. Sin embargo, no se ha dicho nada del otro gran componente: lo que debería hacer el Estado. Hay varios aspectos que el Estado debería realizar porque ya se comprometió a hacerlo meses atrás”, manifestó.

El exministro recordó que cuando Walter Martos juramentó como primer ministro, el Gobierno se comprometió a fortalecer el primer nivel de atención, precisamente, ampliar los centros de atención rápida. Asimismo, se anunció la formación de equipos de respuesta rápida, profesionales de la salud que tras el llamado telefónico acudirían a las casa para efectuar pruebas de descarte del virus a aquellas familias que presenten la sintomatología del COVID-19.

No se ha dicho nada de eso. Me temo que no hay ese fortalecimiento del primer nivel de atención, eso requiere mayor cantidad del recurso humano. En el caso del equipo de respuesta rápida, este serviría para confirmar familias con casos de coronavirus, para luego derivarlos luego a centros de aislamiento. El error de la primera etapa fue el regresar a los contagiados a sus casas”, expresó.

Otro punto cuyo avance se sabe poco es la implementación de centros de atención temporal en todo el país, tal como lo es la Villa Panamericana. “De tener cerca de 90 se buscaba superar los 400 a nivel nacional, pero eso no se ha hecho, al contrario, se han desmontado centros de atención temporal”, dijo Ugarte.

Finalmente, el médico destacó la poca información dada por el Gobierno respecto a los equipos multidisciplinarios que iban a viajar de Lima hacia el interior del país para brindar un asesoramiento en la gestión de recursos, así como la implementación de plantas de oxígeno y camas. Respecto a estas últimas, Ugarte remarcó que el Gobierno se comprometió a duplicar su cantidad a nivel nacional, de 1.600. a 3.000. Sin embargo, “a la fecha se ha informado que existen cerca de 1.400, es decir, obviamente no se han aumentando, sino todo lo contario, han disminuido”.